El problema de la utilidad social del conocimiento científico en los estudios sociales de ciencia y tecnología

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 0
 
  El problema de la utilidad social del conocimiento científico en los estudios sociales de ciencia y tecnología
Share
Transcript
  EL PROBLEMA DE LA UTILIDAD SOCIAL DEL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO EN LOS ESTUDIOS SOCIALES DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA  Mariana Eva Di Bello Universidad Nacional de Quilmes / Universidad Nacional de La Plata / CONICET (Argentina) H mdbello@unq.edu.ar Resumen En el trabajo se reflexiona críticamente sobre la manera en la cual abordaron el problema de la utilidad social del conocimiento científico y tecnológico diferentes autores pertenecientes a diversas perspectivas teóricas dentro del campo de los estudios sociales de la ciencia tales como el funcionalismo, el denominado modelo linear de innovación, el marxismo y el constructivismo. Tanto en los enfoques macro sociales como el funcionalismo y el marxismo, como en los enfoques constructivistas, suele encontrarse una cierta homogeneidad en el análisis de la actividad de los científicos que limita la posibilidad de comprender la multiplicidad de motivos y racionalidades que pueden estar presentes en dichas prácticas. El trabajo adopta un enfoque centrado en la conformación subjetiva de significados de utilidad entendiendo que esta perspectiva de análisis ayuda a complejizar la compresión de la diversidad de sentidos que pueden estar presentes en el concepto de utilidad del conocimiento para aquellos actores que lo producen. Se sostiene que para realizar un análisis crítico de las diferentes perspectivas que han abordado el problema, se requiere repensar los fundamentos teóricos sobre los que se analizan las prácticas científicas, atendiendo a la concepción de acción social que subyace en cada uno de estos estudios. Palabras clave : estudios sociales de la ciencia y la tecnología, utilidad social de la ciencia, construcción subjetiva de significados. Introducción El problema de la utilidad social del conocimiento científico, entendido como uno de los aspectos vigentes de la actividad académica, constituye uno de los grandes temas de investigación de los estudios sociales sobre la ciencia y la tecnología y, más generalmente, una de las dimensiones de mayor relevancia para la comprensión del papel desempeñado por los productores de conocimiento científico dentro de una sociedad. En el presente trabajo, estudiaremos el tratamiento del problema de la utilidad en autores que representan a distintas perspectivas teóricas tales como el funcionalismo, el denominado modelo linear de innovación, el marxismo y el constructivismo, e intentaremos reflexionar críticamente sobre la manera en la cual abordaron el problema. Sostenemos que los límites entre las diferentes tradiciones teóricas remiten, en última instancia, a las premisas de acción y orden social sobre las cuales se edifican (Alexander, 1997). De manera que si bien al agrupar a autores dentro de una misma perspectiva se desdibujan las significativas diferencias que existen entre sus posturas, es posible identificar en todos ellos formas similares de concebir el papel de las acciones sociales en el marco de la estructura general de la sociedad, algo que subyace a sus análisis sobre las relaciones entre ciencia y sociedad. Así, en relación con la utilidad social de los conocimientos científicos y  tecnológicos, los enfoques colectivistas del orden social, tales como el marxismo o el funcionalismo, nos permiten reconocer procesos históricos en los cuales la ciencia ha estado ligada al desarrollo social general, o de un sistema productivo particular. Pero limitan las posibilidades de analizar quiénes son los actores implicados en los procesos de asignación de utilidad a conocimientos científicos, cómo varían sus acciones individuales, cómo definen sus estrategias, de qué forma las legitiman o qué recursos movilizan (Kreimer, 2003). De esta forma, al postular categorías generales de acción, fuertemente condicionadas por macroestructuras, este tipo de perspectivas tienden hacia la homogeneización de prácticas cuando analizan la actividad científica. Así, los enfoques micro de carácter constructivista descartan cualquier determinación estructural en el análisis de las prácticas científicas. En relación con la utilidad, estos estudios la entienden como una condición socialmente construida en un proceso de interacción en el cual están presentes negociaciones de significados entre diferentes actores. Sin embargo, sostenemos que dentro de este enfoque también suele encontrarse una cierta unidad en el análisis de la acción social asociada generalmente a modelos de acción competitivos, que limita asimismo la posibilidad de comprender la multiplicidad de motivos y racionalidades que pueden encontrarse en las prácticas científicas. En el presente trabajo, se adopta un enfoque centrado en la conformación subjetiva de significados de utilidad por parte de los investigadores (Vaccarezza y Zabala, 2002). Para estos autores “la cuestión de la utilidad social se plantea como una atribución de sentido por parte del investigador o una utilidad subjetiva, significando con esto la expectativa subjetiva del investigador respecto de la utilidad del objeto para otros agentes” (p. 35). Entendemos que este enfoque permite analizar cómo significan los investigadores a sus objetos de conocimiento en relación con un uso posible y con los usuarios potenciales de estos y cómo ambos sentidos (en relación con el objeto y en relación con el usuario) varían en el tiempo y se influyen mutuamente. Por cierto, estas expectativas subjetivas cobran