Tecnología y Desarrollo/Teoría y Política. Aprendiendo perspectiva socio-técnica en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 4
 
  A partir del 2000, retomó con fuerza la concepción sobre la relevancia del rol político del Estado y de la comunidad científica y tecnológica en los procesos de desarrollo inclusivo sustentable. Algunas instituciones públicas de investigación,
Share
Transcript
  20 Tecnología y Desarrollo/Teoría y Política. Aprendiendo perspectiva socio-técnica en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Brieva, Susana 14  y Juarez, Paula 15  1- Introducción La relación «tecnología» y «desarrollo» es el centro de debates teóricos y políticos. En América Latina, desde los años 60, el Pensamiento Latinoamericano de Ciencia, Tecnología y Sociedad (PLACTS) impulsó fuertes críticas a la dependencia científica y tecnológica y sus efectos en los procesos de desarrollo tecno-productivo nacional. Referentes académicos como Oscar Varsavsky, Amílcar Herrera y Jorge Sábato desacreditaron el supuesto de «neutralidad» de las políticas científicas y tecnológicas (PCT) y señalaron que la producción tecno-cognitiva local no respondía a los problemas, necesidades e intereses de las comunidades y los territorios propios. Esas discusiones se diluyeron o aplacaron en los años 80 y 90, a la luz del modelo lineal de innovación propuesto desde organismos de cooperación internacional y desde las mismas dinámicas políticas locales (Dagnino et al., 1999). A partir del 2000, retomó con fuerza la concepción sobre la relevancia del rol político del Estado y de la comunidad científica y tecnológica en los procesos de desarrollo inclusivo sustentable. Algunas instituciones públicas de investigación, desarrollo tecnológico e innovación (I+D+i) en Argentina generaron diferentes procesos socio-políticos vinculados a dar respuesta a dos viejas preguntas del pensamiento PLACTS:  ¿Qué ciencia y tecnología producir? ¿Y para quién? En este camino de construcción de respuestas, la «teoría» y la «política» plantearon su relación en función de superar ciertas restricciones cognitivas en la producción I+D+i a partir de nutrirse con nuevos marcos teóricos y metodológicos de análisis y de intervención territorial. Los Estudios Sociales de la Ciencia y Tecnología (ESCT) fueron considerados, por algunos organismos, por su importante aporte en la concepción de la tecnología como un proceso de construcción social y su capacidad de integrar conceptualizaciones tanto en términos de dinámica, para captar la temporalidad de los fenómenos bajo estudio, como de relaciones, implícito en la definición de innovación como proceso social interactivo y de carácter sistémico.En el año 2013, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) desarrolló una estrategia y una serie de proyectos que abrieron espacios de formación para funcionarios y técnicos en los ESCT, buscando contribuir y fortalecer las dinámicas de innovación y cambio tecnológico para el desarrollo territorial del país. El Proyecto específico «Procesos socio-técnicos de innovación en los territorios» forma parte de la implementación de dicha estrategia. Y este libro es un producto de un proceso de aprendizaje colectivo que representa el esfuerzo de sus autores por utilizar nuevos instrumentos conceptuales de los Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología. Este capítulo presenta el debate teórico entre el modelo lineal de innovación –concepción predominante en el INTA– y las perspectivas socio-técnicas que aborda este libro, particularmente 14 Docente – investigadora Departamento de Ciencias Sociales – Facultad de Ciencias Agrarias – Universidad Nacional de Mar del Plata. 15 Investigadora y docente del Instituto de Estudios sobre la Ciencia y la Tecnología, Universidad Nacional de Quilmes. Coordinadora de la Red de Tecnologías para la Inclusión Social.  21 la «Teoría del Actor Red (TAR)» de Michel Callon, la «Construcción Social de la Tecnología (SCOT)» de Wieber Bijker y Trevor Pinch, y el «Análisis Socio-técnico Latinoamericano (AST)» de Hernán Thomas, Renato Dagnino y otros. Estas tres líneas de análisis presentan diferentes aportes para que los funcionarios y técnicos puedan replantearse su función social y profesional, y la de la institución, a la luz de nuevas formas de analizar y pensar la relación tecnología y desarrollo, y la relación teorías y política. Este capítulo consiste en cuatro apartados: en el primero de ellos se presentan los problemas cognitivos del pensamiento lineal de innovación y tecnología que prima en los organismos públicos de I+D+i nacionales. En el segundo apartado se busca romper con las concepciones monocausales y asimétricas de los procesos de cambio tecnológico y social a partir de perspectivas socio-técnicas. En la tercera sección se realiza una reflexión sobre el proceso de aprendizaje del abordaje socio-técnico del equipo del INTA, señalando las virtudes de los trabajos presentados en este libro y los desafíos que quedan por afrontar. Finalmente, compartimos una reflexión como editoras externas de esta importante edición del INTA. 2- De los problemas cognitivos del pensamiento lineal sobre la innovación y la tecnología Los enfoques e interpretaciones de los procesos de producción e incorporación de innovaciones y cambio tecnológico en la agricultura ocupan un lugar relevante en las políticas y estrategias de investigación e intervención de las instituciones científico-técnicas públicas en Argentina. A lo largo del tiempo, se han producido cambios en esas concepciones que guían la generación y desarrollo de nuevos conocimientos. Las primeras reflexiones sobre Ciencia y Tecnología surgieron a fines de los años 50, y respondían a una concepción lineal que entiende al desarrollo tecnológico como un proceso unidireccional donde la aparición de nuevas tecnologías tiene una secuencia temporal definida. «En ese modelo, el desarrollo, la producción y la comercialización de nuevas tecnologías seguía un curso bien definido en el tiempo, que comenzaba con la investigación e implicaba una etapa de desarrollo del producto y finalizaba con la producción y eventual comercialización» (OCDE, 1992, p.134).   Esta visión orientó las políticas de Ciencia y Tecnología que, en América Latina durante las décadas del 50 y el 60, dieron lugar a la creación de grandes unidades de desarrollo y transferencia de tecnologías, como el INTA, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), entre otras, con el objetivo de fomentar la vinculación entre instituciones de investigación y desarrollo y el sector productivo. El modelo lineal postula la existencia de una especie de continuum  que supone un escalonamiento progresivo, secuencial y ordenado desde el descubrimiento científico (fuente de la innovación), hasta la investigación aplicada, el desarrollo tecnológico, la fabricación y el lanzamiento al mercado de la novedad. Su principal característica es la linealidad del proceso, que presupone una relación unidireccional entre la investigación científica y el desarrollo tecnológico, y refuerza la idea del desarrollo lineal y progresivo de una ciencia neutral, que al aplicarla conduce inexorablemente al avance tecnológico, el cual siempre es entendido como una fuerza transformadora inherentemente positiva (véase Gráfico 1).  22 Gráfico 1 - Modelo lineal ofertista del desarrollo tecnológico y la innovación Este modelo concuerda con una teorización que centra el ciclo de innovación en el impulso srcinario gestado por el desarrollo científico (modelo science o technology push ). Como este modelo postula una dependencia unívoca de las distintas instancias de producción, transformación y aplicación de conocimientos científicos, los resultados de la investigación básica siempre derivan en desarrollos tecnológicos y en beneficios sociales. Bajo esta concepción, la agenda de investigación es definida por las autoridades gubernamentales, y las estrategias de desarrollo de nuevas tecnologías agrícolas y su implementación corresponden en gran medida a la iniciativa que tengan las instituciones públicas de investigación agrarias. Estas tecnologías agrícolas eran transferidas por los servicios públicos de extensión rural a los productores mediante la aplicación de un enfoque de arriba hacia abajo. En este esquema lineal y unidireccional la(s) institución(es) de investigación agrícola jugaba(n) el papel de desarrolladores de conocimientos, los servicios de extensión eran los intermediarios y los productores agrícolas los recipientes de innovación tecnológica (Sonnino y Ruane, 2013).En esta perspectiva, la tecnología es concebida como una fuerza externa que se rige por sus propias reglas y que, independiente de la sociedad, impacta sobre ella. Así, la tecnología es manejada como una caja negra, como una esfera autónoma y neutral que determina su propio camino de desarrollo. Este modo particular de entender las relaciones entre Ciencia, Tecnología y sociedad establece una secuencia que va desde la generación de conocimiento científico básico hasta el bienestar social «pasando» por la innovación tecnológica y el aumento de la producción. En esta relación unidireccional, la tecnología no puede estar sujeta a ningún tipo de selección o valoración, ya que, debido a su relación subsidiaria con la Ciencia, al igual que esta, es neutral y su inevitable desarrollo hará incuestionable su avance. De la misma forma, los abordajes de demanda tecnológica ( demand pull  ) –que surgen en los años 60– también se enmarcan en el modelo lineal de innovación al proponer un cambio en la lógica de generación del conocimiento científico, al invertir apenas el sentido de la cadena lineal. En este caso, las demandas del mercado influyen en la dirección y velocidad del cambio tecnológico señalizando los caminos en los cuales las inversiones deberían ser realizadas dadas las fronteras de posibilidades técnicas. Aunque en la concepción demand pull   se tiene en cuenta la necesidad de articulación con el usuario, tomar como punto de partida la atracción generada por la demanda no cuestiona la linealidad del modelo y supone también una determinación unidireccional desde la demanda (vía precios) hacia el proceso innovativo. Ambos modelos lineales y deterministas, por una parte, ignoran la importancia de las interacciones entre la oferta y la demanda en las actividades de innovación y desarrollo tecnológico y por otra parte, no toman en cuenta las considerables variaciones entre sectores, productos y tecnologías de proceso en la tasa, dirección y determinantes del cambio tecnológico.  23 Hacia los 70 se incorpora el término «tecnología» en las políticas –así como en las instituciones correspondientes–, impulsando un papel más activo de la sociedad en la discusión y definición de la orientación de la Ciencia y la Tecnología. Desde los 80, con los procesos de descentralización y con mayor intensidad en los 90, a partir del proceso de ajuste estructural de la economía, se produjeron cambios en el papel del Estado respecto a la Ciencia y la Tecnología, como productor de conocimientos, promotor de proyectos, transferencia de tecnología y financiador de I+D+i. En esos años, tanto la producción académica como las recomendaciones de organismos internacionales enfatizaban en la necesidad de reorganizar los institutos nacionales a partir de un cambio de orientación de la actividad productiva y del proceso de innovación tecnológica desde una concepción de empuje tecnológico ( technology push)  a una de demanda tecnológica ( demand pull  ). Esta concepción exige un cambio en la lógica de generación del conocimiento científico, que tiende a asumir riesgos similares a la economía de mercado. En ese sentido, se promueve la vinculación entre sector público y privado mediante la firma de convenios de cooperación técnica, el uso de financiamiento externo, la concursabilidad de los fondos contra proyectos concretos y el empleo de mecanismos de incentivos típicos de la economía de mercado para la generación de ciencia y técnica.A fines de 1997, una serie de decisiones de política institucional llevan a iniciar en el INTA un proceso de planificación institucional, que incorpora el enfoque de demanda, desde la visión de cadenas, particularmente como una herramienta de análisis tendiente al fortalecimiento y gestión de las cadenas productivas en el sistema agroalimentario y agroindustrial (Ghezán, Brieva e Iriarte, 1999). El enfoque de cadenas productivas tiene su srcen en la década del 50, a través de los estudios de Davis & Goldberg en 1957, quienes acuñaron el concepto de «negocio agrícola», sin embargo, es en las décadas de los 80 y mayormente en la de los 90, cuando a partir de una racionalidad utilitaria de la Ciencia la aplicación de este enfoque adquiere relevancia. Esta perspectiva postula la interconexión entre todos los procesos productivos para hacer llegar a los consumidores la producción de la agricultura. No obstante, los estudios sobre cadenas agroalimentarias, por lo general, no contemplan la industria de insumos a la producción primaria, siendo que la industria hacia atrás de la agricultura cumple un papel fundamental en el proceso de cambio técnico.En línea con la visión centrada en la importancia de la demanda de mercado en los procesos de investigación y desarrollo tecnológico, en las interpretaciones pertenecientes a la corriente evolucionista –economía del cambio tecnológico–, la innovación se encuentra fuertemente sesgada hacia la selección por el mercado y en el comportamiento de las firmas o en los factores del entorno que influyen sobre ellas. La teoría enfatiza en las relaciones tecno-económicas y de mercado, soslayando el análisis de los aspectos sociales y de poder que posibilitan la generación y/o introducción de innovaciones tecnológicas, particularmente en los países en desarrollo, y da lugar a nuevos modelos de organización de la producción agroalimentaria. El modelo lineal de innovación domina el pensamiento sobre las políticas de desarrollo tecnológico y económico hasta los años 80, cuando los teóricos enrolados en la economía de la innovación postulan nuevas explicaciones sobre el proceso de innovación y cambio tecnológico, e incluyen un conjunto más amplio de actividades relacionadas con la generación, modificación y la distribución del conocimiento, que comprenden procesos de aprendizaje tecnológico y complementariedad e interrelación entre Ciencia y Tecnología, y más recientemente la estructura de vinculaciones nacionales, regionales e internacionales.  24 «Los modelos interactivos divergen fuertemente respecto a la teoría lineal. En general, ponen el acento sobre el rol central de la concepción, sobre los efectos de ida y vuelta entre las fases hacia adelante y hacia atrás del modelo lineal anterior y sobre las numerosas interacciones que ligan la ciencia, la tecnología y la innovación en cada etapa del proceso» (OCDE, 1992, p.135). Si bien el modelo lineal ha recibido numerosas críticas, continúa siendo el fundamento de la mayor parte de las políticas científicas y tecnológicas en Argentina y la región. Esta visión lineal, determinista e ingenua de la tecnología permanece aún vigente en la visión ideológica de muchos actores clave: tomadores de decisión, tecnólogos, científicos e ingenieros. Lejos de un sendero único de progreso, existen diferentes vías de desarrollo tecnológico, diversas alternativas tecnológicas, distintas maneras de caracterizar un problema y de resolverlo (Thomas, 2012). 3- Del aporte de las perspectivas socio-técnicas Para romper con los análisis lineales que distinguen y separan a  priori lo «tecnológico», lo «cultural», lo «social», lo «político», lo «económico» de las dinámicas de cambio tecnológico, no alcanza con tomar en cuenta solamente productos o procesos. Esta vía de análisis oculta la complejidad del fenómeno productivo. Es necesario explicar los cambios de los actores que se vinculan de diferentes formas a los procesos de generación de tecnología. Estos cambios incluyen desde racionalidades económicas de los productores hasta preferencias de los consumidores, las políticas públicas de Ciencia y Tecnología, las relaciones entre los distintos actores y/o los cambios en las regulaciones y normativas de las actividades productivas.En este sentido, en este apartado nos proponemos reconocer que toda clase de grupos sociales son relevantes para la construcción de las tecnologías y que las relaciones que juegan en el desarrollo de las tecnologías no son puramente sociales (entendido en términos amplios) o tecnológicas, sino que son socio-técnicas (Law, 1992). Las tecnologías son construcciones sociales, así como las sociedades son construcciones tecnológicas (Bijker, 1995). Dado que en este libro se presentan estudios de caso de dinámicas de innovación y/o cambio tecnológico generados con participación del INTA, los autores reflexionan y analizan sus propias prácticas superando los modelos monocausales desde diferentes enfoques socio-técnicos: la «Teoría del Actor-Red (TAR)», el «Constructivismo Social de la Tecnología (CTS)» y el «Análisis Socio-Técnico (AST)». A continuación, se presentan las teorías, sus principales conceptos, y las virtudes analíticas de estos enfoques a la hora de pensar procesos de innovación y cambio tecnológico inclusivo sustentable. 3.1- Teoría del Actor-Red La «Teoría del Actor-Red (TAR)» fue generada en el marco de las discusiones de los Estudios de la Ciencia, pero luego se difundió hacia los Estudios Sociales de la Tecnología. Los principales exponentes de esta corriente teórica son Michael Callon, John Law y Bruno Latour.Su principal pilar epistemológico y ontológico es el principio de simetría radical que sostiene que tanto los actores humanos como los agentes no humanos tienen capacidad para intervenir en el proceso de construcción de funcionamiento y no funcionamiento de una tecnología. Según este enfoque, todo proceso de intervención concreta debe vincular fuerzas entre humanos y no humanos.
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks