Islas, O., y Arribas, A, Las dimensiones del sistema digital. En Guzmán, H., y Herrera, R. (2019). Comunicación estratégica: Interfaz relacional entre organizaciones y sus stakeholders. Colombia: Universidad Sergio Arboleda-FISEC.

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 5
 
 

Bills

  En los años recientes se han registrado profundas transformaciones en el sector de las telecomunicaciones, las cuales han repercutido en nuestra calidad y estilo de vida. Estamos inmersos en un profundo cambio histórico: el tránsito de la Economía
Share
Transcript
   1 Las dimensiones del sistema digital Octavio Islas y Amaia Arribas. 1   Uber, la compañía de taxis más grande del mundo, no posee vehículos. Facebook, el propietario de medios más popular, no crea contenido; Alibaba, el minorista más valioso, no tiene inventario. Airbnb, el mayor proveedor de alojamiento del mundo, no posee bienes inmuebles ... Algo interesante está sucediendo. Tim Havers,  TechCrunch.   Introducción  En los años recientes se han registrado profundas transformaciones en el sector de las telecomunicaciones, las cuales han repercutido en nuestra calidad y estilo de vida. Estamos inmersos en un profundo cambio histórico: el tránsito de la Economía del Conocimiento (Toffler & Toffler, 2006) a la Cuarta Revolución Industrial (4IR), la cual fue anticipada en 1948 por Norbert Wiener, formidable visionario, quien es considerado  padre de la cibernética. De acuerdo con expertos del Foro Económico Mundial (WEF), en el tránsito a la Cuarta Revolución Industrial, todas las naciones tienen la oportunidad de ser más competitivas: La Cuarta Revolución Industrial (4RI) está trastornando las economías y las sociedades al redefinir la forma en que trabajamos, vivimos e interactuamos entre nosotros. El 4IR ofrece el potencial para saltar etapas de desarrollo, pero también hace que el camino hacia el desarrollo sea menos seguro, especialmente para las economías emergentes que apuestan por la industrialización y el dividendo demográfico. (WEF, 2018, p.1). La economía digital hoy es realidad incuestionable. Dos de las firmas emblemáticas de Internet -Apple y Amazon- hoy son reconocidas como las marcas más valiosas en el mundo. Su valor en la bolsa ha superado el billón de dólares. Incluso las ganancias de esas marcas rebasan el producto interno bruto de no pocas naciones del mundo desarrollado. En algunos países, la infraestructura de banda ancha empieza a ser comprendida como una infraestructura fundamental, tan indispensable como las redes de agua y de electricidad. La banda ancha admite ser considerada como columna vertebral de Internet, de los sistemas de telecomunicaciones y, por supuesto, de las “infraestructuras inteligentes”.  La banda ancha es factor determinante en el desarrollo de la economía, tal como destaca un reciente estudio realizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (2018), The economic contribution of broadband, digitization and   2  ICT regulation, -en castellano: El aporte económico de la banda ancha, la digitalización y la regulación de las TIC-, el cual confirma los resultados del estudio ¿Qué tan importantes son las redes de banda ancha móvil para el desarrollo económico global?, realizado por Ericsson y el Imperial College Business School de Londres (Cruz, 2018): “un  aumento de 10 por ciento en la tasa de adopción de banda ancha móvil en un país genera un incremento de 0.8 por ciento en el producto interno bruto (PIB)”.   Los adelantos en materia de banda ancha móvil 4G, 5G y tecnologías satelitales de próxima generación  permitirán ofrecer servicios digitales más rápidos y confiables. La banda ancha abre nuevas posibilidades en materia de cibersalud, transporte, educación, elevando significativamente la coordinación y capacidad de respuesta en situaciones de emergencia. Por ende, los gobiernos deberían convertir el tema del ancho de banda en  política pública, y derivar políticas públicas que involucren el positivo empleo de Big Data y la inteligencia artificial para el desarrollo sostenible. 2  Según lo asentado en el estudio The State of Broadband 2018 - en castellano: El estado de la banda ancha-, realizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones y la Comisión de Banda Ancha de Naciones Unidas, 159 países contaban con algún plan nacional de banda ancha en 2018; 2 naciones estaban considerando introducir un plan nacional de banda ancha, y 35 naciones no disponían de un plan nacional de banda ancha. El tráfico en Internet -una de las expresiones más contundentes del desarrollo de la economía digital-, observa un sostenido crecimiento. En 2014, EMC estimó que el universo digital duplicaba su tamaño cada dos años, y se multiplicaría por diez entre 2013 y 2020. Al finalizar la presente década, 80% del tráfico en Internet fundamentalmente será video. YouTube y Netflix han favorecido el significativo incremento en la demanda de servicios de video a través de Internet. Además, cada día son generados 2,5 trillones de bytes de información. Google almacena más de diez exabytes 3  de datos al día. Estimaciones de la firma IDC establecen el tamaño del universo digital en 2.7 zettabytes de datos, y se ha pronosticado que en el año 2020 serán generados 30 zettabytes de datos cada año. Las tecnologías digitales se encuentran presentes en casi todos los aspectos de nuestras vidas. Además, en un futuro no muy distante la inteligencia artificial estará presente en un mayor número de objetos y ambientes. Son tiempos de cambios. Y de cambios  profundos. Estamos pasando rápidamente de la conectividad tradicional a la conectividad   3 “inteligente” , la cual impondrá profundas transformaciones en la ecología cultural de las sociedades. Las innovaciones abren grandes posibilidades. Sin embargo, también introducirán retos sumamente complejos en las sociedades. De acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones, la gran transformación en marcha comprende las siguientes etapas: banda ancha, centros de datos, nube, Big Data e Internet de las cosas (IoT). Vivimos inmersos en una aceleración histórica sin precedentes. El impacto de la inteligencia artificial y de Big Data en la ecología cultural de las sociedades será tan amplio como complejo. Sus aplicaciones, por supuesto trascienden a la publicidad dirigida y la automatización. 4  Big Data permite diseñar programas de desarrollo de forma que resulta posible aprovechar el acceso a toda aquella información que es generada en tiempo real. El análisis predictivo -una de las bondades de Big Data- permite detectar riesgos emergentes y adoptar medidas correctivas en el momento oportuno. Sin embargo, hoy pocos gobiernos y organizaciones disponen de las herramientas idóneas de inteligencia artificial y la experiencia necesaria para poder convertir la información en efectiva pauta de progreso. Las redes de telefonía móvil revelan el grado de desplazamiento después de un desastre y predicen la propagación de enfermedades infecciosas, mientras que las compras móviles de tiempo aire ayudan a rastrear el consumo de alimentos. Materiales para techos visibles desde el espacio sirven como un indicador de la pobreza, los cambios en el uso de la tarjeta de débito indican el impacto de una crisis, y los registros postales se han utilizado para estimar los flujos comerciales. Nuevas familias de algoritmos de IA son ahora haciendo posible obtener dichos conocimientos de manera automática y a escala. (Unión Internacional de Telecomunicaciones-UNESCO. 2018, p.58). La revolución en el manejo de datos para el desarrollo sostenible requiere profundas reformas en la forma como son regulados los datos en el mundo. Las revelaciones de directivos de la firma Cambridge Analytica, las cuales detonaron la peor crisis en la historia Facebook -asunto que abordaremos adelante-, exhibieron el tipo de abusos que  pueden ser cometidos con el empleo de Big Data. La ética de los datos es tema fundamental, y los derechos humanos siempre deben ser ubicados en el primer plano. Para impedir que casos como el de Cambridge Analytica se repitan, debemos reconocer a los datos públicos como un activo de infraestructura.   4 Un primer paso clave es educar al público acerca de las maneras increíbles en que los datos que producen en su vida cotidiana podrían utilizarse también para ayudarles. En segundo lugar, debemos asegurarnos de evaluar la privacidad e impactos éticos de las innovaciones en cada etapa de un proyecto, para ayudar a mitigar los daños, maximizar los beneficios y conducir a un mejor uso de nuevas tecnologías (Unión Internacional de Telecomunicaciones-UNESCO. 2018, p.59). Para mejorar las redes y servicios de banda ancha, la Unión Internacional de Telecomunicaciones y la Organización de las Naciones Unidas recomiendan: 1.- Desarrollar liderazgo nacional para banda ancha; 2.- Promover la capacitación y estimular la demanda; 3.- Hacer benchmarking y monitorear los desarrollos de la TIC; 4.- Revisar las medidas de servicio universal, incluyendo las regulaciones de movimiento -RoW regulations-; 5.- Reforzar las habilidades digitales y la alfabetización; 6.- Apoyar las e- business locales y el emprendimiento local; 7.- Revisar y adaptar los marcos legales para tener en cuenta la digitalización; 8.- Reducir impuestos y aranceles de importación en equipos y servicios de telecomunicaciones/TIC. Frente a un escenario tan complejo, la comunicación efectivamente estratégica (Pérez, 2001) es fundamental. El “ dircom ”  no reúne las habilidades y competencias necesarias para responder a las exigencias que imponen la incertidumbre y la complejidad. El “ Estratecom ”  es el actor idóneo para responder a los retos que, en el imaginario de la comunicación compleja, se desprenden del tránsito de la Economía del Conocimiento a la Cuarta Revolución Industrial (4RI). Además debemos tener presente las llamadas tecnologías de frontera, las cuales, de acuerdo con Naciones Unidas (2018) comprenden una amplia variedad de nuevos materiales, productos, aplicaciones, procesos y modelos de negocios. Son interdependientes y pueden conectarse y reforzarse entre sí. Los avances en una tecnología favorecen el progreso en otras. La invención de nuevos materiales está transformando la producción y el almacenamiento de energía, la fabricación aditiva y la impresión 3D. La inteligencia artificial (IA) favorece la automatización, los motores de  búsqueda en línea y las plataformas de redes sociales; y los rápidos aumentos en el poder de la computación están permitiendo avances en genética, nanotecnología, cadenas de  bloques y criptomonedas. Las tecnologías de frontera abren grandes esperanzas a la humanidad, pues se espera puedan ser capaces de erradicar el hambre y las epidemias, aumentar la esperanza de vida, reducir las emisiones de carbono, automatizar tareas   5 manuales y repetitivas, crear empleos decentes, mejorar la calidad de vida y facilitar  procesos de toma de decisiones cada vez más complejos. Si bien entre las naciones prevalecen profundas desigualdades en el acceso a las tecnologías de información y comunicaciones, organismos como Naciones Unidas destacan la necesidad de superar la perspectiva de la “ventaja del primer jugador” para reparar en la i mportancia de las “desventajas del último jugador”. Hasta países que antes repudiaban el desarrollo de Internet - Cuba, por ejemplo, donde “académicos” y “periodistas” consideraban a la red como una “perversidad del Imperialismo” -, finalmente han empezado a comprender la necesidad de invertir en telecomunicaciones  para impedir que la brecha digital se extienda aún más. La inteligencia artificial dará inicio a una nueva era. Una nueva generación de computadoras de auto-aprendizaje podrá remodelar muchos aspectos en nuestras vidas. Los desafíos son pues complejos. Ignorarlos, en nada contribuye a resolver los nuevos problemas que enfrentaremos.  1. Las dimensiones del ecosistema digital Internet admite ser considerado como el complejo medio de comunicación que afirmó la  pertinencia del concepto “aldea global”, 5  término que introdujo el canadiense Marshall McLuhan en los primeros años de la década de 1960. Con el paso de los años, Internet, el llamado “medio de comunicación inteligente” (Islas & Gutiérrez, 20 01) ha observado una formidable evolución.  1.1. Internet World Stats De acuerdo con información de la Internet World Stats (IWS), a finales del mes de diciembre de 2017 -fecha de la actualización más reciente de la IWS al momento de escribir este texto-, la población mundial fue estimada en 7,634,758,428 personas, de las cuales, 4,156,932,140 fueron considerados internautas. La IWS estableció la penetración mundial de Internet en 54.4%. Ello significa que de cada diez personas en el mundo, cinco eran usuarios de Internet. En sus estudios, la IWS divide al mundo en siete regiones: África, Asia, Europa, América Latina y Caribe -donde ubica a México-, Medio Oriente, Norteamérica, Oceanía
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x