Una Propuesta Para Estimular las Ciencias Básicas Como Elemento Crítico del Desarrollo de la Ciencia y Tecnología en el Ecuador

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 10
 
  Una Propuesta Para Estimular las Ciencias Básicas Como Elemento Crítico del Desarrollo de la Ciencia y Tecnología en el Ecuador
Share
Transcript
   1 Una Propuesta Para Estimular las Ciencias Básicas Como Elemento Crítico del Desarrollo de la Ciencia y Tecnología en el Ecuador 1   Jaime F. Cárdenas García 2,3 , PhD, PE, César Costa Vera 4 , PhD, Ángel Naranjo Rubio 5 , Fís. y Rodrigo Quezada Ochoa 6 , MBA Resumen 1.   Introducción 2.   La importancia de las ciencias básicas 3.   La situación de las ciencias básicas en el Ecuador a.   Educación Inicial, Educación General Básica y Bachillerato General Unificado  b.   Tercer nivel c.   Cuarto nivel d.    Necesidades de profesionales en las ciencias básicas 4.   Estrategias a corto plazo para mejorar el estado de las ciencias básicas en el Ecuador a.   Educación Inicial, Educación General Básica y Bachillerato General Unificado  b.   Tercer nivel c.   Cuarto nivel d.   Consideraciones Estratégicas 5.   Resumen y Conclusiones Reconocimientos Referencias 30 de Mayo 2.014 1 Los puntos de vista y opiniones de los autores expresados aquí no necesariamente expresan o reflejan las opiniones o políticas oficiales del CEAACES, del Gobierno del Ecuador o de la Escuela Politécnica Nacional, y no deben ser usados para publicidad  para promover productos comerciales.   2 Becario Prometeo (jaime.cardenas@epn.edu.ec), Departamentos de Física e Ingeniería Mecánica, Escuela Politécnica Nacional, Apdo. 17-12-866, Ladrón de Guevara E11-253, Edif. Ing. Civil Piso 1, EC 170109, Quito, Ecuador.   3 Asesor de la Presidencia (jcardenas@ceaaces.gob.ec), CEAACES, Calle Germán Alemán E11  –   32 y Javier Arauz, Quito, Ecuador.   4 Profesor Titular (cesar.costa@epn.edu.ec), Departamento de Física, Escuela Politécnica Nacional, Apdo. 17-12-866, Ladrón de Guevara E11-253, Edif. Ing. Civil Piso 1, EC 170109, Quito, Ecuador.   5 Director de Evaluación de Universidades y Escuelas Politécnicas (anaranjo@ceaaces.gob.ec), CEAACES, Calle Germán Alemán E11  –   32 y Javier Arauz, Quito, Ecuador.   6 Asesor de la Presidencia (rquezada@ceaaces.gob.ec), CEAACES, Calle Germán Alemán E11  –   32 y Javier Arauz, Quito, Ecuador.     2 Resumen El Ecuador ha asumido el reto político del desarrollo de la ciencia y tecnología (C&T) con miras a crear una sociedad acorde con los esquemas de desarrollo tecnológico del más alto nivel. Sin embargo, las políticas  públicas no se han orientado todavía a la elaboración de un Plan Nacional de Ciencia y Tecnología (PNC&T) como el precursor de ese desarrollo de la C&T que se persigue, con el consecuente impacto y pertinencia en la Matriz Energética y Productiva del Ecuador. Los programas de Becas Prometeo y Becas al Exterior, los procesos de evaluación y depuración universitaria, y la creación de nuevas universidades no tienen un verdadero sentido sin un PNC&T. Además, no ha existido un núcleo de personas involucradas en la C&T al más alto nivel para liderar este urgente desarrollo. El personal que ha liderado tanto la Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES), la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), el Consejo de Educación Superior (CES) y el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CEAACES) en sus inicios, con una sola excepción, no han tenido una ligadura directa a la C&T. No obstante, los logros alcanzados se reflejan en el liderazgo ejercido desde la SENPLADES y la SENESCYT; con el proceso de depuración de las Instituciones de Educación Superior (IES), apuntaladas con la creación del CES y del CEAACES, instituciones formadas como resultado de la nueva Ley Orgánica de Educación Superior (LOES, 2010); y con el reciente inicio de la Universidad de Investigación de Tecnología Experimental YACHAY, el proyecto emblemático de la Revolución Ciudadana en el ámbito de la educación superior ligada a la C&T, la Universidad Regional Amazónica IKIAM, la Universidad de las Artes (UARTES) y la Universidad Nacional de Educación (UNAE). En definitiva, todo este panorama lo que muestra es un profundo compromiso con la creación de una infraestructura básica para el desarrollo de la C&T, lo cual también debe incluir la preocupación por el desarrollo de las ciencias básicas en todos los ámbitos de la educación en el Ecuador. Esta preocupación