La toma de los conventos de la sabana por los franciscanos en 1600. Seducción, exhibición cortesana y violencia.

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Transcript
  Caminos Cruzados:Cultura, Imágenes e Historia un UNIVERSIDAD NACIONAL  DECmOMB" SEDE MEDElÚN FACULTAD DE CIENCIAS HU.MANAS  y  ECONÓMICAS Medellrn, 20 Io  Caminos Cruzados: Cultura. Imágenes e HistoriaPrimera edición. Junio 20 IO @  Universidad Nacional de Colombia. sede Medellin Facultad de Ciencias Hum anas y _Económ icas ISBN 978-958-728-065-4 Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra sin autorización escrita del titular de los derechos patrimoniales.Impreso y hecho en Medellín - Colombia M oisés W asserm an lerner  R ecto r Ana Catalina Reyes Cárdenas Vicerrectora  Sede MedellínDiana Luz Cebailas GómezDecana  (E) Facultad de Ciencias Humanas  y  Económicas Jaime Hening Polanía Director de  Inuestigoción  Medei/in (DIME) Diana Luz Ceballos Gómez Direclora de Invesligaciones  y  PublicacionesFacultad de Ciencias  Humanas y EconómicasCompilador: Yobenj Aucardo Chicangana-Bayona.Imagen carátula: Augusto Ardila Plata. "Custodia" - Serigrafía. 2008.Diagramación: L. Vieca e Hijas Ltda. C am in o s C ru zad o s :C u ltu ra, Im ág en es e H is to ria Yobenj Aucardo Chicangana-Bayona(Compilador)Ana María Rodríguez Sierra' Ángela Chaverra Quintero' Ewa Kubiak• Gregorio Saldarriaga • Luis Miguel Córdoba Ochoa • María CristinaPérez Pérez • Marta fajardo de Rueda' Oiga Isabel Acosta Luna'Paolo Vignolo • Patricia Garda Páez • Susana Ynés González Sawczuk• Yamid Galindo Cardona' Yobenj Aucardo Chicangana-Bayona •Yohana Josefa Rodríguez Vega F A C U L T A D D E C IE N C IA S H U M A N A S y  E C O N Ó M IC A S L lB R O Srl FA C U L T A D .UNIVERSIDAD N AC IO N AL D E C O LO M BIA S E D E M E D E L L lN  158 . .  ; . :  . La toma de los conventos de la sabana por losfranciscanos en 1600. Seducción, exhibicióncortesana  y  violencia l Luis Miguel Córdoba Ochoa' Introducción E  n el s. XVI el mundo americano se prestó para que se diera un continuo procesode redefinición de las identidades, tal como ocurría con los oficiales españolesque se volvían indianos asumiendo gestos, gustos y actitudes propios del NuevoMundo como una manera eficaz de demostrar que hablan asimilado las pautas decomportamiento  y  los signos externos que les garantizaban un nivel elevado dereconocimiento por las élites de encomenderos, o como ocurría con los indígenasladinos que aprendían la lengua española, que apreciaban los nuevos alimentoseuropeos, que se constituían en intermediarios culturales entre unos  y  otros, y quefueron los sujetos más idóneos para dirigir incursiones nativas contra poblacionesespañolas dado el conocimiento que tenfan de éstas. como ocurrió con los asaltosde los pijaos a Neiva o a [bagué.Las condiciones de mayor libertad que tuvo el clero en el Nuevo Mundo paraasumir comportamientos excéntricos o para inventarse vidas ~cticlas dieronlugar a que algunos individuos demostraran ostentosamente que su condiciónde sacerdotes no era incompatible con el amor por la vida cortesana  y  por loslujos que la acompañaban. En el caso que presentaré en las siguientes páginasse verá la situación de franciscanos que asumían su vida en Indias como la vidade cortesanos galantes cuyos cotos de seducción eran, por obvias razones, losconventos femeninos.  y  por tal motivo acudían a estrategias legales o a violentos A Marra Cristina Osario Villegas.Proíesor Asociado. Departamento de Historia. Universidad Nacional de Colombia -Sede de Mede!lín.Imcordob@unal.edu.co 159  LIBROS  m :  LA FACULTAD actos de fuerza para quedarse con el control de los mismos y de las mujeres quevivían en ellos.También severá que frente a situaciones de patente abuso por parte de los frailes,las monjas y las novicias de los conventos presentaron una tesonera resistencia,en la que expresaron con valentía la dimensión de los agravios que recibían de losfranciscanos, mientras el grueso del vecindario callaba por temor a las censuraseclesiásticas de éstos. Asimismo, las estrategias de galanteo de los frailes, queformaban parte de típicos rituales de seducción cortesana, se confundían conrituales sagrados de naturaleza litúrgica, con lo cual parecía que se buscaba darlesuna mayor eficacia frente a las monjas y novicias a quienes iban dirigidos.El caso que se estudiará se presentó a comienzos del s. XVII cuando losfranciscanos pretendieron tomar el control de los conventos femeninos de la sabanade Bogotá, que estaban sUjetos al arzobispo Bartolomé Loboguerrero. Al indagar sobre los hechos el arzobispo reunió numerosas declaraciones de los testigos detales hechos. así como las denuncias que le dirigieron las monjas de su puño  y tetra. Elexpediente fue enviado por el