De la reforma moral en los diálogos italianos de Giordano Bruno. La apología del esfuerzo y el elogio de las manos

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 75
 
  De la reforma moral en los diálogos italianos de Giordano Bruno. La apología del esfuerzo y el elogio de las manos
Share
Transcript
   EPOS, XXIII (2007) págs. 183-196  DE LA REFORMA MORAL EN LOS DIÁLOGOS ITALIANOSDE GIORDANO BRUNO. LA APOLOGÍA DEL ESFUERZOY EL ELOGIO DE LAS MANOS R OSA  R IUS  G ATELL Universidad de Barcelonarius@ub.edu R ESUMEN Giordano Bruno publicó en Londres, entre 1584 y1585, seis diálogos filosóficos enitaliano en los que presenta su nueva cosmología y las consecuencias antropológicas, mo-rales y religiosas de su nueva visión del universo. En la Inglaterra isabelina Bruno se in-troduce en los círculos de la corte donde el interés por la lengua y la cultura italiana sonrelevantes. El presente trabajo analiza el elogio que Bruno efectúa sobre el esfuerzo, (  fa-tica ) considerado (en el diálogo  Spaccio de la bestia triunfante ) como una acción im-prescindible en el camino de la conquista del conocimiento, y sobre las manos, conce-bidas (en  Cabala del cavallo pegaseo ) como el órgano supremo que permite al serhumano alcanzar los más altos objetivos. P ALABRAS CLAVE : Giordano Bruno; diálogos brunianos; Inglaterra isabelina; cos-mología;  dignitas hominis. A BSTRACT Giordano Bruno published in London between 1584 and 1585 six philosophicdialogues in Italian in which he introduces his new cosmology and the anthropologic,moral and religious consequences of his new universe approach. At the Elizabethan En-  184  ROSA RIUS GATELL  EPOS, XXIII (2007) págs. 183-196  gland Bruno gets to mix with the royal circles where the interest for both Italian lan-guage and culture are relevant.The present work studies the praising that Bruno makesover the effort (  fatica ) considered (in the dialogue  Spaccio la bestia triunfante ) as an es-sential action in the way towards the conquest of knowledge and about the hands con-ceived (en  Cabala del cavallo pegaso ) as the supreme organ which allows humanbeing to reach the highest objectives. K EY  W ORDS :  Giordano Bruno; Brunian dialogues; Elizabethan England; Cosmology; dignitas hominis. Entre 1584 y 1585, Giordano Bruno publicó en Londres seis diálogos filosóficos enitaliano 1 . En la ciudad del Támesis, el Nolano pudo percibir la buena acogida que Ingla-terra dispensaba a la lengua italiana, y constató el conocimiento que tenían de ella en loscírculos de la corte, incluida Isabel I que la hablaba con soltura. El filósofo conoció per-sonalmente a la reina y de ella alabó, además de su inteligencia, precisamente su «pratticade tutte lingue».En los seis diálogos italianos, que conforman en realidad una obra unitaria 2 , Brunoinsertaba el copernicanismo en el marco de un universo infinito y homogéneo, poblado deinnumerables mundos parecidos al nuestro (  La cena de le ceneri ,  De la causa principioe uno  y  De l’infinito universo e mondi , «diálogos cosmo-onto-teológicos»), y exponía( Spaccio de la bestia trionfante ,  Cabala del cavallo pegaseo  y  De gli eroici furori ,«diálogos morales») las consecuencias antropológicas, morales y religiosas que se siguende su visión del cosmos, de la divinidad y de la relación entre ambos, así como del accesodel ser humano a la divinidad a través de la contemplación de la naturaleza  infinita  y desu acción sobre ella. Dentro de su programa y de su propuesta de reforma civil y política,el filósofo elogia, como veremos, la  Fatica , a la que concibe como una acción que per-mite al ser humano liberarse de la indiferencia natural y convertirse en «dios de la tierra».La loa del esfuerzo ( Spaccio ), vinculada al elogio de las manos ( Cabala ), se transformaen Bruno en una apología del  homo divinus .***Antes de trasladarse a Londres en la primavera de 1583, Bruno permaneció un año ymedio en París (entre finales de 1581 y comienzos de 1583). En aquellos momentos, lasacademias francesas tomaban en consideración la teoría copernicana del movimiento dela tierra, y las universidades, por su parte, discutían libremente, desde el siglo XIV, la te- 1 Estos diálogos disponen de una edición crítica bilingüe en francés-italiano:  Oeuvres complètes de Giordano Bruno  (1993-1999), colección dirigida por Yves HERSANT y Nuccio ORDINE, París, Les Belles Lettres. 2  La cena de le ceneri ,  De la causa principio e uno ,  De l’infinito universo e mondi, Spaccio de la bestiatrionfante ,  Cabala del cavallo pegaseo  y  De gli eroici furori . Sobre la unidad orgánica de estos diálogos, véan-se INGEGNO, Alfonso (1987):  Regia pazzia. Bruno lettore di Calvino , Urbino, Quattroventi, pp. 97 y ss, 135 yss y 143, y la «Introduction» de Miguel Ángel GRANADA, a BRUNO, Giordano (1999):  De gli eroici furori. Des fureurs héroïques  [=  Eroici furori ],  Oeuvres complètes  VII, texto establecido por Giovanni AQUILECCHIA,introducción y notas de Miguel Ángel GRANADA, traducción de Paul Henri MICHEL, París, Les Belles Lettres,pp. XXXIX-LVI.   DE LA REFORMA MORAL EN LOS DIÁLOGOS ITALIANOS DE GIORDANO BRUNO  185  EPOS, XXIII (2007) págs. 183-196  sis de la «pluralidad de los mundos». Bruno mantuvo en París relaciones muy estrechascon los círculos platónicos y políticos próximos al rey Enrique III 3 y entró a formar par-te «sia pure con formula straordinaria o temporanea» del grupo de  lecteurs royaux  orientado hacia un nuevo método de enseñanza en el que no era extraña la sustitución dellatín por el vulgar. Como escribe Aquilecchia: «A Parigi, insomma, Bruno si era schie-rato con le correnti progressive della cultura, appoggiate dalla monarchia nazionale e ope-rante in aperto contrasto con lo sterile conformismo della Sorbonne 4 ».En Londres, Bruno gozó de la hospitalidad del embajador francés, Michel de Cas-telnau, señor de Mauvissière 5 , a quien acompañó a entrevistarse con la reina. Tras unaparticipación polémica en las disputas oxonienses –que supuso el consiguiente abando-no de la universidad por parte del filósofo–, la estancia en Londres le permitió introdu-cirse en los círculos de la corte y entablar relación con distintas figuras de la aristocraciamuy interesadas en la cultura italiana, una cultura ésta en proceso de implantación en In-glaterra. En aquellos años se observa una nueva orientación entre los científicos ingleses,que se distancian de las universidades y se reúnen en Londres para desarrollar sus acti-vidades, que plasman en obras escritas en vulgar, «sotto la protezione della corte ancheessa ormai mostratasi diffidente verso la retorica umanistica coltivata nei centri univer-sitari» 6 . Se advierte, entonces, un cambio en la constitución del  patronage  filosófico, quese desplaza de la aristocracia eclesiástica a la aristocracia de la Corte. Es posible afirmar,indica Aquilecchia, que los diálogos de Bruno escritos en vulgar, aparte de su significa-do en la historia de la filosofía moderna, «ben s’inseriscono […] nel quadro complessi-vo di quelle aspirazioni verso una cultura scientifica che alle rigorose istanze metodolo-giche facesse corrispondere una larga diffusione e applicabilità di risultati» 7 .Por otra parte, el abandono de Oxford y la experiencia londinense aparecen estre-chamente vinculados a la temática que Bruno desarrolla en los diálogos italianos y a laadopción del vulgar como lengua expresiva de su nueva cosmología. Como ya he dicho,Bruno se adhiere al copernicanismo y lo amplía en la dirección de un universo infinito sin 3 Enrique III recibió a Bruno con todos los honores, y su papel en el entorno del soberano no fue en absolutomarginal. Sobre esta cuestión véase la «Introduction» de Nuccio ORDINE, a BRUNO, Giordano (1999):  Spac-cio de la bestia trionfante. Expulsion de la bête triomphante  [=  Spaccio ],  Oeuvres complètes , V (2 vols.) texto es-tablecido por Giovanni AQUILECCHIA, introducción de Nuccio ORDINE, notas de Maria Pia ELLERO, tra-ducción de Jean BALSAMO, París, Les Belles Lettres, pp. LVIII y ss. 4 Véase AQUILECCHIA, Giovanni (1953), «L’adozione del volgare nei dialoghi londinesi di Giordano Bru-no»,  Cultura neolatina , XIII pp. 165-189, reimpreso en AQUILECCHIA, Giovanni (1993):  Schede bruniane(1950-1991) , Roma, Vecchiarelli, pp. 41-63. El artículo de Aquilecchia es fundamental a la hora de abordar la de-cisión de Bruno de presentar en Inglaterra su propia filosofía escrita en italiano. Para la difusión del italiano enla Inglaterra isabelina, véase GAMBERINI, Spartaco (1970):  Lo Studio dell’italiano in Inghilterra nell’500 enell’600 , Mesina-Florencia, D’Anna. 5 Sobre Michel de Castelnau y en particular sobre el interés de sus  Mémoires  para la comprensión de algu-nas de las obras brunianas redactadas en la embajada, véase la «Introduction» de Nuccio ORDINE a BRUNO,Giordano:  Spaccio , pp. X y ss. El viaje de Bruno a Inglaterra fue precedido por un informe negativo enviado por sir Henry Cobham, embajador inglés en París, a sir Francis Walsingham, secretario primero de la reina Isabel I.El informe reza así: «Il Sr. Doctor Jordano Bruno Nolano, a professor in Philosophy, intendeth to pass into En-gland, whose religion I cannot commend»; citado por Miguel Ángel GRANADA en su «Introducción» a BRU-NO, Giordano (1993):  Del infinito: el universo y los mundos , Madrid, Alianza, p. 15, n. 13. 6 AQUILECCHIA, Giovanni: «L’adozione del volgare nei dialoghi londinesi di Giordano Bruno»,  Schedebruniane (1950-1991) , cit., p. 58. 7 Ibídem, p. 61.  186  ROSA RIUS GATELL  EPOS, XXIII (2007) págs. 183-196  orbes celestes, carente de la clausuradora esfera de las estrellas fijas, compuesto de unasustancia única, infinita, universal, un universo homogéneo en su composición y leyes,poblado de innumerables sistemas solares, y en el que la tierra es un planeta como cual-quier otro. El programa bruniano se opone radicalmente a la imagen aristotélico-ptole-maica del universo y a su ontología. No debe sorprendernos que su polémica antiaristo-télica (y asimismo antihumanista) se apoye en la nueva concepción astronómica.Tras esa adhesión desarrollada en los tres primeros diálogos, los tres últimos, comotambién he indicado, exponen las consecuencias antropológicas, morales y religiosas quese siguen de su nueva cosmología. Creyéndose determinado por el destino, Bruno plan-tea su proyecto filosófico como respuesta a una crisis global de la sociedad europea, pro-fundamente marcada por la violencia de las guerras de religión, y ofrece su obra como larestitución de la verdadera imagen del universo que ya existió, según cree, antes deAristóteles. Bruno afirma una concepción circular y  vicisitudinal  del tiempo y de lahistoria en la que se alternan los contrarios; los períodos de  luz  (verdad y virtud) y de  ti-nieblas  (error y vicio) se suceden en un proceso sin fin (las tinieblas son sustituidas por la luz del mismo modo que ésta será sustituida por aquéllas) 8 , lo cual supone evidente-mente negar la visión lineal-escatológica cristiana marcada por los hitos del Paraíso, elPecado, la Encarnación, el Juicio Final y el Paraíso Celeste. Según leemos en  La cena dele ceneri : Prima che fusse questa filosofia conforme al vostro cervello, fu quella de gli Caldei, Egiz-zii, Maghi, Orfici, Pitagorici et altri di prima memoria, conforme al nostro capo: da quali pri-ma si ribbellorno questi insensati e vani logici e matematici, nemici non tanto de la antiquitàquanto alieni da la verità 9 . y asimismo: [...] questa distinzion di corpi ne la eterea reggione l’ha conosciuta Eraclito, Democrito,Epicuro, Pitagora, Parmenide, Melisso, come ne fan manifesto que’ stracci che n’abbiamo:onde si vede, che conobbero un spacio infinito, reggione infinita, selva infinita, capacità infinitadi mondi innumerabili simili a questo 10 . Esta imagen del universo se pierde, cree Bruno, con la falsedad del mundo dibujadopor Aristóteles. Para el Nolano, la heterogeneidad y la jerarquía cosmo-ontológicas delaristotelismo son una fantasía fruto de la imaginación. Así, considerándose profeta de unperíodo de  lux   en la rueda del tiempo, se presenta como un liberador de la humanidad através de la emancipación del conocimiento 11 , y anuncia su  evangelio  destinado a inte- 8 En la concepción bruniana de la historia no cabe la noción de progreso; si bien es cierto que puede haber progreso, dentro de un ciclo no se da una linealidad absoluta. 9 BRUNO, Giordano (1994):  La cena de le ceneri. Le souper des cendres  [=  La cena ],  Oeuvres complètes ,II, texto establecido por Giovanni AQUILECCHIA, notas de Giovanni AQUILECCHIA, prefacio de Adi OPHIRy traducción de Yves HERSANT, París, Les Belles Lettres, p. 59. 10 Ibídem, p. 239. 11 «Il Nolano [...] ha disciolto l’animo humano e la cognizione che era rinchiusa ne l’artissimo carcere de l’a-ria turbulento, onde a pena come per certi buchi avea facultà de remirar le lontanissime stelle, e gli erano mozze   DE LA REFORMA MORAL EN LOS DIÁLOGOS ITALIANOS DE GIORDANO BRUNO  187  EPOS, XXIII (2007) págs. 183-196  rrumpir la corrupción introducida por el Estagirita. La «buena nueva» es calificada por Bruno como  contemplazione 12 ( theoría ), esto es, visión filosófica, filosofía; una filosofíaésta con implicaciones religiosas, que pretende procurar la «verdadera beatitud» a la hu-manidad: Questa è quella filosofia che apre gli sensi, contenta il spirto, magnifica l’inteletto, e riducel’uomo alla vera beatitudine, che può aver come uomo, e consistente in questa e tale compo-sizione; perchè lo libera dalla sollecita cura di piaceri e cieco sentimento di dolori; lo fa goderedell’essere presente, e non temere che sperare del futuro 13 . Como observa Granada, la reforma cosmológica bruniana se evidencia «a los ojos desu autor como el momento decisivo en que una época histórica (desgraciada) deja paso auna nueva era marcada por la recuperación de la verdad y el restablecimiento del diálo-go perdido con la divinidad» 14 . El acceso a la representación verdadera del cosmoscomporta a su vez la restitución de una correcta noción de justicia y de ley; una ley hijade la sabiduría, «perché non è vera né buona legge quella che non ha per madre la Sofia,e per padre l’intelletto razionale» 15 .En el  Spaccio  y en la  Cabala,  Bruno traza los principios de una ley moral en el mar-co de la inmanencia cósmica, a la vez que se esfuerza en mostrar lo que concibe como lanocividad social del cristianismo victorioso a partir de la imposición de la «falsa filoso-fía» (la imagen aristotélico-ptolemaica del cosmos) la cual, según piensa, no puede dejar de causar efectos perniciosos sobre la moralidad y la convivencia humanas. En el  Spac-cio , recurre a una fábula para escenificar su proyecto de reforma religiosa y moral, re-sultado del conocimiento de la auténtica naturaleza del universo. En este diálogo, Júpiter reúne a los dioses y propone expulsar a los viejos signos astrológicos que deberán susti-tuirse por nuevas representaciones, más conformes con las necesidades de la época.Las divinidades reunidas en cónclave son una alegoría de las facultades humanas. Júpiter,en particular, representa el intelecto humano.El «arrepentido» padre de los dioses «ch’avea colmo di tante bestie come di tanti vi-zii il cielo, secondo la forma di quarant’otto famose imagini» 16 convoca a los Olímpicospara  purgar   el «cielo estelífero» y sustituir los  vicios  por   virtudes . Ese cielo objeto de lareforma no es en realidad sino una imagen del interior de cada uno de nosotros y a la vezdel interior de los dioses: l’ali, a fin che non volasse ad aprir il velame di queste nuvole e veder quello che veramente là su si ritrovasse»,BRUNO, Giordano:  La cena , p. 47. 12 En la epístola proemial del diálogo  De l’infinito  podemos leer: «Or ecco vi porgo la mia contemplazionecirca l’infinito universo e mondi innumerabili», BRUNO, Giordano (1995):  De l’infinito, universo e mondi. Del’infini, de l’univers et des mondes  [=  De l’infinito ],  Oeuvres complètes , IV, texto establecido por GiovanniAQUILECCHIA, notas de Jean SEIDENGART, introducción de Miguel Ángel GRANADA y traducción deJean-Pierre CAVAILLÉ, París, Les Belles Lettres, p. 9. 13 BRUNO, Giordano:  De l’infinito , p. 41. 14 Véase la «Introducción» de Miguel Ángel GRANADA, a BRUNO, Giordano (1989):  Expulsión de la bes-tia triunfante , Madrid, Alianza, p. 32. Esta versión castellana ha sido traducida, introducida y anotada por GRANADA; citaré este volumen como:  Expulsión . 15 BRUNO, Giordano:  Spaccio , p. 141. En Bruno el concepto de «ley» comprende la religión, entendida conla tradición clásica y naturalista, como  lex  . 16 BRUNO, Giordano:  Spaccio , p. 17.
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x