debe ser particularmente notoria en el tercer y cuarto nivel, que son los niveles críticos del desarrollo de la C&T cuando se trata de influenciar en los dos primeros niveles de la educación en el Ecuador. El propósito de este documento es hacer una propuesta para iniciar un proceso de debate y descubrimiento de lo que se necesita hacer en el corto plazo para establecer la preocupación pública por y del desarrollo de las ciencias básicas en las IES, con miras a la identificación de prioridades en la C&T para lograr los propósitos de la Revolución Ciudadana. Prioridades: •   Facilitar el desarrollo de las Ciencias Básicas con miras a la promoción de la Ciencia y Tecnología (C&T) a nivel nacional como prioridad estratégica de desarrollo para el Ecuador. •   Crear un clima de necesidad, apreciación y de reto alcanzable en cuanto a las ciencias básicas. •   Aumentar significativamente por lo menos por tres órdenes de magnitud la oferta de profesionales en las ciencias básicas con la intención de crear una masa crítica en la C&T.   3 1.   Introducción El impacto de las ciencias básicas en el sistema educacional de cualquier país que aspira al desarrollo económico en el Siglo XXI no puede ser minimizado. Por ciencias básicas se entiende a las matemáticas, física, química y biología, y son disciplinas cuyo alcance empieza inicialmente con el desarrollo de los fundamentos (números, aritmética y geometría) de las matemáticas en la Educación Inicial (EI) y en la Educación General Básica (EGB) en un proceso continuo de muchos años, y continúa posteriormente en el Bachillerato General Unificado (BGU), con el resto de ciencias, para las cuales las matemáticas son su fundamento. El tercer nivel sirve como medio para crear profesionales involucrados en las ciencias básicas, que en algunos casos logran continuar al cuarto nivel con la intención de profundizar sus estudios y  posteriormente inclusive, suplir la capacidad de renovar la planta de profesores, sino también de crear nuevo conocimiento científico y tecnológico. Otro espacio en el que también inciden las ciencias básicas es en las Instituciones de Educación Superior (IES), apoyando con el conocimiento básico necesario para perseguir tanto las carreras de ciencias aplicadas e ingeniería, como de las ciencias sociales, las artes y el resto de profesiones, en especial en estas épocas en donde la ciencia y tecnología (C&T) son determinantes en las aplicaciones de todas las carreras. Este documento pretende abrir la discusión que permita investigar en una manera más formal y completa  para desarrollar un programa, integrado vertical y horizontalmente de fundamentación y desarrollo de las ciencias básicas en el Ecuador. También, se pretende iniciar un proceso de debate y descubrimiento de lo que se necesita hacer en el corto  plazo para sustentar la preocupación por y del desarrollo de las ciencias básicas en las IES, con miras a establecer las prioridades en la C&T para lograr los propósitos de la Revolución Ciudadana. Las prioridades que se persiguen son: 1.   Facilitar el desarrollo de las Ciencias Básicas con miras a la promoción de la Ciencia y Tecnología (C&T) a nivel nacional como prioridad estratégica de desarrollo para el Ecuador. 2.   Crear un clima de necesidad, apreciación y de reto alcanzable en cuanto a las ciencias básicas. 3.   Aumentar significativamente, por lo menos por tres órdenes de magnitud, la oferta de profesionales en las ciencias básicas con la intención de crear una masa crítica en la C&T. 2.   La importancia de las ciencias básicas Actualmente no existe ningún país en el mundo que se considere desarrollado económicamente en el cual las ciencias básicas (matemáticas, física, química y biología) no jueguen un papel predominante en el desarrollo de tecnologías de toda índole que afectan la capacidad de producción de bienes y servicios y la calidad de vida de sus sociedades. Parte de este desarrollo consiste en tener la capacidad de aportar en el ámbito de C&T a nivel internacional con nuevos logros científicos y tecnológicos que contribuyan al avance del conocimiento, aparte de permitirles lograr una autonomía en C&T. Tener este nivel de desarrollo económico implica una infraestructura educacional con la capacidad de involucrar a todos los niveles educativos en este proceso, de crear una masa crítica de profesionales en el ámbito de C&T que permita no sólo la sostenibilidad del grupo profesional, sino también, la