significado teórico y empírico en la medida en que se incorporan como orientaciones de acción de los investigadores. Asimismo, comprender el proceso de construcción de significados de utilidad de objetos de conocimiento por parte de los investigadores académicos que los producen incluye explorar de qué manera el marco contextual e interactivo en el cual actúan los investigadores, posibilita o induce tal construcción. De este modo, y sobre la base del análisis de casos empíricos, sugerimos que esta perspectiva de análisis ayuda a complejizar la compresión de la diversidad de sentidos que pueden estar presentes en el concepto de utilidad del conocimiento para aquellos actores que lo producen. La perspectiva funcionalista en sociología de la ciencia Robert Merton: la norma utilitaria como motor de la institucionalización de la ciencia Considerado uno de los pioneros de la sociología de la ciencia, Merton estudió a la ciencia como una más de las instituciones que componen la sociedad, dando cuenta, acorde con su marco teórico funcionalista, de su estructura y de la función que cumple dentro del sistema social, esto es, la producción de conocimiento certificado (1). En su tesis doctoral Ciencia,  tecnología y sociedad en la Inglaterra del siglo XVIII (1984), Merton, por primera vez desde una perspectiva sociológica, realiza un planteo sistemático de la ciencia como objeto de estudio. Su objetivo es identificar las condiciones que permitieron el surgimiento de la ciencia como institución en las sociedades modernas del siglo XVII , específicamente en la sociedad inglesa. En su explicación, da un lugar privilegiado a la demanda de la sociedad por aportes técnicos que mejoren los crecientes problemas que ocasiona el crecimiento de las ciudades y de la densidad de población. En estas condiciones, al mejorar las soluciones a diversos problemas, los científicos e inventores aumentan el valor de uso de los resultados de su actividad, lo cual a su vez aumenta la estima social hacia ellos. De esta forma, para Merton la utilidad es una variable primordial para comprender los inicios del proceso de institucionalización de la ciencia (proceso que necesita un alto grado de aceptación social). Asimismo, Merton, influenciado por Weber, identifica una correspondencia entre el proceso de institucionalización de la ciencia y el ascenso de la ideología puritana en Inglaterra. En efecto, un aspecto esencial del clima ideológico dominante en la Inglaterra del siglo XVII  era la fe en el progreso mediante la aplicación de la razón. Esto conllevó una prevalencia de normas tales como el utilitarismo, el empirismo y el individualismo, todo lo cual condujo a la generalización de un criterio eficientista de evaluación de conductas y artefactos técnicos. Este contexto favoreció, según Merton, el desarrollo y consolidación de la actividad científica como el mejor medio por el cual lograr fines eficientes, al permitir la libre circulación de ideas entre científicos y la creación de instituciones de discusión y acreditación científica como la Royal Society. Sin embargo, hacia el final de su trabajo de tesis Merton advierte que la ciencia no puede tener sólo fines utilitarios, y que por ello, para resguardarse, necesitó defender su autonomía de la intromisión de valores externos. Si esto no hubiese sucedido de este modo, la norma de la utilidad hubiese acabado siendo disfuncional al crecimiento científico. Consideraciones similares son retomadas por Merton en el artículo La ciencia y el orden social (1977), en donde observa que durante las primeras décadas del siglo XX , los cambios en el orden social pueden provocar fuentes de hostilidad hacia la autonomía científica, principalmente por efecto de la intromisión de valores extraños a la comunidad científica por parte del Estado (2). Uno de esos valores es el utilitarismo. Si bien el ideal utilitario cumplió una función positiva para la consolidación de la ciencia como institución, al otorgarle legitimidad y prestigio social, también es fuente de amenaza para su autonomía. En efecto, la noción de utilidad del conocimiento científico y técnico es positiva en tanto brinda una justificación para la actividad científica. Sin embargo, dicha noción debe ser lo suficientemente difusa dentro de la comunidad científica como para que a la vez que justifica el financiamiento no genere sumisión a criterios externos (por parte del Estado) que distorsionen el ethos   científico, cuya principal función es preservar la autonomía de la comunidad científica. De este modo, la cuestión de la utilidad del conocimiento científico genera una constante tensión en el ámbito de la producción científica, entre autonomía y subordinación externa. Para Merton, la ciencia es una actividad neutral, desinteresada, en la cual no caben otros valores que la producción de conocimiento verdadero. De este modo, la utilidad política o económica de la ciencia no es algo que se  exprese en su producción (sólo está presente como justificación discursiva de los científicos), sino que son criterios externos de los cuales la científicos deben defenderse aumentando su autonomía (3). En síntesis, en sus primeros estudios, Merton analiza la cuestión de la utilidad social de la ciencia como una dimensión de análisis fundamental para comprender su proceso histórico de institucionalización, en tanto constituyó un elemento central para lograr un alto grado de legitimidad social de la actividad científica. Pero una vez que la ciencia se institucionaliza como subsistema de acción dentro de las sociedades modernas y desarrolla su propio sistema de valores, el criterio de utilidad deja de ser funcional a su desarrollo. Así, la función positiva de la ciencia sólo podrá ejercerse si mantiene su autonomía, esto es, si se guía por sus propios fines. Fines que están orientados, según Merton, a la búsqueda desinteresada de la verdad. De este modo, Merton se abstiene de incluir como objeto de estudio a los procesos de producción y de asignación de valores de usos de conocimientos que se realizan como parte de la práctica científica. Así, los procesos por los cuales el conocimiento científico y los objetos técnicos adquieren un carácter útil no son tomados en cuenta. En sus estudios, la utilidad es analizada como una variable que ayuda a comprender fenómenos macro históricos y no como un problema que necesita explicación en sí mismo. El modelo lineal de innovación Vannevar Bush: la utilidad de la ciencia como proceso lineal de innovación Si para Merton el desarrollo científico cumple la función positiva de ser un importante motor del desarrollo social y económico a partir de la producción de conocimiento certificado y desinteresado, quien sin dudas representa de manera más cabal este tipo de planteos sobre la ciencia y la tecnología es Vannevar Bush. En su conocido informe  Ciencia, la frontera sin fin (1999), redactado en 1945 a pedido del presidente de los Estados Unidos Theodor Roosevelt, realiza un enfático alegato acerca de los beneficios económicos y sociales que implica promover el libre desarrollo científico y tecnológico. De este modo, para Bush “cuando se les da un uso práctico, los adelantos de la ciencia significan más puestos de trabajo, salarios más altos, horarios laborales más cortos, cosechas más abundantes, más tiempo libre para la recreación y el estudio (…). Los avances científicos también traerán niveles de vida más altos, conducirán a la prevención o cura de enfermedades, promoverán la conservación de nuestros recursos (…) y asegurarán los medios de defensa contra la agresión” (p.103). Toda esta clase de beneficios se consumará sin que medie ninguna intervención de valores ajenos a los de la propia comunidad científica. La investigación científica es y debe seguir siendo autónoma y no debe tener como fin la utilidad, es decir, la orientación hacia fines comerciales, sino que su único objetivo debe ser la producción de nuevos conocimientos. Luego, siguiendo un proceso lineal, los descubrimientos de la ciencia básica, serán tomados en la investigación aplicada y por el desarrollo experimental y, finalmente quedarán asociados a una innovación de mercado. En este tipo de estudios la utilidad de la ciencia y la tecnología es el resultado necesario de un proceso lineal de innovación. Desde esta perspectiva, la incorporación de conocimientos  científicos en procesos de innovación que derivaban en mayor ‘bienestar social’ se pensó, fundamentalmente, en términos de una evolución necesaria del propio ciclo vital de dichos conocimientos. Debido a este carácter de necesidad, la cuestión de la utilidad de los conocimientos científicos no es algo que merezca una consideración especial y que implique un análisis del funcionamiento empírico de los procesos de producción y de uso de conocimientos (4). La perspectiva marxista en sociología y filosofía de la ciencia Boris Hessen: la ciencia al servicio del capitalismo En su conocida comunicación científica titulada “Las raíces socioeconómicas de la mecánica de Newton” (1989) Hessen, usando como método al materialismo histórico, vincula los descubrimientos llevados a cabo por Newton en el siglo XVII , con los requerimientos de su época en relación con la industria minera, naviera, la comunicación de ultramar y la guerra. En lo que se considera como uno de los primeros trabajos de historia de la ciencia desde una perspectiva marxista, Hessen argumenta que todas estas áreas, promovidas por el creciente desarrollo del capitalismo comercial y de la industria manufacturera, requerían solucionar dificultades técnicas relacionadas con problemas mecánicos, los cuales se encargó de estudiar Newton. Conforme a su método de análisis, Hessen manifiesta que la aparición de este tipo de problemas sólo pudo tener lugar en los tiempos de Newton y no antes, puesto que no estaban dadas las condiciones materiales para plantearlos. Hessen mantiene que Newton se ocupó no sólo de estudiar y presentar una solución a los problemas mecánicos planteados por el desarrollo seguido por la industria, sino que además se preocupó por crear un sistema teórico, la mecánica clásica, en el cual estuviesen contenidos, en un todo relacionado, los problemas terrestres y celestiales. Según Hessen, procurando unir física y metafísica, Newton estableció una correlación entre los que sucedía con los cuerpos en el nivel terrenal y cósmico (5) para sustentar el argumento ideológico acerca de la necesidad histórica (y divina) del triunfo de la burguesía de la cual él formaba parte. En el escrito de Hessen, como en los trabajos de Merton, el problema de la utilidad del conocimiento científico es abordado en términos macro históricos. Pero aquí la utilidad de la ciencia no se explica en términos de su función en la evolución del sistema social general, sino en términos de su función específica dentro del marco de una estructura productiva determinada. Hessen, al igual que el funcionalismo, deja intacto el contenido y la objetividad del método científico. En este sentido, el carácter utilitario de la ciencia sólo se visualiza como proceso histórico. En su planteo, el desarrollo científico está fijado por factores sociales en la medida en que es parte de este proceso histórico, determinado por el desarrollo progresivo   de las fuerzas productivas al cual la ciencia contribuye (6). Jünger Habermas y la reelaboración del problema frankfurtiano de la extensión de la racionalidad técnico instrumental
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks