La identidad del héroe en el Mío Cid Rubén Abelardo Mesía Matos

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 11
 
 

Food

  La identidad del héroe en el Mío Cid Rubén Abelardo Mesía Matos
Share
Transcript
    La identidad del héroe en el Mío Cid Rubén Abelardo Mesía Matos La búsqueda como detonante de una exploración de la individualidad en contraste con un mundo interno o externo, es común en la literatura; bastará recordar las tipologías que Lukács nos provee al analizar la novela (1) . Si bien el estilo en la épica del Mío Cid no se ajusta formalmente a la definición de novela, la figura casi mítica del “ Cid Capeador ”  presenta características de la novela moderna. Lukács otorga categoría al desarrollo a través de la busca del héroe. Los poemas del Mío Cid poseen esa característica; por ende, un estudio de la misma en un marco teórico novelesco, a nivel conceptual, es posible. Empecemos, desarrollando algunos aspectos propios del contexto donde la “búsqueda”  de nuestro Sidi o Cid se realizará. Gerald Brenan sitúa el srcen del Mío Cid “hacia el 1140” (2)  en un contexto histórico de España envuelta en una suerte de cruzadas y peregrinaciones, los estados cristianos del norte sobreviven juntos a los estados moros. La cercanía, ya sea comercial o bélica, entre diferentes culturas de toda Europa en la península ibérica genera, inevitablemente, un desarrollo intercultural de los pueblos que al mismo tiempo está definida por una necesidad de identidad, de ahí el alto valor del honor para la sociedad de aquella época, aunque está identidad sea meramente geográfica. Dentro de ese contexto, el personaje del Cid se desarrolla en la obra. En varias ediciones de los Poemas del Mío Cid se encuentra, en el inicio de los libros, una parte de carácter sinóptica biográfica que sirve para empaparnos de ese contexto. (1)   Lukács, Gyorgy. “Teoría de la Novela”, Opera Mundi.  (2)   Brenan, Gerald. “Historia de la literatura Española”, Editorial Losada, S.A., 1958. Pág. 152.  E n el “Poema del Mío  Cid ”, nuestro héroe  es presentado como un personaje noble de una familia decadente que por mérito propio es nombrado caballero. Debido a una serie de situaciones, que Lukács podría llamar casi epopéyicos, el Cid es desterrado y, junto a sus hombres más fieles, decide marchar a los estados moros en búsqueda no solo de redención; pero al mismo tiempo, de riquezas. En esa primera parte se puede encontrar diversos aspectos culturales, religiosos de la propia época, pero también esa trascendencia humana que abarca todas las generaciones, el Cid vela por los intereses de sus seres queridos antes de partir, promete volver con riquezas. Acaso no es este afán de superación, de progreso, lo que determina gran parte de la obra. Ruy Díaz es un personaje cuya búsqueda de superación lo guía a través de su jornada, él no solo cae en la infamia, busca redención, no se opone al mandato de su Rey, de esa figura casi tácita, elevada, sino que trata de erigir su propio destino con las incansables manos con que destrozan enemigos y somete reinos. Su destierro, no es condición de su suerte, pero es consecuencia de su búsqueda. Causa envidia después de su primera victoria al ayudar a Almutamiz, lo que genera la intriga de su destierro, y él lo acepta así, no busca maldecir su suerte ni sumirse en el odio o rencor contra el Rey, esa figura tácita, elevada, que me hace pensar en los dioses que maldicen a Ulises, el quiere forjarse superarse dentro de sus propios medios, en una época de dioses elige la redención pero la redención manual, hacedera a fuerza de propia voluntad, no necesita refugiarse en un Rey; al contrario, pareciera que el Rey se refugia en él, desligándose de la epopeya y sumiéndose en una aventura contra ese mundo hostil exterior, siempre buscando, construyéndose a sí mismo, un mundo de la novela moderna. Las bodas y la enfrenta de Corpes, prefiguran lo mismo; ese camino que el Cid debe recorrer en búsqueda de superación. Gerald Brenan señala: “Todo el poema es sobrio y realista. El cid es un hombre como cualquiera, sin otra diferencia que se más bravo y capaz, y actúa impulsado por el muy humano deseo de hacer dinero, establecerse con su esposa y casar bien a sus hijas. Como cualquier hombre de negocios moderno, podría decirse. Pero el dinero y la posición se ganaba en aquellos días, no por medio del comercio sino combatiendo, y, en consecuencia, el cid   posee el código de honor que generalmente se encuentra en todos los países entre los hombres que arriesgan sus vidas (  …)” . Brenan, Gerald (1958). “Historia de la literatura Española”. Editorial Losada, S.A. 1958. Pág. 60-61 Es esa búsqueda lo que lo impulsa a seguir adelante a enfrentarse a ese mundo externo, por eso manda regalos a su Rey, busca su redención, no se siente avergonzado, se sabe merecedor de aquello que puede alcanzar. Es bendecido por los ángeles, ningún dios se opone a su camino. En las bodas el Cid recupera a su familia, recibe el perdón, pero ahora es el Rey quien le está pidiendo algo, la mano de sus hijas. Lo mismo ocurre en la última parte del poema, ahora, este hombre que se ha impuesto sobre los hombres, el Cid, en comparación a los nobles, esos antiguos dioses de la Época Medieval, es inmenso. Eso se ve claramente cuando los Infantes de Carrión huyen de los leones. Después los nobles intentan dañar al Cid a través de sus hijas, y ahora en otra batalla, de estilo judicial, el Cid también salé victorioso. Se impone ante toda adversidad sortea ese destino impuesto forjándose. El Cid representa el inagotable ideal humano forjándose como individuo, es como el héroe moderno de Lukács, pero no encaja en la estreches ni en la bastedad de alma, tal vez encaja un poco mejor en esta última, no aprende del mundo, lo domina; en una época con dioses, esos dioses no forjan su camino. Él elije, aspira, no hay nada resuelto para él, es un Odiseo dominando los mares, para retornar a casa, es un Aquiles que marcha deseoso a la guerra y sobrevive, un Edipo que puede ver.   Referencias    Lukács, Gyorgy. “Teoría de la Novela” , Opera Mundi.    Brenan, Gerald. “Historia de la literatura Española” , Editorial Losada, S.A., 1958.    “Vida y Poema de Mío Cid”, Editorial Vasco Americana S.A., 1972.  
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x