generación de grupos de trabajo que sean ágiles y creativos en lograr nuevos desarrollos científicos y tecnológicos. Si el Ecuador aspira a ser un país autónomo e independiente en el ámbito del desarrollo productivo, tecnológico y cultural, según se manifiesta en el Plan Nacional del Buen Vivir, así como promover la autosuficiencia energética, ambiental, alimentaria, educacional, de vivienda y de salud, debe amplificar   4 notablemente el interés por la enseñanza, el aprendizaje y el desarrollo de conocimiento en las ciencias  básicas, porque todas estas áreas, sin excepción, dependen de las nuevas tecnologías. Los Cuadrantes de la Investigación Además, en este proceso debe crearse un contexto más general en donde se logre apreciar la importancia de las ciencias básicas, la investigación científica, su relación con las ciencias aplicadas y su importancia para la sociedad. La Figura 1, propuesta por Donald Stokes en 1997 [1], muestra una forma bidimensional, antes que lineal, de lo que se entiende por investigación en general, tomando en cuenta que la investigación es fundamental y prima en el desarrollo de una sociedad preocupada y absorbida por la C&T. En esta figura se definen dos ejes: el primero indica si hay o no uso práctico de la investigación que se contempla hacer; y, el segundo muestra si hay o no una búsqueda de una comprensión (científica) fundamental del tema de investigación. El resultado es que se pueden definir cuadrantes dependiendo de los fines idealizados de una investigación particular, a los que se puede llamar de Edison, de Bohr, de Pasteur, y el Sin Nombre o sin  propósito. El cuadrante de Edison se refiere a investigaciones como las que hizo Thomas Alva Edison, es decir, con 99% de transpiración y 1% de inspiración, lo que implica el uso de una tabla de pruebas que meticulosamente se cumple sin tomar en cuenta las explicaciones que llevan a los resultados que se observan, excepto cumpliendo el objetivo de obtener un uso práctico a la investigación. Un ejemplo fue el desarrollo del foco incandescente. El cuadrante de Bohr, se refiere al Físico Niels Bohr que teorizó sobre los fundamentos del átomo, poniendo énfasis en el desarrollo de una teoría que luego tendría que ser verificada en una forma práctica y empírica tal como ocurrió con gran parte del desarrollo de la física atómica y molecular modernas. El cuadrante de Pasteur, asociado con Louis Pasteur, surge de la búsqueda tanto de un uso práctico de lo que se investiga, como también de saber cuáles son los fundamentos científicos de dicho uso práctico. Ejemplos son el proceso de pasteurización de alimentos, que lleva su nombre, así como las vacunas para protegernos de enfermedades que en otros tiempos azotaban con las poblaciones humanas. Finalmente el cuadrante sin nombre se refiere a investigaciones sin afán práctico o teórico alguno. El uso de esta clasificación nos permite sistematizar la forma en que procedemos a hacer nuestras investigaciones: nos puede llevar a dedicarnos a un proceso de investigación en donde la experimentación  prima (cuadrante de Edison) porque se quiere llegar a resultados prácticos concretos y en donde se requiere acceso a muchos recursos; este es quizás el énfasis que se quiere poner en la Universidad de Investigación de Tecnología Experimental YACHAY. También se puede optar por hacer investigación con una fundamentación más teórica, en donde la preparación del recurso humano es fundamental (cuadrante de Bohr); o inclusive, nos podemos decidir por querer hacer las dos cosas a la vez (cuadrante de Pasteur), en donde se quieren obtener resultados concretos y prácticos, pero con una comprensión de lo que se consiguió y su proyección futura. Lo que sí es importante notar es que en dos de estas tres posibilidades o cuadrantes se requiere una fundamentación importante en las ciencias básicas. Y aún si solamente se promoviera el cuadrante de Edison como una forma de hacer investigación, esto requeriría por lo menos de un pequeño grupo de gente motivada al conocimiento que dirija este tipo de empresa y una importante inversión de recursos para lograr un posicionamiento estratégico importante. Lo más eficiente para un país en desarrollo como el Ecuador es agilizar un esquema apegado al cuadrante de Pasteur, porque necesitamos trazarnos objetivos estratégicos a nivel país que nos lleven a un futuro cierto y certero, pero también con la total posesión del conocimiento necesario para consolidar esa posición.   5 3.   La situación de las ciencias básicas en el Ecuador El panorama de las ciencias básicas en Ecuador no es nada halagador cuando en una discusión informada del estado y misión de la universidad ecuatoriana del año 1994 se habla que “… se advierte la poca orientación de la educación sup erior hacia las ciencias básicas y hacia la formación de tecnólogos… y científicos” (p. 46) [2] y que “Una de las carencias más graves de la educación superior es la escasez de  programas académicos destinados a la formación en ciencias.” (p. 58) [2]. Recientemente se han hecho esfuerzos por mejor definir el estado de las ciencias básicas llegando a criterios similares [3, 4]. Por lo tanto, lo que se puede decir actualmente sobre el estado de las ciencias básicas en las IES en el Ecuador es que no es tan diferente de lo que se dijo hace 20 años, como se demostrará más abajo. Estos 20 años representan  por lo menos una generación más de ecuatorianos que ven sus aspiraciones en el ámbito de la C&T frustrada, se den o no se den cuenta de ello. ¿Debemos esperar otros 20 años para recién retomar un proceso de adelanto en el ámbito de las ciencias básicas para recién empezar el desarrollo de la C&T en una forma definitiva? O, ¿Debemos aceptar este estado de crisis permanente en la C&T en el sistema educacional ecuatoriano sabiendo que nos condena a una dependencia total de países que nunca tienen nuestros mejores intereses en mente al momento de tomar decisiones? En esta coyuntura, además de reflejar esta carencia de profesionales en las ciencias básicas en las IES, también refleja la carencia de profesionales preparados para impartir enseñanzas de ciencias básicas en el  primer y segundo nivel. a.   La Educación Inicial (EI), Educación General Básica (EGB) y Bachillerato General Unificado (BGU) La capacidad de preparar personal docente en las IES para cubrir las necesidades del primer nivel en las ciencias básicas incide principalmente en varios aspectos: primero, en el poder comunicar efectivamente conceptos de ciencias básicas a una audiencia moldeable y abierta a novedosos conocimientos; segundo, en la capacidad de abrir el mundo de la ciencia básica en una forma agradable y estimulante para promover el germinar deseos de una futura participación en las ciencias básicas, y, tercero, el de poder comunicar la necesidad de tener profesionales orientados a las ciencias básicas que pueden ocupar importantes posiciones en una sociedad orientada al conocimiento y al adelanto tecnológico. La Figura 2 indica el número de docentes por áreas de experticia que existen y que se necesitan en el País [5]. Se distinguen los niveles de Educación Inicial (EI) y de Educación General Básica (EGB), lo cual parece que excluye al nivel del Bachillerato General Unificado (BGU). No es claro si las cifras de especialistas en las diferentes áreas como ciencias básicas, ciencias sociales, lengua y literatura, etc. son parte o no de los niveles de EI y de EGB. Si suponemos que es así, podemos notar que considerando juntas a las ciencias  básicas y ciencias naturales hay una planta actual de 9.035 docentes y un déficit de 13.594 docentes. Es decir, el déficit es más grande que la planta actual de docentes. Tampoco es claro cuál es el nivel académico de los docentes actuales, y por qué son calificados como aptos para enseñar ciencias básicas y ciencias naturales, y cuál es la exigencia en este ámbito de la enseñanza de los nuevos docentes que se necesita. De cualquier forma es importante saber cómo se va a subsanar este déficit de docentes. Una clara alternativa para empezar a subsanar este déficit importante de docentes en las ciencias básicas y ciencias naturales es la creación de la Universidad Nacional de Educación (UNAE) que empezó a funcionar el 31 de marzo 2014 con un proceso de nivelación. El Ministerio de Educación generó inicialmente 250 cupos para estudios en todas las áreas académicas de esta institución, pero la cifra inicial fue de 24 estudiantes que empezaron el programa de nivelación [6]. Hay que hacer notar que en los planes de la UNAE si se incluye la posibilidad de la educación continua de los docentes actualmente en el Magisterio, así como de los nuevos docentes (Programa SiProfe). También se contempla la creación de redes que permitan mayor acceso mayor acceso a dicha educación continua a nivel nacional, aparte de facilitar el acceso. Se entiende
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks