LA ETNOBOTÁNICA HISTÓRICA: EL CASO MOCOVÍ EN LA REDUCCIÓN DE SAN JAVIER EN EL SIGLO XVIII HISTORICAL ETHNOBOTANY: THE MOCOVI CASE AT THE SAN JAVIER MISSION IN THE XVIIITH CENTURY

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Transcript
  54 Etnobiología 11 (3), 2013 LA ETNOBOTÁNICA HISTÓRICA: EL CASO MOCOVÍ EN LA REDUCCIÓN DE SAN JAVIER EN EL SIGLO XVIII HISTORICAL ETHNOBOTANY: THE MOCOVI CASE AT THE SAN JAVIER MISSION IN THE XVIIITH CENTURY ABSTRACT Historical Ethnobotany is a part of Ethnobotany that is designed to investigate the uses, practices, knowledge and meanings that a society had about their vegetal environment by mean of the use of historical sources. The aim of this paper is to analyze transformations that occurred in the relationship that Mocovíes had with plants, produced as a result of the processes of evangelization operated in the Jesuit mission of San Javier, Santa Fe province, Argentina. This is investigated from documentary material from different historical sources, especially the missionaries Florian Paucke and Manuel Canelas. It was possible to distinguish a total of 133 ethnospecies used within the context of San Javier. According to the criteria, 60% of them (79 ethnospecies) could be identi󿬁ed with high accuracy, 14% (19) with a medium level of accuracy the remaining 26% of the plants mentioned (35 ethnospecies) could not be identi󿬁ed. Information on total plants shows 17 use categories that were identi󿬁ed. The plants were used mainly in food, agriculture and medicine, both in terms of species diversity and quantity of speci󿬁c applications. The total number of registered ethnobotanical data sources is 234 (calculated as the sum of the speci󿬁c applications of all Cintia Natalia Rosso Becaria postdoctoral del Consejo de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET) – Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO). Paraguay 2155, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, C.P. 1121. Argentina. Correo: cintia_rosso@yahoo.com.ar RESUMEN La etnobotánica histórica comprende una parte de la etnobotánica destinada a indagar los usos, prácticas, conocimientos y signi󿬁cados que una sociedad tuvo respecto a su entorno vegetal a partir del uso de fuentes históricas. El objetivo de este trabajo es analizar las transformaciones que se produjeron en la relación que los mocovíes tenían con las plantas, srcinados como consecuencia de los procesos de evangelización y misionalización operados en la misión jesuita de San Javier -provincia de Santa Fe, Argentina-. Esto se indaga a partir de material documental proveniente de diferentes fuentes históricas, especialmente de los misioneros Florián Paucke y Manuel Canelas. Se distinguen un total de 133 etnoespecies utilizadas dentro del contexto de la reducción de San Javier. Según los criterios establecidos, el 60% de éstas (79 etnoespecies) pudieron identi󿬁carse con una alta precisión, 14% (19) con un nivel medio de precisión el 26% restante de las plantas mencionadas (35 etnoespecies) no pudieron ser identi󿬁cadas. Se identi󿬁caron 17 categorías de uso de las plantas en total. Las plantas se emplearon principalmente en la alimentación, agricultura y medicina, tanto en términos de diversidad de especies como en cantidad de aplicaciones especí󿬁cas. El número total de datos etnobotánicos registrados en las fuentes es de 234 (calculado como la sumatoria de las aplicaciones especí󿬁cas de todas las categorías de uso). La alimentación, la agricultura y la medicina constituyeron los tres espacios donde se observa con mayor claridad el interjuego de resigni󿬁caciones sobre las especies vegetales a partir del asentamiento reduccional. PALABRAS CLAVE : etnobotánica histórica, mocovíes, jesuitas, siglo XVIII, Gran Chaco meridional  55 Rosso. La etnobotánica histórica: el caso mocoví INTRODUCCIÓN La etnobotánica histórica puede ser considerada una sub-disciplina de la etnobotánica que se basa en la utilización de fuentes históricas como principal recurso para comprender la relación que las sociedades establecieron con su entorno vegetal en un lugar y tiempo determinados. Estudios que se denominan de esta manera encontramos principalmente en México (Martínez Alfaro, 1992; Martínez Alfaro et al  ., 1992; Martínez Alfaro y Aguilar, 2001a, 2001b), Brasil (Medeiros, 2009; Araújo Silva et al. ,   2010; Medeiros et al., 2010), España (Carabaza et al. ,   1998; Pardo de Santayana et al., 2006), y Argentina (Stampella, 2011; Stampella et al  ., 2011; Rosso y Scarpa, 2012; Stampella et al  ., 2013). Asimismo, en este último país existen estudios que plantean la importancia de los documentos históricos para realizar investigaciones desde una perspectiva etnobotánica (Arenas, 1997), otros que utilizan los datos etnobotánicos provenientes de obras históricas junto con informaciones procedentes de otras fuentes (arqueobotánicas, paleobotánicas; entre otras) (Vuoto, 1999; Vuoto et al  .,1999; Arenas, 2004; Capparelli et al  .,   2005, 2006, 2011; Arenas y Kamienkowski, 2013). En este trabajo nos centraremos en la relación que los mocovíes, indígenas de la región meridional del Gran Chaco, tenían con su entorno vegetal en el siglo XVIII. La etnobotá-nica mocoví cuenta con algunos antecedentes que incluyen aquellos de carácter folklórico y etnográ󿬁co ejempli󿬁cados por los trabajos de Flury (1945), Zapata Gollán (1945) y Wernicke (1947), así como de algunas breves referencias en los trabajos de Martínez Crovetto (1967, 1968a, 1968b, 1968c, 1980). Entre los estudios estrictamente enfocados en la etnobotánica de este grupo 󿬁guran los de Martínez Crovetto (1978) y Scarpa y Rosso (2011), que versan sobre la etnobotánica del “coro” ( Nicotiana paa  ), y el de Rosso (2010) referido a un relevamiento de los 󿬁tónimos de la 󿬂ora leñosa. Durante el siglo XVIII, en la región meridional del Gran Chaco varios grupos indígenas se asentaron en reducciones administradas por los jesuitas. Las reducciones presentaban una modalidad de asentamiento que 󿬁jaba al indio en pueblos, evitando el contacto con los españoles y rompiendo con la territorialidad dispersa en la que descansaban los lazos inter e intraétnicos antes de la conquista. A partir de la transformación de puntos clave como los patrones de asentamiento, las actividades de subsistencia y ciertos aspectos de la cosmovisión que estaban relacionados con cuestiones políticas y parentales, se intentaron cambiar las pautas de conducta peligrosas para el proyecto misionero. Frente a este estado de situación se plantean los siguientes problemáticas: ¿cuáles fueron las prácticas que los indí-genas incorporaron?, ¿de qué modo se llevaron a cabo las incorporaciones?, ¿cuáles fueron las resigni󿬁caciones que se produjeron en cada uno de los ámbitos y qué modalidades operaron en cada uno de ellos? El objetivo principal de este trabajo es analizar las transfor-maciones en las prácticas, los usos, los conocimientos y las signi󿬁caciones de los mocovíes en relación con su medio ambiente vegetal, a partir de la instalación de estos grupos en la reducción de San Javier, dentro de la jurisdicción de la ciudad de Santa Fe. Los objetivos especí󿬁cos que nos permiten cumplimentar este último son: a) La identi󿬁cación de las especies botánicas utilizadas por los grupos mocovíes de San Javier en el siglo XVIII a partir de la obra de los misioneros jesuitas Florián Paucke y Manuel Canelas; b) La documentación de los usos y las prácticas relacionadas con las plantas consignadas así como la interpretación de los usos y signi󿬁cados de las especies vegetales dentro del contexto cultural donde ellos están inmersos; y c) Entender los cambios en los usos y las percepciones en relación con las nuevas lógicas misioneras y coloniales a la vez que con las estrategias utilizadas por los grupos mocovíes dentro de este nuevo panorama. MATERIAL Y MÉTODOS Los mocovíes se dedicaban históricamente a la caza, la recolección, la pesca y a una horticultura incipiente. Según fuentes históricas se encontraban ubicados más al norte que en la actualidad, en la zona cercana al río Bermejo (Susnik, 1972). Durante el siglo XVIII diversos factores, entre ellos las incursiones militares de los hispano-criollos, hicieron que estas poblaciones se corrieran hacia el área cercana al río Paraná, zona de in󿬂uencia de Santa Fe y Corrientes (Susnik, 1972). En este mismo período, los mocovíes fueron uno de los primeros grupos de la parte sur del Gran Chaco que se asentaron en reducciones administradas por sacerdotes de la Compañía de Jesús. Entre aquellas situadas sobre el eje de categories of use). Food, agriculture and medicine were the three areas where there is more clarity on the interplay of plant species resigni󿬁ed after the settlement missioner. KEYWORDS : Historical Ethnobotany, Mocovies, Jesuits, XVIIIth century, Southern Gran Chaco  56 Etnobiología 11 (3), 2013. los ríos Paraguay-Paraná se fundó la misión de San Javier en el año 1743 bajo la jurisdicción de la ciudad de Santa Fe (Figura 1). En 1751 la administración pasó a manos del  jesuita Florián Paucke quien permaneció en ella hasta 1767, momento en que dicha Orden fue expulsada de América. Los  jesuitas buscaron cambiar diversos ámbitos de la sociedad indígena que podían afectar sus intereses evangelizadores. Entre ellos se buscó erradicar el nomadismo mediante el fomento de prácticas económicas como la agricultura, la ganadería y la tejeduría para evitar la caza y la recolección que implicaban la movilización de los grupos familiares. Para ello se empleaban negociaciones que muchas veces contaban con el regalo de especies exóticas como el tabaco ( Nicotiana tabacum L.) o la yerba mate ( Ilex paraguariensis   A. St.-Hil.) que aseguraran las prácticas agrícola-ganaderas. También se intentó reemplazar el sistema terapéutico chamánico en pos de la medicina europea en un intento de desautorizar la legitimidad de los chamanes. La región donde residían los mocovíes corresponde al Chaco Húmedo, una región subtropical con una temperatura media anual de entre 20 a 23ºC (Cabrera y Willink, 1980; Gorleri, 2005) y cuyas precipitaciones oscilan entre los 800 y los 1200 mm. Desde el punto de vista 󿬁togeográ󿬁co pertenece al distrito Oriental de la provincia del Chaco; su vegetación corresponde al bosque xeró󿬁lo caducifolio, con un estrato herbáceo de gramíneas, cactáceas y bromeliáceas terrestres; palmares, sabanas y estepas arbustivas haló󿬁las también están presentes. Las especies arbóreas más frecuentes son el “quebracho colorado chaqueño” ( Schinopsis balansae Engl.), por lo general asociado con “quebracho blanco” ( Aspidosperma quebracho-blanco Schltdl.), “guayacán” ( Caesalpinia paraguariensis (D. Parodi) Burkart), “mistol” ( Ziziphus mistol Griseb.), “brea” ( Cercidium praecox (Ruiz & Pav. Ex Hook.) Harms), “yuchán” ( Ceiba chodatii (Hassl.) Ravenna), “guayaibí” ( Cordia americana (L.) Gottschling & J.S. Mill.), “lapacho” ( Handroanthus impetiginosus (Mart. ex D.C.) Mattos), y diversas especies de “algarrobos” ( Propopis spp.), entre otras. Frecuentemente se encuentran las cactáceas Opuntia quimilo K. Schum.y Stetsonia coryne (Salm-Dyck) Britton & Rose, entre otras (Cabrera y Willink 1980).Durante el siglo XVIII, como se mencionó anteriormente, los grupos mocovíes se volcaron en mayor medida hacia las márgenes del río Paraná. La vegetación de dicha zona es sustancialmente diferente a la del Chaco y forma parte de un mosaico de formaciones ecológicas cuya distribución regional se expresa en forma de franjas paralelas al río. Desde el río Paraná hacia el oeste se pueden enumerar: a) La vegetación ribereña de la planicie de inundación del río Paraná ubicada sobre albardones, madrejones y bañados. Involucra forma-ciones arbóreas que colonizan las playas (“sauzales” de Salix humboldtiana Willd. y “bobadales” de Tessaria integrifolia Ruiz & Parv.) o que vegetan sobre albardones (bosques en galería); así como por vegetación herbácea de los bañados representada en su mayoría por gramíneas ( Hymenachne grumosa (Nees) Zuloaga, Echinochloa polystachya (Kunth) Hitchc., Panicum elephantipes Nees ex Trin.) y pleustó󿬁tos ( Pistia stratiotes L., Eichhornia azurea (Sw.) Kunth, etc.); b) La zona del Dorsal Oriental presenta relictos de palmares de “yatay” ( Butia yatay (Mart.) Becc.) y humedales que incluyen pajonales con palmares de Copernicia alba Morong. c) La Cuña boscosa santafesina, que presenta alternancia entre esteros, palmares de C. alba y bosques de quebrachales, así como abundancia de cactáceas ( S. coryne  , O. quimilo  , entre otras); y en el extremo oeste d) Los Bajos Submeridionales, zonas de inundación y humedales. Predominan los pastizales de Spartina spartinae (Trin.) Merr. ex Hitchc., y en menor medida palmares y vegetación acuática. Este escenario ecológico dominado por una diversidad de microsistemas generó percepciones y relaciones particulares por parte de los grupos que interactuaban con el mismo. De este territorio los indígenas de la región obtenían múltiples recursos con 󿬁nes de subsistencia (alimenticios, medicinales, mágico-religiosos, etc.).  Figura 1 . Ubicación de San Javier y las demás reducciones jesuitas del Chaco Meridional (Fuente: Maeder y Gutiérrez, 1995).  57 Rosso. La etnobotánica histórica: el caso mocoví A continuación explicamos los métodos y técnicas utilizadas para cumplimentar nuestros objetivos así como algunos inconvenientes que se pueden presentar al trabajar con fuentes históricas. Con respecto a la labor de identi󿬁cación de las especies vegetales se realizaron a partir de los escritos de Paucke y Canelas (transcripto en Furlong, 1938). Paucke escribió Hacia allá y para acá. Una estadía entre los indios Mocobíes  , 1749-1767 (1942, 1943, 1944), la cual describía aspectos de la vida cotidiana de los mocovíes asentados en la reducción con un grado de detalle muy destacado. Por otro lado, los escritos de Canelas fueron transcriptos por el  jesuita Guillermo Furlong en 1938 en un informe titulado Entre los mocobíes de Santa Fe. Según las noticias de los misioneros jesuitas Joaquín Camaño, Manuel Canelas, Francisco Burgués, Román Arto, Antonio Bustillo y Florián Baucke  , el cual permite ampliar los datos obtenidos a partir de las descripciones de Canelas. La obra de Paucke presenta nombres vulgares de las plantas en castellano, mocoví, guaraní -transcripción fonética de los misioneros-, alemán -e incluso en quechua- que se hallaban vigentes en el siglo XVIII. Las menciones de Canelas son aún más parcas; menciona solamente el nombre de algunas plantas, en especial de las “yerbas medicinales” y “󿬂ores curiosas” ( Passi󿬂ora   spp.). En el proceso de dilucidar los taxones botánicos a los que hacen alusión las entidades registradas por Paucke discutimos las determinaciones de Wernicke (realizadas en la traducción de la obra de Paucke publicada entre 1942 y 1944) y de Zapata Gollán (1945), así como las de otros investigadores que también registraron correspondencias entre nombres mocovíes y guaycurúes de las plantas en general. Por úl-timo, los resultados también fueron contrastados con las identi󿬁caciones realizadas por Vuoto (1999) para los Toba de la provincia de Formosa; por Martínez Crovetto (1964) y por Martínez (2009) para los Toba de la provincia del Chaco y por Filipov (1996) para los Pilagá, por pertenecer a la misma familia lingüística. Asimismo se consultaron bases de datos regionales (Zuloaga et al  ., 2009; Tropicos.org, 2009) a los 󿬁nes de convalidar que las plantas silvestres identi󿬁cadas fueran oriundas de regiones aledañas a San Javier. Las identi󿬁caciones botánicas se contrastan además con las obtenidas durante trabajos de campo realizados en cuatro oportunidades con grupos mocovíes del sudoeste de la provincia del Chaco entre noviembre de 2008 y diciembre de 2010. Durante los mismos la autora junto con el doctor Gustavo Scarpa efectuaron colectas de material vegetal, el cual fue identi󿬁cado por Gustavo Scarpa y se halla hoy depositado en el herbario del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” bajo la sigla “BA”. En el presente trabajo discutiremos las aplicaciones especí󿬁cas y las categorías de uso de las especies vegetales identi󿬁cadas, por lo que una discusión más extensa sobre las determinaciones puede verse en Rosso y Scarpa (2012). La identi󿬁cación de especies vegetales mencionadas en obras de carácter histórico presenta numerosas di󿬁cultades que deben ser sorteadas y sobre los que no existen pautas metodológicas consensuadas al respecto. Como mencionamos nuestro trabajo está centrado en los escritos jesuitas de Paucke y, en menor medida, en las narraciones de Canelas que presentaron di󿬁cultades especí󿬁cas acordes al tipo de escritura –literatura del exilio–, al tiempo, al lugar y a la profesión que desempeñaban estos religiosos. En primer lugar, dado que estos autores no han dejado material herborizado alguno que se conserve hoy en ningún herbario conocido, esta tarea debe realizarse a partir de nombres vernáculos, descripciones e imágenes como único material de referencia. A su vez, éste muchas veces resulta escaso o incompleto debido a que fue registrado por individuos que claramente no tenían entre sus objetivos realizar una documentación 󿬁dedigna de la 󿬂ora sino simplemente comentar ciertas consideraciones respecto a las especies observadas en América. En segundo lugar, estos sacerdotes no tenían una preparación especial en botánica, con lo que sus descripciones no tienen en cuenta características que podrían sernos útiles para la determinación de las mismas. Todo esto hace que la labor de determinación botánica se parezca a la reconstrucción de un rompecabezas al intentar articular informaciones fragmentarias en un todo coherente. En ello radica su di󿬁cultad pero, también en parte, su atractivo. Siguiendo la metodología que utilizamos en trabajos an-teriores (Rosso y Scarpa, 2012) se de󿬁nen tres niveles de precisión en la identi󿬁cación botánica de estos tipos de datos históricos: 1) Nulo: Un nombre vernáculo corresponde a más de un género botánico (y por de󿬁nición a más de una especie); 2) Medio: un nombre vernáculo se corresponde con un género botánico de manera unívoca pero con más de una especie; y 3) Alto: un nombre vernáculo se corresponde unívocamente con una sola especie botánica. Posteriormente a la identificación de las especies que encontramos en la obra de Paucke, se documentaron los usos y prácticas relacionados con las mismas. Para ello también se analizaron las fuentes históricas arriba indicadas, al mismo tiempo que se comparó con la información bibliográ󿬁ca relativa a grupos mocovíes actuales y con los propios datos obtenidos en el campo, a 󿬁n de poder clari󿬁car dichas cuestiones. A partir de los resultados anteriores, reconstruimos los usos y las prácticas e interpretamos los signi󿬁cados ligados a las especies vegetales para comprender los procesos de cambio y continuidad asociados a las plantas en el período reduccional  jesuita. La 󿬁nalidad de esto último se halla estrechamente  58 Etnobiología 11 (3), 2013. ligado a los objetivos generales de este trabajo, es decir, a comprender la percepción que los mocovíes tenían sobre su ambiente natural así como los conocimientos, las prácticas, los usos y las signi󿬁caciones que estos poseían de las plantas en los diversos ámbitos de la vida social.Dentro de los aspectos metodológicos debemos de󿬁nir dos cuestiones de suma importancia. La primera es el empleo del concepto de “etnoespecie”, el cual para este trabajo es utilizado como las especies locales mencionadas en las fuentes históricas citadas generalmente con un nombre vernáculo. La segunda aclaración metodológica que debemos realizar es la utilización de la diferenciación de las categorías de uso “agricultura” y “alimenticias” que pueden parecer su-perpuestas pero no lo están. Consideramos necesario separar estas categorías ya que no todas las plantas alimenticias fueron obtenidas mediante las prácticas agrícolas, gran parte de ellas fueron adquiridas mediante la recolección de recursos silvestres. La importancia que los jesuitas dieron a la agricultura produjo la mayor introducción de plantas exóticas y nuevas formas de explotar más intensivamente algunas plantas ya conocidas como el maíz ( Z. Mays L.). Asimismo, los productos obtenidos en las reducciones a partir de esta actividad eran intercambiados en el mercado colonial y redistribuido entre las distintas misiones jesuitas. RESULTADOS Y DISCUSIÓN Se pudieron distinguir un total de 133 etnoespecies utilizadas dentro del contexto de la reducción de San Javier. Según los criterios establecidos, el 60% de éstas (79 etnoespecies) pudieron identi󿬁carse con una alta precisión, 14% (19) con un nivel medio de precisión el 26% restante de las plantas mencionadas (35 etnoespecies) no pudieron ser identi󿬁cadas ya sea porque tanto Paucke como Canelas consignaron sólo el nombre vulgar sin ninguna descripción que pudiera guiarnos en su identi󿬁cación o debido a que el nombre vulgar hace referencia a especies de distintos géneros y familias. A pesar de las confusiones presentadas en algunos casos –tales como el del “guayacán” y el del “palo santo”- o en la falta de concordancia respecto a la planta aludida entre su nombre vulgar y su iconografía ( nettaguie  ), nos parece importante destacar que casi las tres cuartas partes (73 %) de las especies que aparecen descriptas por Paucke y Canelas han sido identi󿬁cadas. Gran parte de estas pudieron ser determinadas gracias a la descripción y a la iconografía presentes en Hacia allá y para acá  , así como por la presencia del nombre vulgar criollo y/o mocoví que permitió el cruce con otras informaciones provenientes de fuentes históricas y/o etnobotánicas. Al mismo tiempo, en algunos casos nos fueron de utilidad los antecedentes de determinaciones botánicas consignados por Wernicke y Zapata Gollán. Esto se debió a que algunas especies ( Geoffroea decorticans (Gillies ex Hook. & Arn.) Burkart, Erytrhina crista-galli L., Prosopis alba Griseb., Phytolacca dioica L., etc.) poseen características morfológicas sumamente particulares que permitieron su fácil determinación. Se coincidió en la identi󿬁cación de 20 especies con (de un total de 82) Wernicke (Paucke, 1942-1944) y de 19 (de un total de 45) con Zapata Gollán (1945). En la Tabla 1 se sintetizan los datos respecto al rol de las plantas en cada una de las categorías de uso identi󿬁cadas en los ámbitos socio-culturales analizados en este trabajo, en términos de frecuencia absoluta y relativa de etnoespecies y de aplicaciones especí󿬁cas.Según las especies identi󿬁cadas, se puede comprobar a grandes rasgos similitudes con la vegetación nominada –y empleada– por otros grupos indígenas del Chaco (Arenas, 2003; Martinez, 2009; Scarpa, 2009a; entre otros). Entre ellas, los árboles frutícolas –tales como Prosopis   spp., Acacia aroma Gillies ex Hook. & Arn. , G.decorticans, Z.mistol  , Capparis retusa etc.-, especies maderables empleadas en instrumentos y utilizadas como combustible –como Schinus spp. , A. quebracho-blanco; Prosopis kuntzei Harms , S.balansae  , Ceiba   spp. etc.–; cactus con frutas comestibles – Opuntia   spp.; S.coryne, Cleistocactus baumannii (Lem.)Lem., etc.-, lianas y arbustos con frutos comestibles –como Morrenia   spp., Capsicum chacoense Hunz., etc. – y bromeliáceas usadas en cordelería –como Dyckia   sp.–, entre otras. Se identi󿬁caron 17 categorías de uso de las plantas en total (Figura 2). Las plantas se emplearon principalmente en la alimentación, agricultura y medicina, tanto en términos de diversidad de especies como en cantidad de aplicaciones especí󿬁cas. Entre ellos destaca el rubro de plantas alimenticias con casi el 45 % del total de etnoespecies documentadas en las fuentes, de las cuales el 60 % son silvestres y el resto cultivadas. El porcentaje de aplicaciones especí󿬁cas en este rubro también fue máximo aunque con menor contribución porcentual respecto a la cantidad de etnoespecies involu-cradas. Respecto a estas últimas, el uso en agricultura se ubica en segundo lugar en importancia con un 28 % de las etnoespecies registradas, la gran mayoría de las cuales –90 %– corresponden a plantas exóticas de uso en la alimen-tación –90 %–. En tercer lugar, en términos de diversidad vegetal involucrada, se destacan las plantas utilizadas como medicinas con un 21 % del total. Sin embargo, este rubro ocupa el segundo lugar en importancia en función del número de sus usos especí󿬁cos que superan al registrado para la agricultura. El número de especies exóticas en este rubro –9– también fue signi󿬁cativo. Con valores menores al 7 % del total de las etnoespecies registradas se ubican las demás categorías de uso, cada una de las cuales involucran
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x