El Otro País

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Transcript
  Creen que será capaz de meter en el sistema a Podemos y resolver la crisis catalana sin tocar sus privilegios ni sus benefcios El imperio y el títere interino: Trump y Guaidó (+López) versus  VenezuelaClaveles y contrarrevolución en la Península Ibérica: las traiciones de González y Soares Los capitalistas cierran filas en torno a Pedro Sánchez 156 Revista de información • www.elotropais.com Año XII • Nº 90 • Junio 2019 • 2 euros Los regalos de Manuela Carmena al BBVA y a Florentino Pérez .- Si el movimiento del 15M consiguió meter algún miedo en el cuerpo de los capitalistas españoles toda ha quedado en agua de borrajas y la prueba más evidente ha sido la aprobación de los grandes proyectos urbanísticos en Madrid que había dejado pendientes Ana Botella (PP) y que ahora lo hecho con toda tranquilidad el gobierno de Ahora Madrid, liderado por Manuela Carmena, y refrendado por los concejales de Podemos en el Ayuntamiento de la capital: La Operación Chamartín (BBVA), la ampliación del estadio Bernabéu (Florentino Pérez) y la urbanización del antiguo Estadio Calderón (Atlético de Madrid). En la foto de la izquierda, la alcaldesa con su concejal de Urbanismo, el ministro de Fomento, José Luis Abalos (PSOE) y el director , puesto por el BBVA, de lo que han llamado Castellana Norte En la otra foto derecha, Carmena y Florentino posan delante de un fotograma de la cubierta que tendrá el estadio.  2 Junio l  2019 Junio 2019 en este número... Primera plana 4 El imperio y el títere interino: Trump y Guaidó (+López) vs. Venezuela6 La Alianza Cívico Militar como eje de la tenaz resistencia del pueblo8 Colombia: Paz en entredicho Política 9 Los límites del sindicalismo y de la política institucional10 El Tribunal Supremo vuelve a salvar al ex Rey Juan Carlos I11 Rubalcaba, hombre de Estado y de sus cloacas13 Educación pública y laica, una necesidad democrática14 Capitalismo y derechos humanos, una ecuación imposible Informe 15 Claveles y contrarrevolución en la Península Ibérica19 Todo el poder de la derecha Opinión 20 Adiós, Revoluciones bonitas!21 La izquierda oficial “acuerda acordar”22 Saber da Poder20 El juicio del Procés vulnera los derechos de toda la sociedad española Memoria Histórica 24 La impunidad del franquismo26 Amalia Carvia y Belén Sárraga, vidas paralelas de dos republicanas28 Día de la Victoria soviética sobre los nazis en el mundo Cultura 29 Gore Vidal en las manos de Assange eop 90 KALVELLIDO P ablo Iglesias (Podemos) se presentó a uno de los debates electorales con un ejemplar de la Constitución de 1978 en la mano planteando a sus contrincan-tes algunos artículo -como el de la vivienda- que no se cumple. Los otros le  prerieron ignorar al “juglar de la Constitución” y dedicarse a lo suyo que es engañar a los ciudadanos con promesas que nadie va a cumplir si gana. La Constitución siem- pre ha sido un papel mojado que los gobiernos usan cuando quieren y como quieren. Decían que no se podía reformar y bastó un acuerdo entre Zapatero y Rajoy para que en menos de una semana incluyeran en 2011 la prohibición de aumentar el décit  presupuestario y con ello los recortes en sanidad y educación La Constitución siempre ha sido papel mojado ORGANIZACIONES A.V.I.C.E.S. C/ Carretas, 14, 2º H Fundación Domingo Malagón C/ Martín de Vargas, 46  Plataforma Sindical EMT  C/Travesía De Tellez, 7 CGT  C/Alenza, 13 Asoc Bartolome De Las Casas  C/Castillo De Simancas, 29 CAUM  C/ Atocha, 20 CAES  C/Atocha, 91 2º AC Estrella Roja  C/ Matilde Hernández ADEIA Abogados  C/Conde De