La "revolución conservadora" y la política de la colonización en la España de Primo de Rivera. In: Pueblos de colonización durante el franquismo: la arquitectura en la modernización del territorio rural. Instituto Andaluz

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 3
 
  La "revolución conservadora" y la política de la colonización en la España de Primo de Rivera. In: Pueblos de colonización durante el franquismo: la arquitectura en la modernización del territorio rural. Instituto Andaluz del Patrimonio
Share
Transcript
   n torno a 1923 -al difundirse losproyectosde intervenciónurbana a gran escala- apareció unanueva forma de entender la política agraria, al ligarse a la misma no tanto a la puntualcreación de riqueza en zonashasta entoncesdespobladascuanto a la voluntadporpotenciar los recursosenergéticos e hidráulicos delpaís.   ... ) Frente a quienes valoraban la política de colonización como sumatoria deinconexas intervencionespuntuales, apareceahora el proyecto territorial a granescala. Campillo, Jaén.Foto:Jesús Granada  revolución conservadora la política la colonización en la EspañaPrimo deRivera SambrícioRívera-Echegaray Dpto. de ComposiciónArquitectónica.  TS Arquitectura, Onil/ersidad Politécnica de Madrid Desde la segunda mitad delsiglo XIX las ciudades europeashan experimentado unamásque singulartransformación no tanto en los temasplanteados -la definición de los ensanches,lasoperaciones de reforma interior o ias actuaciones a escala territorial- comoporlas distintasformas en que se afronta ron idénticos problemas. Lo que ha caracterizadocientocincuenta añosde urbanismo ha sido la pre sencia y pervivenciadeunos problemas y no la forma de afrontarlos.  s obvioquelaspropuestas de ensanche definidas en torno a 1860 nada tuvieron en comúncon los proyectosdeextensióndel extra rradio formulados en losaños 30, del mismo modoque las intervenciones en los núcleos históricos propuestaspor Haussmann o, mástarde,Sitte eran extrañas al tipo de intervención en el cascointramurosque el CIRPAC reclamara en su reunión de 1934. Y si estoocurría enlos núcleos urbanos, tam biénhubo,entre quienesreclamaban unapolíticaque posibilitararemediar la situación del campo, una singular evolución en la formade encarar y resolver lo que se concibiócomo poííticacolonizadora. La promulgación en 1907 de la Ley deColonización Interiorsupuso aceptar,demanera oficial, los pro blemas e inquietudesdenunciados en los últimos años del siglo por reformadores como Joaquín Costa, el ingenieroLucas Mallada o el geógrafoMaciasPicabea. La influencia que el pensamiento de Costa ejerciera tanto en la generacióndel 98 como en textoscomo  osMalesde spaña o  l problema nacio- nal  de Mallada el primero y dePicabea el segundo)quedóreflejada en su exigencia al pedir al Gobiernoque formalizara...  en un plazodediez y ochomeses, un plan de canales y pantanos exten didos portoda la parte hispanade la península remachando en cómo [ ... ] paralelamente a la reali zación de losplanes hidráulicos habíaque conseguir extender la zona depradería arman izándola con la agrícola, destinar al cultivo decereales parte del regadíopara intensificar su producción defendiendo la ideadeque, parapoder lograr unaobra de tal importancia, la acciónindividual debía ser esti mulada por iniciativa delGobierno. Para Costa la políticahidráulicatendría comoresultadosextender las zonas de prados; estrechar el área destinada a cultivo cereal; introducir la piscicultura;desarrollar el cultivo de frutales; iniciar la repoblación forestal; facilitar el acceso a la pequeña huerta; establecercréditosagrícolas; contener la emigración y transformar en partes vivas lasestepas y margalessalífe ros.  e este modo en1907, pretextando la Ley retomar las palabrasdeCosta, se promulgaron medidas de colonizacióninterior-independientes de los planes hidráulicos-, se buscó, mediante la aprobación de actuacionespuntuales  esto es,la construcción de algunos núcleos agrarios)favorecer los interesesde los grandes latifundistas sin que en ningúnmomentodichacolonización se entendieracomorespuesta a unapolítica territorial cuyoobjetivofuera desarrollar la riquezadel campal  n 1902 lasCorteshabían aprobado el Plan hidrográfico deGasset -296 obras y el proyecto de 1.500.000 nuevas ha de regadío- lo que supuso relanzar el debate sobre la arquitecturapopular; pero, y tras cesarGasset en el Ministerio, el Plan quedaría archivado, LaLey de 1907 se aprobó en un momento másque significativo de la historia deEspaña: conocemos cuáles fueron los resultados La  revoluciónconservadora la política de la colonización enla EspañadePrimodeRivera  arlosSambricioRivera Echegaray 061  de aquellaprimera Ley de colonización interior por la Memoria que en 1909 el Gobierno presentó a lasCortes.  nel documento sobreColonización y Repoblación Interior se explicitaban los criterios adoptados sobre dónde actuar,qué dotaciones debían establecerse en cada colonia y cuáles eran las características de las viviendas de los colonos.Comentandocómo,tras la aprobación de laLey,se habían presentado 326solicitudes, explicaba las razonesdesdelasque se denegarontanto laspeticionesde terrenos y repartos para familias aisladascomo la colonización en terrenos que  por sus condicionesforestales,extensión o geológicas- no se prestaran para el cultivo o no fueransusceptí bies de posibilitar el asentamiento del rnínimoreglamentario dediez familias.  l Reglamento,queregulabala ejecución de laLey, precisaba el objeto de la misma, que era posibilitar la ocupación de montes y terrenospropiedad delEstado o municipales (delos ~di dos a aprovechamientocomún) así como losbienesde propiedadprivada que,de acuerdo consus dueños,pudierandedicarse a la formación de colonias. Las primerascolonizaciones fueron las llevadas a término en el monte Algaida (en Sanlúcar de Barrameda, y de propiedad municipal), en el privadomonteUrrieta del Águila (en el zamorano término deMoveros) ya ellosseguirían los proyectosde colonización delos rnontes Els Plans, LasNavas, Cotode la Sierrade Salinas, Alisos... En los veinteaños primeros de política de colonización interior tan solo 4.006 habitantes (1.706 familias) se establecieron enlas 18 colonias constituidas, edificándose 596 viviendas y 50 edificioscomunitarios si bien el tema de la colonización interíor se hizo habítual enlas publícacionescomo Revista de Obras Públicas o en el Boletfndel Instituto de ReformasSociales   Se produjoentonces una doblereflexión:por una parte, y afrontando la realidad inmediata de la posible construcción delos núcleos de colonización, se jerarquizó la presencia de las dotaciones y servi ciosque debíanexistir en cadaunade las nuevas colonias sobre cualquier otroaspecto;paralelamen te, y desde el abstractodebate parlamentario, se polernizó tanto sobre la superficie a adjudicar a cada colonocorno sobre cuestionestalescomo el procedimiento a seguir en la selección de terrenos, el número de familias quedebían asentarse en cada colonia, la arquitectura de las viviendas paralos colonos ... La voluntadporrealizar los poblados de colonización a imagen de los barriosobreros se reflejó no tanto en los posibles proyectosde vivienda para los colonoscomo en los equiparnientos y dotaciones,entendidoscornoelementos de controlideológico de los nuevos habitantesimponiéndo se, de manera incuestionable, la presencia -en núcleos que a veces apenascontaban con diez fami lias- de iglesia,capilla y casadel capellán; escuela y casade maestro; salade juntas, conferencias y espectáculos; cantina escolar; bodegas y almazaras;molinos, pozos, depósitos de agua,casade guardas ... 3  Pese a ello, en unadelas Memoriaspresentadapor la Junta Centralde Colonización se aludía a la Exposición Internacional deGantede1913 señalando(dirigiéndose a losautoresdelosproyectosde colonización)como estos   ... no deben olvidar las enseñanzas quenos proporcionó Gante;las tenemos presentes como meta de nuestrasaspiraciones, al mejorar la vidarural,pordedicarmayoratención a la vivienda, se vigoriza la resistencia delas campiñascomodepósito delasener gías y se fortalece el espíritu agrícola . Así, el tema de la colonización interior se proponía desde el estudio de la viviendarural, enun momento en el que muchosreclarnaban el carácter específico deuna imprecisa arquitectura española, al identificartradición con la nostálgicareferencia a un pasado que nunca había existido.CuandotodavíaLampérezencabezaba la tradición ruskiniana del neogótico, la situación española era similar a la que se debatía en unaEuropa en la que la idea nacionalista y racialhabía invadido el pen sarniento de la burguesíahasta el punto que,desde la propuesta de renovaciónracial, en Alernania se sugería la creación de coloniasraciales. Pese al rechazodel Werkbund alemán a la nostálgicaima gendel artesano,todavía en 1907 estos trabajaban  y con singular aceptación de público- enla tradiciónmedieval y burguesa,evolucionando enla idea racista y nacionalista marcadapor el movimien tode salvaguardia del patrimonio local  Heimatschutzbewegung ; eneste sentidoCampbell ha  6 La  revoluciónconservadora y la políticade la colonización enla EspañadePrimode RiveraCarlosSambricioRivera Echegaray destacadocómo, en la Alemania de aquellos años, si bienlas grandesfirmas podían permitirse expe rimentar connuevos diseños(siguiendo,como hizo la AEG, las pautas delDW), estonosucedía enlas pequeñasempresasartesanales,demasiadodependientes de la demanda del consumidor   La reflexión sobre el nacionalismo deFichteestuvopresente en el pensamiento de Menéndez Pelayo y en consecuencia, de la intelectualidad conservadora que caracterizó la Españade aquellos años: enun momento en el que era habitualensalzar(comohiciera el escritor JoséMaría Pereda) las costum bres y valores tradicionales, la idea aceptadapormuchos era quecasi síempre lo malo proveníade alterar la inmovilidad idílica de campesinos queaúnnohabíanoído hablar deprogreso.AquellaEspaña -retratada en las imágenescaptadasporOrtiz deEchagüesobre tipos y costumbres,casti llos o sobrepaisajes-reflejaba la opinión de quienes identificabantradición con regionalismo: yaque lla identificación-llevada al campo de la arquitectura- dio