arzobispo a España y hoyes una de las gratassorpresas que esperan al investigador en el Archivo General de Indias en Sevilla'. ElConcilio de Trento  y  la amenaza a las órdenes regulares En el último tercio del siglo XVI, la aplicación del Concilio de Trento atizólos enfrentamientos entre el clero secular y el clero regular al determinar que lasórdenes regulares deberían someterse a la autoridad de los arzobispos para evitar la independencia con ta que actuaban, pues, por ejemplo, los dominicos, agustinoso franciscanos que incurrían en prácticas sacrílegas alegaban que sólo debían ser examinados por los superiores de sus órdenes y no por los obispos. La exigenciade subordinación del clero regular a tos obispos fue una medida dolorosa para losreligiosos en el Nuevo Mundo, quienes difundieron el bulo de que el Concilio deTrento no debía obedecerse en Jndias  y ,  que por lo tanto. los arzobispos no teníanJurisdicción sobre ellos', ) Archivo General de Indias de Sevilla. En adelante. AGI. Santa Fe.226.4 Pierre Duviols,  Cu/lura  y  represión andina: procesos  y  uisitas  de idolatrias  y  hechicerías. Caja/ambo. Siglo XVI.  Cuzco. Centro Bartolomé de las Casas. 1986. pp. xxxix.xlvl. 160 ..-;,!~ ',~ ~'  - ; ) , . .. ~ ~, t, .) .  ' -  '( , '1" . ~ ' _ ; ; l i ,  ~, . . 1 . 0 ; ' la toma de los con~ntos de la sabana por los fíanciscanos en 1600 Las rivalidades entre las órdenes, y entre éstas y el clero secular, en cabeza delos arzobispos, se presentaron en diversos campos. Era motivo de controversia laprecedencia en las ceremonias religiosas como las de Semana Santa o Corpus, losánimos se vinagraban porque los presidentes de las Audiencias o los gobernadoresdaban primero la paz al provincial de los franciscanos y no al de los dominicos.En los casos más extremos, dominicos y franciscanos se enfrentaban con piedras,lanzas y espadas en torno al crucial tema de la Concepción Inmaculada de la Virgen,como pasaba en las calles de Cartagena y Popayáns.Sin embargo, desde la Edad Media las órdenes y el clero secular también seenfrentaban con celo, espiritual y hormonal, por las mujeres de la Iglesia,es decir, por las monjas y las novicias de los conventos. la fundación de los primeros conventosfemeninos medievales se realizó con el apoyo de las órdenes mendicantes dedominicos o franciscanos para que las mujeres que ingresaran en ellos. sus hermanasespirituales, como las clarisaso las monjas de la Concepción, encontraran un caminode salvación similar al que ellos hallaban en sus monasterios. Elasunto del gobiernoespiritual de los conventos femeninos. dirigidos por una priora  O  una abadesa,era untema de controversia pues los arzobispos pretendían ejercerlo tras quitárselo a lossuperiores de las órdenes masculinas bajo cuya sombra habían nacido.El gobierno de un convento permitía acceder al control sobre sus recursoseconómicos, como las dotes que adelantaban los padres de las novicias o de lasmonjas profesas, o de las donaciones como tierras, cuadros y custodias. Igualmente,los prelados de los conventos tenfan el privilegio de gobernar la vida de las monjas,pues como sus padres espirituales eran sus confesores y sus guías y los únicoshombres que podían tratar con mujeres que vivían de forma permanente en clausura.Los religiosos de las órdenes que gobernaban los conventos femeninos consideraronque ellas eran sus mujeres en más de un sentido. Esasingular intimidad espiritualque sostenían religiosos y monjas dio lugar a conductas escandalosas en el mundocatólico y en el Concilio de Trento también se tomaron precauciones para evitarlas 6. los franciscanos defendían el dogm¡¡ del nacimiento sin pecado de la Virgen. mientras que los dominicossostenían lo contrario.6 los escándalos a los que daba lug¡¡r el tipo de particular de intimidad privilegiada Quesostenfan re!igiososy monjas fueron habituales desde la Edad Media. Un ejemplo notable de este tipo de situaciones seencuentra en Peter linehan,  Las dueñas de Zamora. Secretos. estupor   y  poderes en la Iglesia española del siglo XIII.  Barcelona. ed. Península. 1997. 1 6 1  LIBROS DI:lA FACULTAD Doce apóstoles franciscanos saquean a las Clarisas de Tunja En 1571 se fundó el convento de Santa C lara de Tunja. el primer conventofemenino del Nuevo R eino de Granada. D esde su fundación estuvo sujeto a los franciscanos pero el temor al castigo real por un violento hecho contra las monjaslos forzó a acordar en un capítulo de la orden que levantarían la obediencia que ellas [es deberían dar El hecho en mención ocurrió cuando el provincial de losfranciscanos en la década de 1580. fray Jua~ de Velmes. le solicitó a la fundadora del coriv~n~o, Juana de Jesús, que hiciera una pequeña puerta en el comulgatoriopara que los franciscanos pudieran entrar al claustro con el pretexto de vigilar lapiedad con la que vivían sus hermanas espirituales. Sin embargo, sus incursiones en el convento desbordaron sus propósitos pastorales  y  por eso la abadesa fundadoradecidió poner un candado por dentro de la puerta para impedirles el acceso. En represalia, fray Juan de Ve!mes fue al convento de San Francisco por doce frailes, conquienes regresó para tumbar la puerta del convento de las clarisas. Una vez adentro, ellos tomaron a la abadesa Juana de Jesús a patadas y a empellones. le quitaron el velo y saquearon el convento llevándose importantes bienes en metálico, así como una custodia de plata. telas y joyas. pues alegaron que las propiedades de Jos franciscanos y de las clarisas eran comunes 7,  Lejos de quedarse inactivas, lasmonjas presentaron una querella criminal ante la Audiencia  y  estaban dispuestas a llevar el caso ante el C onsejo de Indias y ante Felipe 11.Para evitar el castigo que el conocimiento de estos hechos podría motivar en España, los franciscanos aceptaron devolver la mayor parte de los bienes hurtados y levantar a las monjas la obligación de darles obediencia. Después de estos acontecimientos las clarisas La declaración de Gabriel de la Parra sobre el caso señaló lo siguiente. "Siendo provincial de la dha ordenfray Juan de LesmesQue por no aver querido abrir la dha fundadora la dha puerta se fue a su conventode Sant Fran"" de la cha ciudad de Tunja y con doce frailes vino al dho convento de Sancta C lara ymando a la dha fundadora le abriesse la puerta la qualles dixo que en la clausura de las monjas no lepermittle~en entrar sino a cossas muy graves y que no fe fe avian de abrir y los dhos provincial y fraylescon !1lucho enojo Y grandissimo escandalo y alboroto de toda aquella ~iudad rompieron las puertasdel dho convento y entrando dentro con mucho oprobio y afrenta dieron a la dha fundadora muchosempellones y golpes y le quitaron el belo de la cave~ay le hicieron otraS muchas injurias y afrentas.AGI. Santa Fe. 226. D eclaración del clérigo Gabriel de la Parra. F.80. Santa Fe, 16 de marzo de 160 l.Gabriel de la Parra era el capell~n de las C larisas y fue el apoderado de las monjas ante la Audiencia enla querella con los franciscanos. U na de sus hermanas estaba en el convento cuando lo asaltaron losfranciscanos. 162 ~:. ,;'  " . . ' ./ la toma de los conventos de la sabana por los franciscanos en 1600 quedaron bajo el gobierno del arzobispo LuIS Zapata de C árdenas  y  de su sucesor. Bartolomé Loboguerrer0 8• Los franciscanos no se resignaron ante la pérdida de las clarisas pues en losaños siguientes se comportaron con ellas como el adolescente que encuentra en elinsulto la forma más adecuada para expresar su atropellado deseo por una joven . C omo lo narró en 1601 el capellán Gabriel de la Parra.los franciscanos merodeabanen torno al convento de Santa C lara de Tunja la espera de manifestar su amor y su odio. Sus actuaciones frente a las hermanas espirituales, que ya no gobernaban,contenían explicitas referencias de carácter sexual.Por ejemplo, de la Parra narró que en una ocasión cuando reparaban la porteríadel convento de Santa Clara, el guardián de San Francisco se acercó a ésta,y tomo una poca de tierra blanca de la que caya de las piedras que13brava,1los dhos canteros y con poco temor de dios y de los dhosofficiales que presentes estavan y poco respecto de las dhas monjas,echo un poco de tierra blanca en el suelo de el torno y alli pinto elmiembro viril con sus genitales y de letra gorda puso caraja. dandovuelta al torno dixo a la tornera y a otras monjas que alli estavan.tomen alla ese monda dientes por ser de mi mano, de que las dichasmonjas quedaron muy escandalizadas ..Los franciscanos no desperdiciaban oportunidad para hacerles saber a lasclarisas que pese a no gobernarlas estaban dispuestos a servirlas: sexualmente,desde luego, como ocurrió cuando uno de ellos fue al convento de las clarisas apedirles pan, como buen mendicante. Gabriel de la Parra narró que la clarisa que atendía la portería le diJOal franciscano que. no avia pan que poderle dar, porque estaban ama~ando, que si queriaguevos, el qual dicho fraile dijo en voz alta, señora guevos hartostenemos en casa que daremos a Vmds, y aquí estan los mios mas amano. Y este testigo le dijo al dicho fraile que era un mal cristiano ymal fraile, que hombres perdidos y rufianes no se atreverían a decir semejantes deshonestidad es a mujeres muy comunes y que el lasdecia a una sierva de dios. 8 Gabriel de la Parra informó Que mientras las C larisas estaban bajo la autoridad de los franciscanos nohabía ingresado ninguna monja al convento. mientras que ~n los 22 años que llevaban hajo el gobiernode los arzobispos habían entrado 46 monjas.163
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x