Xiquena, 9 - 2º Asoc. de Vecinos Las Musas  C/Carlos II, 12 CCOO (Javier Bar)  C/Sebastián Herrera, 12 Ateneo Republicano Vallecas  C/Arroyo Del Olivar, 79 ACDS  C/San Blas, 1- Bajo (Alcorcón) PCE Paracuellos  C/Chorrillo Alto, 35 (Paracuellos) PCE Getafe  C/Pizarro, 23 (Getafe) Agrupación POM, PCE Parla  C/ Jerusalén, 15 (Parla) KIOSCOS MADRID  Plaza de Tirso de Molina C/Bravo Murillo, 105 C/San Bernardo; esquina Calle del Pez C/Sierra Bermeja; esquina a Martínez de la Riva C/Conde de Peñalver; esquina a Padilla C/ Santa Engracia, 96 Puerta del Sol Plaza de Cibeles ARROYOMOLINOS  Avenida de Francia , s/n LIBRERIAS MADRIDLa Muga  C/Pablo Neruda, 89 Trafcantes de sueños  c/ Duque de Alba,17 Francisco Duque  C/ Geranio, 21 (Arroyomolinos) País Valenciá VALENCIALibrería Primado  Avenida Primado Reig, 102 ALACANTCentro Médico Calpe  Plaza de la Constitución, 3 (Calpe) Orihuela  c/ Hospital, 21  San Juan  Dolors Aguado  Cataluña  Santa Coloma de Gramanet  C/Valldovina, 18   Andalucía CÁDIZ   Algeciras “/ Apunta”  Avenida Virgen de la Paloma, 50 El Puerto de Santa María  El Boletín (C/Ruleta,32) Jimena de la Frontera  Andrés Rebolledo “La Sauceda” (C/Sevilla, 53)  SEVILLAMarinaleda/ Ayuntamiento  Avda de la Libertad, 19 GRANADAAtarce  C/Alonso Cano, 1 Castilla-La Mancha CUENCACuenca Kiosko Alcampo  Carretera Vieja Madrid Km 178,5 Almodóvar del Pinar  c/ Larga,51  Asturias GIJONAsociacion La Osa  C/San José, 58 Galicia PONTEVEDRAVigo / Sardoma  Tienda Kiosko A’Praza Plaza Miraflores,4 O’ Porriño  Kiosko / Rua Manuel Rodríguez, 67 Redondela Talleres Cesantes, Sl C/San Pedro, 38 Islas Canarias  SANTA CRUZ DE TENERIFEDistribuidora García y Correa  c/ Juan Ravina Méndez, 3 Castilla y León  SEGOVIAIU Segovia  Plaza de Santa Eulalia, 10, 3º AVILACandeleda c/ Leopoldo Bernbardo País Vasco BIZKAIA -BARACALDO c/ Velásquez,4 PUNTOS DE DISTRIBUCIÓN “EL OTRO PAÍS  3 Editorial Junio l  2019 S uperados los temores de que un Podemos antica- pitalista hundiera a la so-cialdemocracia española y comprobado que todos los rebeldes han vuelto al redil, los capitalistas españoles están intentado superar sus propios enfrentamientos  provocados por la grave crisis econó-mica de 2008 y recuperar el poder que se tambaleaba tanto por las luchas de los trabajadores y pensionistas como  por las reivindicaciones del pueblo catalán e incluso por el alzamiento de las mujeres hartas de ocupar el último  puesto en la explotación humana que sigue alimentando a los más ricos en  pleno siglo XXI,Desde la debacle electoral de di-ciembre de 2015, cuando el bipartidis-mo del PP y PSOE voló por lo aires y Podemos quería conquistar los cielos, el capitalismo español entró en una fase de desconcierto relativo que les llevó a cerrar las con el PP obligando al PSOE a defenestrar a Pedro Sán-chez  del “No, es no”, que se negaba a facilitar la investidura de Mariano Rajoy . La jugada les salió regular y al mismo tiempo estalló el conicto catalán que había comenzado en 2009  –recordemos- con la petición de los capitalistas de ese país de poder con-trolar los presupuestos al igual que lo hace el PNV en Euskadi. Desde luego hubiera sido impensable que el partido de la derecha catalana, Convergencia i Unió, dirigiera el procés sino hubiera tenido el visto bueno del capitalismo catalán que acusaba a los capitalistas madrileños de “robarles”. En mayo de 2018, en medio del escándalo de la trama Gürtel, los capitalistas vascos tomaron la deci-sión de abandonar el barco de Ra- joy arrastrando consigo a una buena  parte de los empresarios catalanes y españoles. Sin el PNV la moción de conanza de Pedro Sánchez no hu - biera salido adelante, pero tampoco sin la constatación por parte de Flo-rentino Pérez  (ACS y Real Madrid) y Francisco González (BBVA), por  poner solo dos ejemplos, de que Po-demos ya no era un peligro para el sistema y de que sus grandes nego-cios inmobiliarios (El nuevo estadio del Bernabéu o la Operación Cha-martín) iban a salir adelante en el Ayuntamiento regido por Manuela Carmena. Una víctima colateral del cambio de rumbo de los capitalistas españoles fue el “boss” de Prisa (El País),  Juan Luis Cebrián , uno de los ideólogos de la transición fran-quista, que fue despedido –amable-mente- para colocar un consejero delegado afín a la nueva línea y una directora prosocialista. Los diez meses del gobierno fueron la prueba de fuego para Pedro Sán-chez  que, en plan Zapatero, dedicó to-dos sus esfuerzos en apagar los fuegos de las protestas sociales, sin cambiar la reforma laboral de Rajoy o tocar a Ley mordaza, por ejemplo. En ese tiempo han pasado también cosas importantes en la economía capitalista donde han descubierto que poner más dinero en el mercado no aumenta la inación lo que benecia claramente a todas las grandes empresas de telecomunicacio-nes y de servicios, que apuestan clara-mente para que los ciudadanos tengan más dinero para gastar, eso si a costa del Estado. Además ha quedado claro que los capitalistas no van a crear empleo y si lo hacen es en precario y tempo-ral, dejando también al Estado esa iniciativa. En los dos últimos años, el empleo privado ha decrecido enorme-mente y solo ha sido compensado por un incremento del empleo público. El capitalismo de Estado está llamando insistentemente a la puerta y también la lucha por ver quien va a controlar- lo si los nancieros o los ciudadanos. Por ahora ganan claramente los pri-meros que han conseguido privatizar la energía, gran parte del agua –salvo Madrid donde hubo una gran reacción  popular- las telecomunicaciones en su totalidad, la banca –ya se están prepa-rando para privatizar Bankia después del rescate hecho a costa del dinero  público- y por supuesto todo el sector del turismo que es la principal “indus - tria” del país.  Nada de todo esto lo va a tocar Pedro Sánchez que pondrá el énfasis en me-didas sociales que no toquen el cora-zón del capitalismo español y que sir-va en cambio, para destruir los focos de protesta como hizo Felipe Gonzá-lez  cuando tuvo que llevar a cabo la desindustrialización de España, lo que conocemos como la reconversión in-dustrial que acabó con el movimiento obrero que se había fraguado contra el franquismo.Todo ello sin olvidar las duras penas a que son sometidos los inmigrantes y la lucha cada vez más fuerte de mu-chas naciones frente al imperialismo norteamericano que, sin haber sido ni mucho menos derrotado, está cada vez más debilitado después de sus fracasos en Siria. Somalia Irak, Libia o Afgha-nistán. Incapaz de controlar ya el mun-do, su única alternativa ahora es des-trozar países y condenar a la muerte a millones de personas para apoderarse de sus riquezas. El capitalismo español cierra las en torno a Pedro Sánchez Pedro Sánchez proclama su victoria. PRESIDENTE:  Manuel Vázquez Naveira DIRECTOR GENERAL: José Luis Sancho Jimeno CONSEJO RECTOR:  Teresa Galeote Dalama, María García Oset. Pedro López López, Victoria Ruiz García, José Luis Sancho Jimeno y Manuel Vázquez Naveira CONSEJO EDITORIAL: Dolors Aguado i Martorell, Alfredo Disfeito y José Manuel Gallego. DIRECTOR:  Alfredo Disfeito DIRECTOR DE FINANZAS: José Luis Sancho. REDACTOR JEFE DE EDICIÓN Y ADJUNTO A LA DIRECCIÓN: Rafael Gómez Parra. DISTRIBUCIÓN Y COOPERATIVISTAS:  Francisco Román Oter. REDACTORES Y COLABORADORES:  Blas López-Angulo, Manuel Revuelta, Kalvellido, Alfredo Grimaldos, Eduardo  Albaladejo, Jon Odriozola, Miguel G. Jara, Eugenio Sanz, Julio Diamante, Luis Alonso Novo, María Toledano, Pedro López López, Mercedes García, Ernesto Cienfuegos, Marcelino Esteban, Carlos Tena, Federico Pérez Galdós, Javier Silván, Evaristo Villar, María García Oset, Javier Tabarés, Juan José Téllez, Carmen Morente, Antonio Cruz, Juan Manuel Olarieta, José Manuel Martín Medem, Francisco García Cediel, Ángeles Maestro, Enrique González Duro, Carlo Frabetti, Beatriz Valenciano y Manuel Ballestero. FOTOGRAFÍA:  Germán Gallego, José Lamarca, Rafael Verdú. PAÍS VALENCIÀ: Dolors Aguado i Martorell. Teléfono: 965943028.  ANDALUCÍA OCCIDENTAL:  Eduardo Albaladejo. Teléfono: 956872041. REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN:  C/ Cristóbal Bordiú, 35. 28 003 Madrid / Teléfono: 915547545 / email:elotropais@nodo50.orgSIN: 1577-1979IMPRESIÓN: ALAURCO S.L.DEPÓSITO LEGAL: M-20937-2013EL OTRO PAÍS no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus colaboradores edita: EL OTRO PAÍS   de este mundoSociedad Cooperativa  4 Primera Plana Junio l  2019 E l intento de golpe de esta-do del 30 de abril fue otro espectáculo de variedades de los que se está acostum- brando a brindar Estados Unidos y la oposición venezolana en los medios internacionales dominan-tes, una nueva excusa para lo que en verdad esbozan y pretenden llevar:  borrar del escenario al presidente ve-nezolano legítimo y del mapa a los millones de sus seguidores y de cha-vistas. Tradición de los traidores Las conquistas de México y Perú, y, en general, del Nuevo Mundo, en  buena medida fueron posibles por la signicativa contribución que brinda -ron los indígenas del mismo continen-te ocupado. Así procedieron muchos  pueblos inconformes o subyugados  por los imperios mexica (azteca) o inca; tribus envueltas en pugnas atá-vicas; elementos tentados con chu-cherías y familias convertidas a la fe recién caída del cielo.Rentismo-IMGPobladores aterrados por los perros de ataque de babazas candentes o los corceles de jinetes indiferenciados,  percibidos como feroces monstruos de dos cabezas, que claudicaron y fueron forzados a la traición. Y alguna indíge- na, tal vez más traicionada que pér -da, como la Malinche , “ doña Marina, que ansí se llamó después de vuelta cristiana ” (Díaz del Castillo, 1632), Todos los cuales, en cualesquiera de los casos y por las circunstancias que fueran, se aliaron al invasor y le sumi-nistraron las claves de la propia des-trucción. El alma al diablo En el objetivo de acabar con el enemi-go acérrimo, satisfacer la sed de ven-ganza, hacerse a una fuente de poder y riqueza, o en la premura de arrebatar un derecho divino netamente munda-no, no pocos individuos y grupos están dispuestos no sólo a feriar unos nom- bres y delatar unos domicilios, sino a venderle el alma al diablo. Porque eso encarna hacerle el juego al foráneo a sabiendas de las consecuencias fu-nestas que representa para la patria en  pleno, incluido el daño a los oponentes internos, claro está, pero también a los que se tienen por compatriotas y co-rreligionarios.En el mito fáustico, de Johann Spies (Historia de D Johan Fausten, 1587) a Thomas Mann (Doctor Faustus, 1947), el tentado negocia el alma a cambio de dolores de cabeza trascen-dentes: la eterna juventud, la sabidu-ría, el arte eximio o una mujer, Mar-garita (Gretchen, en familia). En el caso del Fausto de Goethe (1806), además, es un cambalache a cambio de espectaculares viajes en el tiempo y de mágicas empatías amorosas con la radiante Helena de Esparta. ¡Imagí-nenselo! Una mujer que se basta y so- bra para encarnar juntos el símbolo de la perfección femenina y el arquetipo de la dama fatal, ni más ni menos.Pero, ni que decir tiene, Trump   está demasiado lejos de la nura de Mestófeles, y el desvalorizado dólar carece de la lozanía de aquellos cebos encomiables. Trump, a duras penas, es una especie de conjugación de Jesse James y Amarillo Slim: pistolero des-aforado del Viejo Oeste con apostador sin medida. Amarillo, a propósito de los autoproclamados en boga, self- proclaimed greatest gambler who ever lived (autoproclamado el jugador más grande que jamás haya vivido) (Poker Listings, 2019).Y el dólar, ay, el dólar hace rato que dejó de apuntalarse en los lingotes del oro rebajado de las bóvedas de Fort Knox o West Point para hacerlo en ar- mamentos de cción y en la ota de trasatlánticos atestados de aeronaves henchidas de bombas. Eso lleva, pre-cisamente, a que el pistolero apostador sea tan peligroso: los escenarios de duelo son hallados en los cinco con-tinentes y lo que se juega es la seguri-dad del planeta. Afanes imperiales Abundan en el mundo contemporá-neo, de otra parte, los traidores que ni siquiera se venden por espejitos ruti-lantes o abalorios enigmáticos, sino  por miserias comunes y corrientes, a cambio, no del alma deslumbrada, sino de un espíritu torpe y mezquino.En las tierras latinoamericanas los riesgos de hace quinientos años son los mismos de hoy en día, o lo son sus equivalencias, actualizadas con me-diocridad: ayer, los españoles arriaron los demonios con sus imparables ape-tencias imperiales, una religión que re- basaba la parcela europea del siglo XV y un sofocado comercio con urgencias de expansión. Un eurocentrismo, me- jor dicho, que no cabía en la Europa que Dios le dio. Imagen relacionadaHoy nos rondan los afanes imperia-les de Estados Unidos con idénticos caprichos ineludibles: el designio di-vino (desde 1872, cuando John Gast  pintó El Progreso Estadounidense, la  primorosa y mediocre pintura de ale- goría del Destino Maniesto), el mer  -cado (desde 1807, cuando Gran Breta-ña le impuso a los Estados Unidos una serie de restricciones comerciales de lejos más nobles que las aplicadas por ellos hoy en día en el mundo, que con-sideraron un bloqueo ilegal y que con-dujo a la Guerra anglo-estadounidense de 1812) y el racismo (ese “artefacto realista para el control” [Zinn, 1980]). Un país que en unas décadas pasó de ser la democracia inmanente can-tada por Walt Whitman en sus Hojas de hierba (1855), “la primera de las revoluciones de nuestro tiempo, la que inspiró la revolución francesa y las nuestras” (Borges, 1969), a con -vertirse en una nación más cercana a las distopías que los propios escritores estadounidenses proyectan mejor que nadie, como, por ejemplo, la de Ray Bradbury (Fahrenheit 451) o, más acá, las de Richard Morgan (Leyes de Mer-cado, 2004) y John Brunner (El rebaño ciego, 1972).En otras palabras: Un país a bordo El imperio y el títere interino: Trump y Guaidó (+López) vs. Venezuela Juan Alberto Sánchez Marín * Juan Guaidó y el vicepresidente norteamericano Mike Pence. Una guerra civil alimentada desde afuera, la brasa atizada por vientos foráneos, azuzada por intereses insaciables y ajenos junto a unos cuantos lugareños que actúan de intrusos. Y un solo srcen: los Estados Unidos  Primera Plana Junio l  2019 5 de las propias mentiras y los delirios de grandeza, indolente hacia la vida, obcecado por la guerra, con las peo-res desviaciones del capitalismo por fe y los desesperos del control perdido guiando las conductas. Veinte años Han transcurrido más de veinte años desde que Venezuela empezó a querer cambiarle la naturaleza a una historia de rebeliones caudillistas regionales, dictaduras como las de Juan Vicen-te Gómez  y Marcos Pérez Jiménez,   y cuatro décadas de puntojismo, un acuerdo de gobernabilidad rmado en -tre tres partidos y que en realidad fue una repartición bipartidista del poder.Una crónica escabrosa de mandos autoritarios en la cual, sin embargo,  jamás dejó de estar presente de modo  paralelo, aunque constreñida y per-seguida, aquella esencia libre e inde- pendiente de la Sociedad Patriótica de Juan Germán Roscio , Francisco de Mirand a, Simón Bolívar, José Félix Ribas , Miguel José Sanz , Vicente Salas , entre muchos otros.Porque la Revolución Bolivariana no surgió por generación espontánea (la verdad es que la historia, por lo menos desde 1864, gracias a mon -sieur Pasteur, no registra cosa alguna orecida así) ni Hugo Chávez fue el inltrado o el advenedizo llegado de la nada que inltrados y advenedizos intentan mostrar.Ciertos cambios pueden ser rápidos, en apariencia bruscos, pero son proce-sos y siempre vienen de algún punto. Otra cosa es que no captemos las pun-tadas. Ahora bien, ¿cuáles son esos aspectos que se han pretendido cam- biar en Venezuela, que resultan ame-nazantes para Estados Unidos y que los conduce a demonizar el proceso  político, económico y social del país al extremo de amenazarlo con una de sus mortíferas intervenciones?Se ha intentado transformar algo (lo que es monumental) de lo muy malo que los dos partidos políticos principa-les, en el poder desde 1958, hicieron: desde abrirle la puerta de par en par a las trasnacionales petroleras, hasta el desmonte productivo e institucional llevado a efecto de la mano del neo-liberalismo. El mal necesario Una corrección económica que exa-cerba los ánimos de los opositores, grandes beneciarios internos del pe -tróleo, de la privatización de las em- presas y de la intermediación comer-cial importadora.Y fastidioso propósito para unos Estados Unidos que mueven con pe-tróleo la industria que tratan de reani-mar, conocedores de que la ponderada apuesta por el fracking es un arma de doble lo: por más que se haya inno -vado en tecnología y abaratado costos de producción, para que la técnica sea rentable requiere de un producto por encima de los cincuenta dólares el  barril. Y la inversión, además, debe rendir con creces. Así que eso no es suciente, porque las petroleras no se satisfacen con poquitos.Pero el petróleo de costos dispara-dos es un tiro en la sien justo para la industria que se arrastra por el Medio Oeste a punta de fabricar los electro-domésticos de asombro de los años cincuenta, la misma que Trump pro- metió recuperar con su ecaz estrate -gia de mentiras por votos. Claro, no es sólo esta industria en pañales. Es bue-na parte de la economía del país. De ahí que esos cambios políticos de Ve-nezuela, además de fastidiosos, son un obstáculo para el acceso directo a unas reservas, las certicadas más grandes del mundo, que, tarde o temprano, se requerirán. Un despropósito de más Veinte años de un proceso en un país que busca, en esencia, algo similar a lo que llevó a Don Quijote a partir por los caminos de La Mancha hace cuatro siglos: “ desfacer fuerzas y socorrer y acudir a los miserables .” Materias ele -mentales que quién sabe cuántas veces se les ocurrieron a las élites adecas y copeyanas, y que ni en una sola oca-sión salieron a buscarlas por los 23 es-tados y demás dependencias federales, incluido el territorio insular del país, o, en sus narices, por los incontables cerros de la capital. En Venezuela no funciona nada, todo se ha ido al traste, arman quienes no  pudieron seguir haciéndose más y más ricos, al menos no a costillas del petró-leo ni de las cuantiosas riquezas mine-rales del país. Lo cual tampoco ponen en duda los gobiernos que representan los intereses de los saqueadores, pul- cros mercachies, partidarios corpora -tivos.Se ha querido hacer más de lo he-cho, sin duda, pero también es induda- ble que se ha hecho más de lo que ha- brían llevado a cabo quienes no tenían la intención de hacer nada por nadie. Quienes. en casi medio siglo de poder, dejaron al 80% de la población sumida en la pobreza, una cuarta parte de ella en la indigencia. Para no hablar de ahí  para atrás.Es cómodo participar en el coro uná-nime de ciertas instancias contra el go- bierno del presidente Maduro. Es fácil hacer notar la voz de auta entre las de saxos rotos de los países cantores de la OEA, en buena hora abandonada  por Venezuela. O entre los megalóma-nos del Grupo de Lima, que no es un grupo, sino un club, y que sirve, como cualquier club de señores bien, para especular con los negocios y men-tirse entre los amigos. No importa lo que allí se diga, será escuchado. No afecta que se recurra a maledicencias y patrañas, serán atendidas. Carece de relevancia si un hampón promulga las soamas, serán ables y pregonadas. Se nota en ese Club, que tampoco es de Lima, sino de Bogotá, a Julio Bor-ges , acusado por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de ser uno de los autores intelectuales del intento de magnicidio contra el presidente Ma-duro  en agosto de 2018 y uno de los opositores más proclives a las solucio-nes militares, sea la invasión directa o la guerra civil. Un matón de etiqueta y levita, de esos que son tan apreciados  por Bogotá.El Club de Lima es la liga del des-afuero que recurrió a la creación de otra tertulia con el n exclusivo de excluir a un país, Venezuela: un orga-nismo, espero que por causticidad y no  por estupidez, nombrado con una pa-labra que designa todo lo contrario de lo que hará: PROSUR, perro de caza sin olfato, hiena sin dientes. Otro gru- po sin lima: ni alisa metales ni desgas-ta presidentes. Perder es perder Los opositores venezolanos llevan dos décadas probándolo todo: golpes de estado, desestabilizaciones, inl -tración de marchas, operaciones de sabotaje, manipulación nanciera, de -trimentos económicos, guerra mediá-tica, arremetidas cibernéticas, intentos de magnicidio, contrata de sicarios,  pactos con terroristas, importación de paramilitares, asesinatos selecti-vos, proyección de invasiones y otras intervenciones. Detrás de esas moda-lidades dispares, los Estados Unidos mueven los hilos.De fracaso en fracaso, la oposición está dispuesta a apostarle a la destruc-ción del país con tal de derrocar al go- bierno del presidente Nicolás Maduro y de asaltar el poder. Adentro, el cerco a Miraores. Afuera, el asedio al país. Los líderes, en meses recientes, eleva-ron las expectativas a niveles inéditos, y, no obstante, el gobierno legítimo continúa al mando. Se desaguó el ím- petu inicial de Juan Guaidó, el títere  bullanguero: despedazada la cruceta, rotos los hilos, burlados los titiriteros. La ayuda humanitaria no entró (ni  por tierra ni por aire, ni por mar); las fuerzas militares no se aventaron por el voladero de las falsas promesas y el apoyo internacional de 54 países (por cohesión, por oportunismo, por Fidel Castro y Hugo Chavez en uno de sus numerosos encuentros. SIGUE EN PAG 6
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x