pie a considerar la arquitectura popular  la misma que se quisollevar a los poblados de colonización- como paradigma deorden añorado, pese a que la SociedadEspañola de Higienedenunciaraaquella realidad proponiendocomoestudioalter nativo, en el concursoconvocado en 1909, el tema  El hogar en las Hurdes . Hubo quienes(comoocurriera con el ObispodeGerona,Torras i Bages, seguidor de los supuestos de Balmes y buen conocedor deDonosoCortés) pretendieronrecuperar la tradición perdida que nunca existió, la utopía negativa quedefiniera Cacciar .Entendíaque el materíalismopolítico y de costum bres significaba la muerte del regionalismo,siendo este el únicosistema que fomentaba el sentimien tode patria y espírítu familiar,siendo en consecuencia la lengua el vínculo comunitarioprimordial, la arquitectura se entendíacomoparte de dicha lengua y en consecuencia, lo quepodía caracterizar y dar sentido a losnuevos núcleosrurales.   ... La lengua es el pueblo ... y entre todos los vínculossocia les, a excepciónde la religión, la lengua es el másfuerte 5 se apuntó en momentos en que la discu siónsobre el posible  catalanismoestatista quedabaabierta.Cuando el pensamientoconservador dabapie a mitificar la ideadeun urbanismo orgánico que se identificaba con la referencia medieval, la idea de la indiscutiblesuperioridad de ese pueblo y su afánpor romper el cerco que amenaza a la comunidadcatalanasintonizaron con quienesreclamaban el espacio vitalque -consideraban- les correspondía.Partidarios del núcleorural y contrarios a la culturaurbana(valorando la metrópoliscomo  tumba del proletariado ) su opiniónchocaba con la expuesta porHenrySellier al entender la calle y el barriourbanocomoreferencia de vida. Fue así como se planteó la necesidad de mantener lo popular y cuando se buscóllevar la cultura del campo a la ciudad. Sin embargo,fuetambién en aquellosmomentoscuando se produjo una doble reflexiónquesería determinante en lasideas sobre la colonización y ocupación delas zonas abandonadas. Frente a quienesreclamaban (desde la defensa devalores talescomo religión, familia y Estado)volver la vista hacia el sueñoperdidobuscando en la falsa tradición pautas de comportamiento,tam bién huboquienes -disociando el ruralismo de los anteriores- propusieronllevar al mundo rurallas ventajas de la gran ciudad. En el caso concretocatalán, la idea deuna Catalunya ciutat se enfrentó al modeloruralistadefendidopor el obispo Torras i Bages: la propuestauna Cataluña viva, periférica, dinámica e industrialformulada por un Prat de la Riba, encuadrada pese a todo en la tradición de la mediterraneidad 6  se oponía tanto a un centralismo que -desde los interesesdeunaburguesía urba na-, a que se considerarareflejo deunpaís oligárquico y semifeudal como a la voluntad de quienes, en la mismaCataluña,reclamaban el tiempo perdido. Fueasí como industrializar el camposupuso concebir nuevas instalacionesagrarias (con lo que se daba al traste a los equipamientos del poderdefinidos en la Leyde 1907)buscando apuntar el carácter industrial de la economíaagraria a tiem po que en las grandesciudades se reclamaba la reflexiónsobre la  arquitectura del mañana (título,porejemplo de un artículopublicado en ArqUitectura   Construcción de1910 por Franz Jourdain) lo que suponíareflexionarsobre un nuevo tipo de ciudad; y tras Jourdain,JerónimoMartorellpublicaría La Arquitectura Moderna. La utopíaque en el XIX había buscado redistribuir la riqueza se hizo, en los La  revoluciónconservadora y la politicade la colonización enla EspañadePrimode RiveraCarlosSambricioRivera Echegaray  63  comienzos del XX maquinista.  l nuevosueñofue urbano,olvidando lo queañosantes se plantea ranlos desurbanistas: y si repasamos algunas delasrevistas anarquistasespañolas veremos cómo personajes como Gabriel Alomarreclamaban el futurismo comoopción,coincidiendo en su canto a la máquina ya la velocidad conloselogiosqueRamirodeMaeztu hiciera al Bilbaoindustrial 7• Quienes propusieron el nuevo sueñobuscaronconseguir el compromisoentre las posicionesdefendidaspor Azorin o el joven Unamuno de Germinal y quienesrechazaban abandonar la gran ciudad. Para ellos la solución fue conseguirromper los limites de la población (la vieja cerca) y en su afánporconse guirsuelobarato donde construir viviendashigiénicas,reclamaron un nuevo tipo de núcleopoblacio nal(la ciudadjardín, la barriadasatélite, la colonia de casas baratas ...  a caballoaparentementeentre el núcleo rural y la culturametropolitana. Su reacción se.,¡¡Janteaba cuando la burguesíabuscaba tam bién romper(verticalmente) el límitehistórico que era la silueta de la ciudad,superando las cincoaltu ras que caracterizaban los edificios de viviendas construidos en el XIX y proponiendo construir en ver tical,edificando nosólo aisladosedificios en alturasinoimaginando urbes enlas quelos rascacielosquedaríanunidos entre sí porpuentesaéreos, enlos queaviones y aeroplanosformaríanpartedel nuevopaisaje urbano,integrándose la nuevarealidad soñada. Del RU.R. deKapeck a la Metrópolis de Lang, la ciudadvertical no sólo se proyectócomo ciudad declase, buscando que la city se convirtiera en lugar denegociossinoque lo hizoparalela al debatesobrequédebíanser los núcleos rura les, cuálessus trazados, cuálessus arquitecturas. Porquehubo también otrosueño, el de quienesbuscando susraíces entendieron que la vuelta a la tradición no significabareclamar el pastiche y sí, por el contrario,sentar lasbasesdeunanueva cultura. Los supuestos nacionalistas quereclamaban el rechazo a los extranjerismoshabíaperdidotoda su fuer za,si bien todavía en 1917 Lampérezañoraba el carácter (queno la imagen o trazado)de la ciudadmedievalcomoalternativa. Desdeuna opciónmás nacionalista quenacional(Rucabado,CabelloLapiedra o Guimón)susopiniones se enfrentaban a quienes,como Torres Balbás,proponían el estudiode la au ténticatradición, rechazando el pastiche.Surgió así el enfrentamiento entrequienesentendieron la necesidad de analizar el sentido de la arquitecturapopular y quienes,por el contrario y desdecomponentesraciales,reclamaban lo español. Y fueentonces cuando-primero, conmotivo delCongreso Internacional de Ciudadescelebrado en Gante, en 1913;luego, coincidiendo con el debateabierto en Bélgica sobre la reconstrucción (sobre cómo reconstruir las zonasrurales destruidas por la Guerra)- se planteóuna nueva reflexiónsobre la vivienda y en consecuencia,sobre la arquitectura popular.Retomandolasreflexiones planteadas en Gante en 1913, durante el Congreso Internacional de Ciudadescelebrado en 1919 se plantearonpropuestas de reconstrucción para las áreas devastadas,definiendo en consecuencia un nuevo tipo de planificación al definir planesde intervención a unaescalacomo nunca hasta el momento se había planteado.  l plan comarcal de Dublín y luegolas actuaciones en Bélgica B influirían en un Montoliú -partidario de Geddes- que, reconociendo la deci siva jerarquía del territorio en el crecimiento delas ciudades,entendía quelos problemasurbanos nopodíanresolverse mediante nuevas aglomeraciones.Montoliú, quehabía asistido en 1913 al Congreso de Gante, era portantoconocedor de la polémica surgidaentre quienesreclamaban volver a la arquitecturaregionalista(definidacomoarquitectura de  pabellonesrurales ) y quienesdefendían la opcióndefendida desde el Werkbund alemán,calificadapor sus oponentescomo cubista Preocupado en difundir aqueldebate en España(como hicieramediante los en artículospublicados enla Revista de Obras Públicas en 1914) e interesado en la discusión sobre política desuelo, Montoliú no sólo dio a conocer las diferentes experienciaseuropeas de esosaños sino que también -notablepublicista- comentaría las características delas ciudadesjardín europeas. Si en 1915había publica do un primerestudiocomparando la legislación española y las normas de otrospaíses, en 1919haría ver cómo las experienciasdesarrolladas hasta el momento habíansidosolo actuacionespuntuales(concebidas desde los supuestos del reformismo obrero o de la actuación de determinadassocieda-  6 La urevoluciónconservadora y lapoliticadelacolonización enla España de PrimodeRivera CarosSambricioRivera·Echegaray benéficas inherentes a la sociedad burguesa) encomiables desde la preocupación social por dar al problema deviviendabaratapero criticables por no ser reflejodeuna política.Entendiendo   ... cuando la ciudad ha alcanzado el íímite citado parasu crecimiento, dejadecrecer pornutri y se reproduce materialmente,proyectando a distancia el exceso de su población en forma de comonuevos embriones de su propioorganismo y nohay inconveniente alguno se esta a su alrededor, mientras lo hagancon edificioscompletos y autónomos,sujetos a las mismas de su desarrollo , ensu opinión la  ciudad-satélite debía dejar de valorarse desde la opciónporHoward al entender quelos núcleossatélites ...  que se formanllevando ya consigo, el principio, la ley que ha de regular su propiavida y su desarrollofuturo,evitando -natural aquellassoldaduras queson la negación misma de todo proceso orgánico . Gante, el Congresosobre la Reconstrucción: sien 1915 se había propuesto la idea del plancomar cal, la experiencia belgaen 1919fuedecisiva enlos planesde colonizaciónconcebidos en España a partir de 1920. Sabemos, en efecto,que en1916 ya se habían concebido proyectosde habitación enla zona a reconstruir, estudiando Paul Fischer la posibilidad de actuar enlas zonasocupadas deBélgica lO   Desde la propuesta forrnulada en 1915(la Town Planning Conference sobre la reconstrucciónbelga, enla que algunosinsistirían en la influencia de la ciudadjardín inglesa en la articulación del territorio) Unwinpropusotres distintos nivelesde intervencióndentro del plangeneralpara la reconstrucción(nacional,provincial y local)cadaunode los cualesdebía definir equipamientos espe cificos,consciente(comoseñalaraVerwilghen) que ... el problerna de la organización de la ciudad es que seha reducido durantedemasiadotiempo a un problemade trazado y forma,cuando en realidad son consideracioneseconómicas y sociales las que determinan el cuadro social . Retomadasaquellasideas tanto por Montoliúcomo porAmosSalvador o Torres Balbás, mientras que el primerocentró su atención en las características de los núcleos jardín, losotrosdos se preocuparon por los ensayos sobre la estandarización y la evolución nacional de un estiloarquitectónico.  l debate sobre la reconstrucción en BélgicatuvoparaEspaña consecuencias no destacadashasta el momento.Cierto que Hilarión González del Castillo llevó a la Exposición Internacional de Bruselas el modelo de Ciudad Lineal   intro duciendo singularesnovedades al aceptar no sólo la propuestadeuna Ciudad Linealcon equipamien tos situados en el centrode la misma (e incluir unapropuestade zonificación porusos)sino, y sobretodo,por aceptar la ideadepobladosagrícolas y poblados industriales.Buscandoser aceptado -por asumir el tamañoimpuesto enlasbases de la reconstrucciónbelga- integraba su CiudadLineal den tro deun planregional y un plannacionalde urbanismo y supeditaba su propuesta al programa de servicios definido porlas pautas que marcabantanto cuál debía ser la reconstrucción comodesde qué supuestos concebir la misma. Su grannovedadradicaba en asumir la ideadeplanregional,esforzándose en transformar la propuestade Soriaenuna CiudadLineal colonizadora: pero, fuera de contex to,lo trascendente del debate en el Congresofueron las opinionesformuladas porlos urbanistas ingleses, al poco difundidas en La Construcción Moderna Civitas o el Boletín dela SociedadCentral de Arquitectos n unaEspañaque vivía apasionadamente el enfrentamiento entre gerrnanófilos y aliadófilos, la difusión deaqueldebate fue másque importante, máxime cuando era en aquellosmomentoscuando los viejosmaestrosde la escuela de Charloternburgo (March, Stübben, Jansen...   no sólopublicabansinoqueviajaron a España, dictandoconferencias y participando en concursos. Fue entonces a través del congreso citado como se difundió en España el saberteórico deGeddes y las primeras ideassobre el sentido delplanregional,opcionesavaladas -de manera indirecta- porlos técnicos fran ceses, jugando en este sentido Jaussely un papelmásque singular   Tras la reuniónde1915 se plantearon -en distintas fechas- tresconcursos: uno primero, en 1917, sobreviviendas baratas; un segundo, en 1919,sobre reconstrucción de barriosdestruidos y unterce ro sobre ciudadesjardín,anunciando en julio de dicho año el Gobiernobelga -tras la construcción en Roulersdeuna ciudadjardín paracien viviendas- su decisión de construir diez milhabitaciones La  revoluciónconservadora y la politicade la colonización enla EspañadePrimodeRivera Carlos Sambricio Rivera·Echegaray  65  obreras y milgranjas, entendiendo en consecuencia el proyectocomo actuación regional. Enla expo siciónsobre la reconstrucción, la mayorparte delos proyectospresentados se preocuparon sólo pordesarrollarejercicios de estilo: pese a ello, la reconstrucción regional se planteó desde el estudiode los materiales y la coordinación de actividades buscando racionalizar la producciónindustrial de deter minados elementos constructivos; para Abercrombie todo el problema de la reconstrucciónradicaba en dar respuesta a este puntoafrontando las cuestionesderivadas del trazado delasnuevas poblaciones, de la higiene y de las nuevasviviendas. La reconstrucción regionaldebía afrontarse comoproblemaglobal, haciendo especial hincapié en la construcción delas vivíendas: sin embargo, cuando dosañosmás tarde se celebrara -siempre en Bruselas- el X Congreso Internacional de Arquitectos,CabelloLapiedra(quíen intervendría en representación delos arquitectos españoles)aún reclamarla la influencia del regionalismo en la arquitectura delos 1i'tevos espacios 3. La idea de planes urbanisticos a una escala desconocida hasta el momento comenzó a hacerse pre sente en aquellaEspaña:sabemos de la propuesta de Bastidapara definir el gran Bilbao,conocemos igualmente cuálfue la política territorial quedefíniera la Mancomunidadcatalana asicomo el PlanComarcalque en 1923 trazaranparaMadrid Cascales, Lorite,LópezSalaberry y Arandadondecalificaban y definian el uso de los núcleosurbanospróximos a la Capital,zonificando el territorio al esta blecertantodentro comofuera del limíte de la ciudad áreas industriales,aristocráticas, de clasemedia,claseobrera, militar, recreos,depósito y zona rural, estableciendo cómo los núcleos satélites proyectadosdebíantrazarse en función de la presencia del ferrocarril. Si ello ocurre en 1923 recordemos que añosantes (en 1909 el ingenieroCarlosMendozahabíapresentado su ProyectodeCanalizacíón y Aprovechamiento deEnergíadel Guadalquivir entreCórdoba y Sevilla (aprovechandoque electricidad y papeleras sonlos grandesnegociosde esos años) del mismo modo que, añosmás tarde y desde criterios bien distintos, Lorenzo Pardo proponía actuar enla cuenca delEbro, presen tando un proyecto territorial, y definiendo lo que luegosería la Confederación Hidrográfica 4. Si hasta el momento la colonizacióninterior española podía entendersecomo sumatoria de intervencionespuntuales, en torno a 1923  al difundirse los proyectos de intervención urbana a gran escala- apare cióunanueva forma de entender la políticaagraria, al ligarse a la mismano tanto a la puntual creación de riqueza en zonashastaentoncesdespobladascomo a la voluntad por potenciar los recursosenergéticos e hidráulicos delpaís. En su día,los comentarios de Costasobre la necesidad de desarrollar unapolíticaagraríatansolofueronescuchadosporquienes, reclamando la vuelta a una arquitecturanacional, vieron enla polítí ca de colonización el terreno idóneo para desarrollar su reflexiónsobre la sociedadperdida. Pero cuan do triunfa la cultura urbana y comoseñalaraPrat de la Riba, loque se busca es construir la gran Cata/unya ciutat se pretenderállevar al mundo rural no solo el debatesobre la industrialización sino incluso, las reflexionesque a comienzos delos añosveinte se proponenpara la metrópolis. Cambia: en consecuencia, la escala de intervención en el proyecto de colonización y cambiantambién el tipo de propuesta,como se evidencia enlos proyectos concebidos porLorenzoPardo, Rafael Benjumea o CarlosMendoza. Porque frente a quienesvaloraban la políticade colonización como sumatoria deinconexas intervencionespuntuales, apareceahora el proyecto territorial a gran escala. En esos momentos el proyectourbano a granescala se concebía bien comoalternativa a la gran ciu dad, bien como la exaltación deun fragmentourbano,locual implica entender que la ciudad pasa a convertirse en unasumatoria de fragmentos. A partir de los proyectos de ensanche, la ciudadestable cía una dicotomíaentre la ocupación real del territorio y la voluntadordenadora de la propuesta. Zonificar el espacio inmediato a la metrópolisuponía sentar lasbasesdeun proyecto de naturaleza nueva, talcomo lo propusieraBaumeister en losaños finales del siglo:desde estaideasurgía la pro puesta de un plancomarcal en el que los nuevos núcleossatélites(residenciales,industriales,agríco-   La ~r volu ión conservadora y la politicadelacolonización enla EspañadePrimodeRivera Caros Sambricio Rivera-Echegaray se valoraron de forma nueva. Huboclaradiferencia entre la forma de entender la construcciónsatélites en Inglaterra,Alemania y España: sien los dosprimeros se valorótanto el posi- cambio en la forma de vida  /ebensreform comoapuntarían los alemanes)como la independencia a la gran urbe, en España, por el contrario, la construcción delos núcleossatélites se planteó la voluntadpor encontrar un sueloeconómicodonde construir viviendasobreras, posibilitando la corlSlrUCCIU11 de un tranvia/ferrocarril radialque favorecería tanto el afán especulativo de los pequeños prclpietari{)sde suelocomo los intereses deuncap'ltaldeseosode invertir en infraestructura. Ridruejo comentó en su día cuánto el estudio deAlzola sobre las obras públicas en España y conclusiónimpactó a todaunageneración de ingenieros:sólosobre labase de una agricultura podríaEspaña recuperar su pulso,por lo que era preciso aprobar desdelas Cortes una poli hidráulica quefuera base y motor de la regeneración nacional. De acuerdoconesta idea surgie ron dos tipos de intervenciones bien distintas: Mendozabuscó la manerade adentrar-en 150 o 200 km- el Guadalquivir en tierrafirme, buscando que la viadeagua posibilitara la navegación interior (favoreciendo tanto al puerto de Sevillacomo impulsando la navegación fluvial) lo cual no sólo bene ficiaría los riegossinoquegeneraríafuerza motriz en lasproyectadas centraleshidráulicas; frente a esta propuesta,LorenzoPardo -destinado en 1906 a la División Hidrográfica del Ebro- presentaba en 1916 su proyecto de Pantano delEbro publ'lcando, al poco, trabajoscomo Rehabilitacióndel Ebro como  í de transporte propiciando que, desdeCiudadanía, en 1922 se publicara un primer trabajo sobre CiudadJardín en el Ebro. Propuestaconfinesagrícolas   navegaciónhastaZaragoza al que seguiríanotrossobre la posíbilidad deorganizar el Ebro comocuenca.Retomada la ideade colonizar las márgenes del río por Hilarión González del Castillo (organ'lzando ciudades-jardín en Logroño,Miranda deEbro, Calahorra,Tudela,Zaragoza, Caspe y Tortosa) en una fantasiosa propuesta, sería el mismo Lorenzo Pardo quien en 1926 propondría -requerido porBenjumea, Ministro de Fomento en el Gobierno de Primo de Rivera- no solo unPlan General de Obras de la ConfederaciónHidrográfica delEbro sino   ...que el proyectotuvieracarácter de generalidad y que se redactara otrode aplicación exclusivapara el Ebro 5aprobándoseambasideas en marzo de 1926. ComoseñalaraLorenzoPardo, la actitud de Benjumea fue mucho másallá de la delsimple respon sable de un departamento: tras lamentar ...  no poder contar en otrasregionesandaluzas, y particu larmente en la suya andaluza, en el Guadalquivir, con preparación y personas para intentar algo aná logo ,buscó definir un proyecto a escala nacional,intentandoconcretar así la política de regiones naturales que defendiera el Directorio. Ignorando la propuesta de CarlosMendozade 1909 (Mendoza,empleado a sueldopocomás tarde delos Infantado en la Hidroeléctrica de Santillana, emprendería a partir de 1919 -aprovechando los benefic'los que la guerraprodujera en el cap'ltal vasco- la singularaventuraquefuera la Compañía Metropolitana de Urbanización, la primera gran inmobiliaria pre sente en Madrid y que, con los años,trasasociarsecon otra ínmobiliaria -VascoCentralSociedad S.A.- tomara el nombre de Metrovacesa),Benjumeabuscó aplicar el espíritu que había impulsado la Ley de FirmesEspeciales al mundo rural, entendiendo la política hidráulica como motor y fundamen to deunanueva política de colonización 16   La decisióntomadaporBenjumeasupuso un significativoquiebro en la economíaespañola al abandonar la polítícamantenida hasta el momento  el fomento decasas baratascomomediotanto de incen tivar la industria de la construccióncomopolíticacapaz de favorecer -gracias al EstatutoMunicipal pro mulgadopor el Directorio-importantes operaciones delsuelodel ensanche) y establecer los grandes proyectosde transportes y obras hidráulicas como ejes centrales de su politica. Artíficetantode laLey de Firmes Especiales (formadosporitinerariosradiales y periféricos,subastándose 2 000 km decarre teras de enlace)como de la nueva política de ferrocarriles  el PlanPreferentede UrgenteConstrucción de Ferrocarrilessupuso tanto la creación de la Red delOeste como la preparación de la estructuración La  revoluciónconservadora y la pollticade la colonización enla EspañadePrimodeRivera Caros Sambricio Rivera-Echegaray  67  federal en tresgrandescompañías y el programade electrificación de 2500 km), durante su estancia en el Ministerio se proyectó el aprovechamiento delas aguas,creándose en consecuencia las Confederaciones Hidrográficas, entes con plenaautonomía y personalidadjurídica. Lo singular de aquel conjunto depropuestas a realizarpor el Estado es que se concibieron desdeunúnicoplan,especifican do como cometido de las confederaciones hidrográficas proyectar y construir, con vistas al máximoaprovechamientoagrícola industrial, lo quesuponía fomentar lasagrupacionescorporativas 17 • Lo que Benjumeaconsiguió al aunar en unasolapersonalas competencias deObras Públicas,Agricultura,Minas y Montes, era reflejo delo que enla Alemania de esos años se definirá como  r vo~ luciónconservadora . Lejosdeproyectos regionalistas  <¡¡;¡¡no fuera la primerapropuesta de LorenzoPardo, al buscarponerfronteras a la absorción deenergíaaragonesa porparte de Cataluña) Benjumeabuscó definir unproyecto a escala superior,aplicando lo queFranz Neumann -refiriéndo se a la Alemaniaanterior a 1939 denominara, ensu Behemoth, la  vocación más racional ,consciente de cuanto el bienestar de la comunidadnacional solopodía estarprotegido por el Estado 8. Su granproyecto político se desarrolló en un momento en el quelos ingenierosjugaron un másque singular papel:AguirrecreabaAgroman;Goicoechea, convertido en testaferro en Españade laAEG, ini ciabaunano estudiadatrayectoria como ingeniero-político; Gual Villalvipolemizaría al poco, toman docomopretextolostextosde la Organización Científica delTrabajo,con Nín y Suances se formaba como el gran promotor queluegoseráde la nuevaeconomíadeEstado.Políticostodosellos pertenecientes al camporadicalconservador, lo srcinal en su planteamiento fueque,frente a la nostálgicareivindicación delpasado, por el contrarioreclamaban un nuevoordende vida,coherente con la idea definida por Moler al señalar las características de un ...  movimiento de regeneraciónque trataba de desvanecer las ruinas del XIX y crear un nuevoorden de vida , lo quesuponía el ocasodeunageneración y el albadeotramás joven 9. Superadas las ideasesbozadas por Costa,Benjumeacreyó encontrar en Primo deRivera el  cirujano de hierro reclamado añosantes por quienes buscaban dar fin a los malesdeEspaña. El debatesobre la existenciade unPlan nacionalcapazde aunar unapolíticacoherentede transportes porferrocarril y carreteras, así como coordinar los proyectosrelativos a obras hidráulicas,agricultura, montes y minas llevó a que en el mismo añode 1926 se celebraraundoble acontecimiento, másque significativo para la arquitectura y el urbanismo: por una parte, la celebración del I CongresoNacional de Urbanismo en el que, entreotrasconclusiones, se pedía a la Administración fijarapordecreto la oblígacióndetodosaquellos municipios con población superior a los 50.000 habitantes a aprobar un plan de ensanche; y paralelamente, la celebración de la exposiciónsobre La Ciudad y la ViviendaModernadonde,dando por superada la construcción delas casasbaratasquecaracterizara los primerosaños de la Dictadura, se proponía fomentar la construcción debloques en altura (de alta densidad) para vivien das económicas en alquiler.Buscandoque el Gobiernoaprobara la Leyde Urbanismo (deseoque se mantiene hasta entrados los años cincuenta 20   es en 1926 cuando el debatesobre la viviendaeconómicacobranuevosentido, cuando desde lasrevistasno especializadas se empieza a reclamar una arqui tectura próxima a laque enesos momentos se difunde en centroeuropa, abandonando de unavez por todas las referencias a la  veta bravadel arte español quefuera el denominado estiloMonterrey , imperantehastapocoantes. Es el momento en que se fomenta la discusión sobre el uso del acero y cristal en la viviendamoderna; cuando se favorece la creacióndeempresas constructoras comoEntrecanales, Huarte o Agrornan;cuando se debatesobrequédebeser la viviendamoderna,dando al traste conlas viviendas definidas en las leyes de casasbaratasde 1911 y 1921. Huboquienes, rnotivadospor la política de Benjumea,propusieron en los momentosfinales de la décadadelos 20 y comienzos de los 30, imprecisos proyectos -propuestas nuncallevadas a térmi no- sobre la colonización del territorio, destacando  por la difusión que tuvieron en los rnedios-tanto  8 La  revoluciónconservadora la política dela colonizaciónen la EspañadePrimodeRivera Carlos Sambriclo Rivera Echegaray las  ciudadesferroviarias concebidas por Paz Maroto o la nuncadibujadaciudadlineal de colonizaciónque Hilarión González del Castillo propusiera en Guadarrarna, así como la quedebía disponerse paralela a la líneadel proyectadoferrocarrilMadrid-Valencia 21 Al margen de anécdotas, Benjumeapropone abandonar una economía agrariade tiponatural y busca asumir las pautas de unaecono mía agrariade tipoindustrial: será el Ministro de Fomento quien establezcalas pautas de la políticaagraria y en consecuencia, la política de colonización. Lejos de retomar la experiencia de la bonífica italiana queEscario (o EugenioMontes)ponencomoejemplo, se busca asumir el modeloalemán. Y siel cine difunde las imágenes de  La aldea maldita o  Nobleza baturra , la sociedad vive momen tos enlos que la maquinaria(automóviles,tractores, aviones, locomotoras o barcos) se hacemás que presente enla vida cotidiana del mismomodo quelasnuevas dotaciones y equipamientos(centraleseléctricas,aeropuertos,fábricas,piscinas y clubes náuticos, escuelas...   impone su presencia en la vida cotidiana. Y es el momento en quenuevos edificios y construccionesagrariassustituyen losequi pamientos quepocosañosanteshabía definido la Junta Centralde Colonización Interior cambiando, de manera radical, la vieja imagen. Ciertoque algunos (Gonzalo Cárdenas, José Fonseca o AdolfoBlanco,por ejemplo) se mantendrán fieles a la imprecisa imagendeunpasado ya nodeseado y quelos concursos sobre viviendas ruralesqueahora se convoquenapenas tendrántrascendencia 22   Pero será a partir de 1931 cuando -iniciada la Reforma Agraria- nosólo se defina el Plan Nacional de Obras Hidráulicas que permite y posibilita el trasvaseentrelas diferentescuencas sino cuando se decidellevar el debate sobre urbanismo y vivienda urbana al tema de la colonización. Y ejemplo delos cambios que experimenta la políticacolonizadora son las distintasactuaciones que se proponen,entre 1926 y 1934 en la cuenca del Guadalmellato. En 1926 la Junta Socialde Riegos del Guadalmellato convocaba un concurso para construir una barriada decien viviendasagrícolas; en 1927  y tomando como modelo la Confederación del Ebro se constituía la ConfederaciónHidrográfica delGuadalquivir,cuya primacía sobre otras podía ser interpretadacomo preferenciafundada en la vinculaciónandaluza del Ministro 23• Si antes el concurso convocadopor la Junta Social demuestracómoedificar unpobladoparacien familias era una actuaciónpuntual, la Ley deObrasdePuesta enRiego impondríaactuardonde eraurgente, remediando el pro blema del paro campesino. De estemodo se marcaban cincozonas en Andalucía (Valle interior del Guadalquivir, Guadalmellato,Guadalcacín, Genil y Chorro)comoáreas dondeactuar. Dandoun paso más allá, en 1932 se convocó un concurso deanteproyectospara construir diez poblados en la zona del Guadalquivir y cinco en la de Guadalmellato,fijándose un programapreciso y bien definido (unas240viviendas en cadauno de los poblados) que diferenciabaentre casaspara agricultores y casas paraotras profesiones,ignorando ahora el programadenecesidades y equipamientos que fijara el Reglamentode 1908. Al concurso para los poblados del Valle interior del Guadalquivir se presentaronochoequipos, mientras quepara la zonade Guadalmellato lo hicieroncinco: la propuestadelJurado al primerconcurso fue conceder el primerpremio y primeraccésit  x  quo al equipocompuesto porSantiagoEstebande la Mora,LuisLacasa,José Martí y EduardoTorroja ya la propuesta de Fernando de la Cuadra, mientras que enla zonaregable del canal de Guadalmellato,adjudicaba el premio al equipoformado porEsteban de la Mora,Lacasa, Martí y Torroja, concediendo el primeraccésit al compuesto porZabala, Martín Domínguez y Arrillaga 24 • Lo singular deestosdos últimosconcursosfue la pretensión de actuar en unazona, entendiendo que el conjunto de los poblados eran parte de unúnicoproyecto y buscando que tanto el trazado como las viviendasde los colonosreflejaran el debate existente en aquellosmomentos. A comienzos delos añosveinte, la vanguardia europea entendióprimero que la premisa básica en el proyectoviviendaobrera era la reducción delcosto, lo quellevó a normalizar y estandarizardeterminados elementos, tomando la arquitecturapopularcomo referencia;algunosañosmás tarde la reflexión se centró en entender cuáldebíaser el espacio mínimo necesario para la vida.Ignorando lo comentado, todavía La  revoluciónconservadora la política de [a colonización en laEspaña de PrimodeRivera Caros Sambricio Rivera-Echegaray  69
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks