La Huelga de 1962 en el Colegio de Barranquilla (Codeba): Violencia Estudiantil y Moralidad Católica.

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 9
 
  It is an explanation why they introduced a secondary student movement in a historical context of the exclusionary policies and the National Front came into play from the standpoint of principle and moral authority wielded Catholic social sectors
Tags
Share
Transcript
  * Universidad del Atlántico. jesbolb@gmail.com L A  H UELGA   DE  1962 EN   EL  C OLEGIO   DE  B ARRANQUILLA  (C ODEBA ): V IOLENCIA  E STUDIANTIL   Y M ORALIDAD  C ATÓLICA J ESÚS  R  AFAEL  B OLÍVAR   B OLÍVAR  * Recibido:  2 de julio de 2014 Aceptado: 13 de agosto de 2014  RESUMEN Es una explicación de por qué se presentó un movimiento estudiantil secundario en un contexto histórico políticamente excluyente del llamado Frente Nacional y lo que entró en juego desde el en-foque del principio de autoridad y moralidad católica que esgrimieron diversos sectores sociales en-frentados y acicateados por las coyunturas nacional e internacional de autonomía, simpatías por los  procesos políticos en curso en América Latina y el mundo perteneciente a la década de los años 60. Palabras clave Movimiento estudiantil, Moralidad, Autonomía, Juvenil. ABSTRACT It is an explanation why they introduced a secondary student movement in a historical context of the exclusionary policies and the National Front came into play from the standpoint of principle and moral authority wielded Catholic social sectors faced and spurred by national and joint auto-nomy international sympathy for the political processes underway in Latin America and the world  belongs to the decade of the 60. Keywords Student movement, Morality, Autonomy, Youth. R  EVISTA  A MAUTA  • U  NIVERSIDAD   DEL  A TLÁNTICO  • B ARRANQUILLA  (C OL .) • ISSN 1794-5658 • N O . 24 • J UL -D IC  2014 • 97-119  98 R  EVISTA  A MAUTA  • U  NIVERSIDAD   DEL  A TLÁNTICO  • B ARRANQUILLA  (C OL .) • ISSN 1794-5658 • N O . 24 • J UL -D IC  2014 • 97-119L A  H UELGA   DE  1962 EN   EL  C OLEGIO   DE  B ARRANQUILLA  (C ODEBA ): V IOLENCIA  E STUDIANTIL   Y  M ORALIDAD  C ATÓLICA Introducción La década de los 60 del siglo XX ha sido motivo de interés en varios ám- bitos del pensamiento humano. Luego de cumplirse 40 años de los grandes movimientos juveniles de 1968, son varias las reexiones que han surgido a través de diversas publicaciones. 1  Era el periodo del Frente Nacional, caracterizado por la alternancia en el gobierno entre los dos partidos políti-cos tradicionales, Liberal y Conserva-dor. El clima de exclusión que se vivía inuyó mucho en el curso que tuvo el movimiento estudiantil colombiano. Un estudioso del tema expresó que durante el periodo del Frente  Nacional, el movimiento univer- sitario se erigió como un proble-ma político de primer orden... El movimiento estudiantil al consti-tuirse en una fuerza de oposición al Frente Nacional contribuyó a  situar a la Universidad en el cen-tro de los problemas políticos del régimen, al punto de ser junto con los problemas agrarios y de la inación, una de las principales  fuentes de dicultades de la ad  - 1. Es el caso de The American Historical Review , revista de la Asociación Americana de Historia, que dedicó los números 1 y 2 de 2009 a lo que de-nominó “The International 1968”, Part I y Part II. Volume 114, Number 1, february 2009 y Volume 114, Number 2, april 2009. En total se publicaron seis artículos sobre la temática en los dos números mencionados. ministración Pastrana en los años 1971-1972. 2  Políticamente se presentaba un punto de quiebre entre la hegemonía política del liberalismo dentro del movimien- to estudiantil y la inuencia inicial que empezaba a tener la izquierda re-volucionaria acicateada por los triun-fos de revoluciones como la cubana y el impacto que ella tuvo a lo largo de América Latina. 3  A nivel mundial era el preludio de una ola de movimientos sociales que sacudirían el sistema ca- pitalista internacional, tema analizado  profusamente por sociólogos, politó-logos e historiadores. 4 La mayoría de los estudios sobre el movimiento estudiantil colombiano se concentran en los protagonizados por estudiantes universitarios y casi que ninguno para el estudiantil de secun- 2. Ivon Lebot, “El Movimiento Estudiantil durante el Frente Nacional (1958-1974),  Ideología y socie-dad,  19 (1976): 49-70. Aunque el análisis de Lebot se circunscribe al movimiento estudiantil universi- tario, muy bien puede detectarse que su inuencia  permeó sectores de la educación secundaria, más en el caso del Codeba que compartía en esos momentos la manzana donde se ubicaban ambos planteles.3. En cuanto a la periodización del movimiento es-tudiantil existe mucha aceptación sobre el punto. El movimiento estudiantil estaba en un “Periodo de ruptura: se expresa en el giro a la izquierda del movimiento estudiantil 1957-1969”. ANDES RISA-RALDA, en http://books.google.com.co/books?id= 1U7q2nRbZSwC&pg=PA159&lpg=PA159&dq=historia+del+movimiento+estudiantil+colombiano. Consultado el 6 de agosto de 2009.4. Uno de esos análisis se encuentra en Immanuel Wallerstein, Capitalismo histórico y movimientos antisistémicos. Un análisis de sistemas-mundo , (Madrid: Ediciones Akal, 2004) 345-387, Capítulo XXIV “1968, una revolución en el sistema-mundo: tesis e interrogantes”. Daniel Bensaïd et Henri We- ber, Mai 1968: une répétition générale (Paris: Mas- pero, 1968).  99 R  EVISTA  A MAUTA  • U  NIVERSIDAD   DEL  A TLÁNTICO  • B ARRANQUILLA  (C OL .) • ISSN 1794-5658 • N O . 24 • J UL -D IC  2014 • 97-119J ESÚS  R  AFAEL  B OLÍVAR   B OLÍVAR  daria. 5  ¿Qué ocasiona esa situación? Podríamos adelantar una hipótesis al respecto. La historiografía sobre el movimiento estudiantil de secundaria es bastante paupérrima. 6  No obstante  para la época de los hechos historia-dos el aspecto generacional contaba,  pues normalmente los bachilleres es-taban entre 22 y 28 años inclusive, teniendo por esa razón una mayor madurez generacional. Es decir, des-de el ángulo de la madurez personal, los estudiantes alcanzaban su título de bachiller con cierto recorrido en la vida, 7  lo cual es un elemento a tener en cuenta cuando de comparar gene-raciones se trate. 8 5. Existe un estudio exageradamente descriptivo sobre el movimiento estudiantil en Barranquilla a través de una Monografía de Grado, pero referido a una etapa posterior y reducido al ámbito universi-tario. José Gabriel Pacheco Nevado y Ciro Eduardo Becerra Rodríguez, pregrado en Historia,  Expre- siones políticas del Movimiento Estudiantil en Ba-rranquilla (1970-1974) , Universidad del Atlántico, 2006.6. Este punto de vista también lo anota un historia-dor del tema: “Dentro del panorama de los movi-mientos sociales en Colombia, el estudiantil es uno de los que menos atención historiográca ha recibi -do”. Mauricio Archila, “Entre la Academia y la polí-tica: el movimiento estudiantil en Colombia, 1920-1974”  Movimientos Estudiantiles en la historia de  América Latina I  , Compiladora Renate Marsiske (México: Plaza & Valdés, 1999), p. 158.7. Por ejemplo, uno de los dirigentes y causante de la huelga, José Ramón Llanos, en el momento del suceso cursaba el último año de bachillerato y tenía 21 años tal y como consta en la Matrícula 934 de 1962, Archivo del Codeba (ADC),  Libro de Matrí-culas del Colegio de Barranquilla para Varones . Antonio Vallejo Morales, otro de los dirigentes des-tacados, tenía 19 años; Luis Marenco tenía 22.8. Mauricio Archila recuerda que en 1921 hubo un movimiento estudiantil de la secundaria en Cali,  protagonizado por los alumnos del Colegio Santa Librada por la exigencia del reintegro de cinco es-tudiantes expulsados por haber gritado vivas al Par-tido Liberal. Mauricio Archila,  Entre la Academia y la política...,  p. 161. El Colegio de Barranquilla para Varo-nes (Codeba) fue fundado el 20 de ju-lio de 1908, tenía alrededor de 1.200 estudiantes y 86 profesores, su rector era Heberto Martínez Miranda y se encontraba dentro de los colegios de mayor prestigio académico e históri-co de la ciudad. Como cosa curiosa se anota que en el Codeba existía un Consejo Directivo, con un represen-tante de los estudiantes, órgano prác-ticamente inexistente en la legislación escolar de la época 9  y que muestra un indicio del carácter tolerante y de avanzada que existía en la comunidad codebista al reunir en sus predios a estudiantes provenientes de todas las capas sociales. 10  Cuatro años después, en 1966, ese órgano directivo fue anulado por el Secretario de Educa-ción Pública Departamental, Santiago Lora Diago, quien soportó la medida aduciendo que “tal Consejo no llena-  ba nalidad alguna y antes por el con -trario, causaba perturbaciones en el  plantel” agregando que el Codeba era el “único en el país que contaba con un Consejo Directivo sin razón para tenerlo”. 11 El Codeba y la Universidad del 9. Esto es señalado por José Ramón Llanos, “o -rero de Llorente” de la huelga codebista de 1962. Entrevista Llanos, José Ramón, Bogotá, 27 de julio de 2010, con Antonio Vallejo Morales tuvimos una conversación pero no fue grabada a petición del en-trevistado.10. Una historia del Codeba se encuentra en Jesús Rafael Bolívar Bolívar y Ahmed Aguirre, Colegio de Barranquilla (Codeba): 100 Años de Honor.  Ba-rranquilla: Ediciones Codeba, 2008.11. “El Gobierno suprimió el Consejo Directivo del Colegio Barranquilla”,  Diario del Caribe , Barran-quilla, 10 de mayo de 1966, p. 3.  100 Atlántico (UDEA) ocupaban la mis-ma manzana, separados únicamente  por una delgada pared, lo que facilitó la inuencia y solidaridad recíproca de ambas instituciones. La anidad del movimiento estudiantil secunda-rio del Codeba con el de la UDEA  permaneció durante mucho tiempo hasta que en 1972 se trasladó de sitio al Codeba. 12  El movimiento que rese-ñamos tiene una importancia debido a varios factores, los cuales permiten concluir que aquel se convirtió en un hecho destacable para la posteridad del movimiento estudiantil de la ciu-dad y, hasta cierto punto, del país.El movimiento duró alrededor de dos meses; su evolución fue registrada  por la prensa local y nacional durante casi todos los días que existió y hasta editorializaron en cierto momento so- bre el hecho; 13  las autoridades locales 12. Muchos años más tarde, se recordaba esto en unas memorias, cuando se dio el asesinato del es-tudiante codebista Julián Restrepo Villarreal el 5 de octubre de 1971: “Aquella soleada mañana, nos dirigimos, en largas columnas, a las instalaciones del Colegio Barranquilla, aledaño en esa época a la Universidad del Atlántico; la línea fronteriza entre las dos instituciones era una pared y, en verdad, lo que pasaba en una institución repercutía en la otra. Mejor dicho, eran como la gasolina y la candela: cuando se mezclaban podían incendiar cualquier cosa”. Horacio Brieva Mariano,  Retratos de una ge-neración . Barranquilla: Fondo de Publicaciones de la Universidad del Atlántico y del Fondo Editorial y de Publicaciones de la Universidad del Magdalena, 2000, p. 26.13. El que un periódico dedique su  Editorial   a un acontecimiento determinado indica a las claras la importancia del acontecimiento. En teorizaciones  periodísticas, se considera así: José Luis Martínez Albertos (1983: 379) como el artículo periodístico  sin rma que explica, valora y juzga un hecho no -ticioso de especial importancia. Este juicio colec-tivo e institucional se formula de acuerdo con una convicción de orden superior que reeja la postu - y nacionales fueron protagonistas de  primer orden en la búsqueda de solu-ciones al mismo. Ministros de Estado, alcaldes, gobernadores, la Iglesia, etc., tuvieron una opinión al respecto. 14  Al-gunos de sus líderes y protagonistas trascendieron en la vida política local varios años después, tal y como ocu-rrió con varios de los líderes de la re-vuelta francesa de mayo del 68, como Alain Krivine, 15  Daniel Cohn-Bendit 16   ra ideológica de cada periódico . La situación del Editorial en la sección de Opinión, a la que abre y  preside, pone de maniesto la importancia que se le concede y la trascendencia que tiene”. http://www.ucm.es/info/perioI/Period_I/EMP/Numer_07/7-5-Inve/7-5-07.htm, consultado el 18 de diciembre de 2009.14. Hay una referencia general a los movimientos estudiantiles en una obra de carácter histórico sobre el hecho. Se encuentra en Manuel Ruiz Monteale-gre, Sueños y realidades. Procesos de organización estudiantil 1954-1966  . Bogotá, Universidad Nacio-nal de Colombia, 2002, p. 132. Se dice: “En mayo de 1962 se presentaron simultáneamente conictos estudiantiles en la Universidad Pedagógica y Tecno-lógica de Tunja y en algunos colegios estatales de Barranquilla”.15. “Alain Krivine, antiguo dirigente estudiantil de mayo del 68, es una de las personalidades más destacadas de la izquierda anticapitalista europea de los últimos 40 años. Fue candidato en las eleccio-nes presidenciales francesas por la LCR en varias ocasiones. De 1999 a 2004 fue eurodiputado en el Parlamento Europeo. Es autor de varias obras so- bre política y luchas sociales como: Questions sur la Révolution (1974), Mai si! Rebels et repentis (con Daniel Bensaïd) (1988 ), Ça te passera avec l’âge (2003), Mai 68. Fins et Suites (con Daniel  Bensaïd) (2008)”. http://asaltarloscielos.blogspot.es/1271432687/, consultado el 2 de mayo de 2010.16. “Anarquista alemán. Destacó en la revolución de mayo de 1968 en París, donde estudiaba. Expulsado de Francia por sus actividades políticas, se estable-ció en Alemania, de donde era srcinario. En 1974  participó en la articulación del Partido de los Ver-des, y en 1989 fue nombrado concejal de Cultura del Ayuntamiento de Frankfurt. Autor de  El izquierdis-mo, remedio a la enfermedad senil del comunismo  (1968),  El gran bazar   (1976) y  Hemos amado tanto la revolución  (1986)”. Ver http://www.biograasy - vidas.com/biograa/c/cohn_bendit.htm , consultado el 21 de abril de 2010. R  EVISTA  A MAUTA  • U  NIVERSIDAD   DEL  A TLÁNTICO  • B ARRANQUILLA  (C OL .) • ISSN 1794-5658 • N O . 24 • J UL -D IC  2014 • 97-119L A  H UELGA   DE  1962 EN   EL  C OLEGIO   DE  B ARRANQUILLA  (C ODEBA ): V IOLENCIA  E STUDIANTIL   Y  M ORALIDAD  C ATÓLICA  101 y Daniel Bensaïd, 17  quienes resultaron ser líderes de organizaciones políticas como la Liga Comunista Revolucio-naria Francesa y el Movimiento de los Verdes en Alemania. 18  Y a nivel nacional se ha señalado algo parecido y en el movimiento codebista, igual circunstancia se propició a futuro. 19   Estas razones nos llevan a justicar el historiar esa gesta estudiantil que se erige como el primer movimiento estudiantil de secundaria colombiano  con esas características en la segunda mitad del siglo XX y, que en algunos aspectos , presentó las facetas de los movimientos juveniles y antiautori-tarios que se producirían años más tarde, especícamente los de París, Praga y México en 1968. 17. “Daniel Bensaïd fue uno de los animadores destacados de mayo del 68. Fallecido recientemen-te, fue miembro del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) y uno de los intelectuales marxistas de refe-rencia más relevante a escala internacional. Profe- sor de losofía de la Université Paris VIII, fue autor de más de una treintena de obras, como: Cambiar el mundo (La Catarata, 2003 ),  Marx intempesti-vo (Herramienta, 2003) Resistencias (Viejo Topo, 2005), Trotskismos (Viejo Topo, 2005), Clases, ple-bes, multitudes (El Perro y La Rana, 2006), Elogio de la política profana (Península, 2009) ”.   En http://www.anticapitalistas.org/node/5119. Consultado el 1º de abril de 2010.18. De los líderes codebistas podemos mencionar que José Ramón Llanos fue miembro del FUAR, dirigente de la Federación Universitaria Nacional  –FUN–, actualmente es militante del Partido Co-munista de Colombia; Antonio Vallejo Morales, fue Rector de la UDEA, Concejal de Barranquilla du-rante una década y ha tenido protagonismo en varias campañas electorales. Su participación en la huelga se asume como una “escuela de cuadros” que pro-yectan sus experiencias en el futuro inmediato.19. Esto lo señala Ivon Lebot,  El Movimiento Es-tudiantil… , p. 56, al referirse al movimiento pro reforma universitaria inspirado en el argentino mo-vimiento de Córdoba. En concreto dice: “Muchos  personajes que seguidamente se convertirán en emi-nentes hombres políticos liberales (Germán Arcinie-gas, Carlos Lleras Restrepo, etc.) se hacen ilustres en esta ocasión. Antecedentes incubados  No podemos explicarnos este movi-miento social como un rayo caído de un cielo sereno. Encontramos varios factores que se encadenan para per-mitir una explicación de por qué se  produce en esa institución educativa secundaria lo que estamos reseñando. En lo que podríamos decir, “cultura codebista”, detectamos un espíritu de tolerancia y conuencia de diver  -sas variables sociopolíticas fruto de la presencia en el establecimiento educativo de alumnos provenientes de todos los estratos sociales. Ese espíritu “libertario”, “cosmopolita”,  por llamarlo de alguna manera, se ha mantenido casi de manera constante en el accionar codebista. En parte eso  puede explicar la existencia del Con-sejo Directivo, órgano consultivo con representación estudiantil para regir los destinos del colegio. Algo similar no se encontraba para la época en las otras instituciones educativas de la lo-calidad, como nos lo señaló José Ra-món Llanos en una entrevista conce-dida. 20  El haber contado con algunos rectores de talante democrático liberal en su pensamiento y de gran talla in-telectual como Julio Enrique Blanco (1937-1938 y 1941-1944); el antropó-logo Aquiles Escalante (1958-1959), 21   20. Entrevista a Llanos, José Ramón, Bogotá, julio 27 de 2010. 21. Una semblanza biográca de Aquiles Escalante, y que conrma su talante democrático y liberal la encontramos en, César Mendoza, “Aquiles Escalan-te: una vida al servicio de la docencia y la inves-tigación”,  Revista Universidad del Atlántico , Nº I (1997): 65-74. Escalante había sido estudiante del R  EVISTA  A MAUTA  • U  NIVERSIDAD   DEL  A TLÁNTICO  • B ARRANQUILLA  (C OL .) • ISSN 1794-5658 • N O . 24 • J UL -D IC  2014 • 97-119J ESÚS  R  AFAEL  B OLÍVAR   B OLÍVAR 
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x