Aspectos Culturales de la Segregación Residencial - Colombia (Giselle Andrea Osorio Ardila)

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Transcript
          D        O        S        S        I        E        R 49    C   i  u   d  a   d   P  a  z -  a  n   d  o    B  o  g  o   t   á ,  p  r   i  m  e  r  s  e  m  e  s   t  r  e   d  e   2   0   1   2 .   V  o   l .   5 ,  n   ú  m .   1  :  p   á  g  s .   4   9  -   6   4 Aspectos culturales de la segregación residencial Barrios cerrados en el área rural de Chía Giselle Andrea Osorio Ardila 1    gisean@gmail.com 1 Antropóloga e investigadora. Magister en Urbanismo de la Universidad Nacional de Colombia Resumen Este artículo es una reflexión sobre el fe-nómeno de la segregación residencial y su relación con los conceptos de terri-torio y territorialidad como componen-tes de la dimensión socio-cultural de la segregación. Esta relación se ejem-plifica a partir del caso de la aparición de barrios cerrados en un área rural del municipio de Chía, en Colombia. Ade-más se resalta que la segregación resi-dencial no es un fenómeno exclusivo de las grandes ciudades, sino que también puede presentarse en áreas rurales, como parte del proceso de expansión de las ciudades cercanas. Palabras clave: Segregación residencial, territorio, territorialidad, paisaje, barrios cerrados. Abstract This article is a reflection about the resi-dential segregation phenomena and its relation within the territory and territoriali-ty concepts. Those concepts are evoked as components of the cultural and social dimension of segregation. The relation among segregation and socio-economic features is exemplified with the case of pri-vate residential neighborhoods in a munici-pality near Bogota named Chía, Colombia. Furthermore, it highlights the fact in which segregation is not only an urban phenome-non, but also a rural one. Those spatial con-ditions are especially involved altogether in to the urban growth of towns located at the outskirts of metropolis, spatial conditions aimed to be exposed by this text. Key words: Segregation, territory, territoria-lity, Private residential neighbourhoods, landscape.          D        O        S        S        I        E        R 50    C   i  u   d  a   d   P  a  z -  a  n   d  o    B  o  g  o   t   á ,  p  r   i  m  e  r  s  e  m  e  s   t  r  e   d  e   2   0   1   2 .   V  o   l .   5 ,  n   ú  m .   1  :  p   á  g  s .   4   9  -   6   4 Introducción E l municipio de Chía, está ubicado en el departamento de Cundinamarca, 37 km al norte de Bogotá. Durante las últimas décadas experimentó un alto incre-mento de la población, así como de expan-sión de su núcleo urbano, la fragmentación de predios rurales relacionada con la reparti-ción de herencias, y una creciente urbaniza-ción de áreas rurales. Estos fenómenos se explican por una parte, por la iniciativa de ur-banizadores privados, que en algunos casos han hecho parte de sectores cercanos a la administración municipal y por otra parte, por la metropolización de Bogotá que contribuyó al srcen de áreas suburbanas con primacía de vivienda de baja densidad para estratos altos. En el caso de Chía, este proceso coin-cide con la aparición de equipamientos de “alto nivel” 2 , como el campus de la Universi-dad de la Sabana en 1987 y el centro comer-cial Centro Chía en 1991, ambos ubicados en proximidades a la vía que conduce de la  Autopista Norte a Zipaquirá y al desvío hacia Chía, en la Vereda Bojacá. Justo al lado del centro comercial se comenzó a construir, en 1995 el condominio Santa Ana. En el área rural del municipio la aparición de los barrios cerrados es de más larga data y presenta particularidades con respecto al pro-ceso del área urbana, pues además de ge-nerar cambios drásticos en el paisaje, estos barrios con su población urbana se ubican en 2 Expresión utilizada por Mertins (2004) para referirse a estos equipamientos. proximidad a población mayoritariamente ru-ral; de diferentes estratos, especialmente de uno y dos; y con nociones de territorialidad particulares, lo que propicia procesos de se-gregación residencial de pequeña escala.La investigación que sustenta este artículo 3  buscó comprender el tema de la segregación residencial generada por la aparición de ba-rrios cerrados en áreas rurales, desde el caso específico de la vereda Cerca de Piedra del municipio de Chía. La elección del caso de estudio requirió un acercamiento previo al proceso de aparición de éste tipo de barrios en toda el área rural del municipio, es decir en las ocho veredas que la conforman. Para ello, la oficina de planeación municipal facilitó una base de datos de los proyectos aproba-dos para la construcción de urbanizaciones y conjuntos en todo el municipio entre los años 1974 y 2008. Con base en dicha información y sobre la planimetría elaborada por la Secre-taría de planeación para el Plan de Ordena-miento Territorial- POT- del año 2000, vigente en la actualidad, y el apoyo en imágenes sate-litales del programa Google earth , capturadas en febrero de 2007 y enero de 2010, se reali-zaron los planos que, junto a las visitas reali-zadas a las veredas Fonquetá, Bojacá, Cerca de Piedra y Yerbabuena entre los meses de noviembre de 2009 y febrero de 2010, permi-tieron identificar tendencias de ubicación y ti-pologías de los barrios cerrados. 3 Tesis de la maestría en urbanismo de la Universidad Nacio-nal de Colombia dirigida por el profesor Gerardo Ardila. 2011          D        O        S        S        I        E        R 51    C   i  u   d  a   d   P  a  z -  a  n   d  o    B  o  g  o   t   á ,  p  r   i  m  e  r  s  e  m  e  s   t  r  e   d  e   2   0   1   2 .   V  o   l .   5 ,  n   ú  m .   1  :  p   á  g  s .   4   9  -   6   4 Para el abordaje de la segregación residen-cial como un proceso espacial, social y cultu-ral, se agruparon las variables de análisis en estas mismas dimensiones o categorías. La unidad de análisis correspondió a las fami-lias residentes en la vereda, dentro de barrios cerrados y en viviendas vecinas a éstos. Categoría Físico –Espacial: Está referida a los elementos morfológicos, tipológicos y de distribución espacial de la población. Abar-ca variables de ubicación ¿Dónde se ubica la vivienda qué hay alrededor?; cercanía de equipamientos e infraestructura: accesibili-dad, cercanía a las vías principales y estado de estas, medios de transporte, etc., ¿Dónde realizan actividades como trabajar, estudiar, ir al médico, recrearse, etc.?; servicios públi-cos: ¿A qué servicios públicos tiene acceso la familia?; características de las viviendas: tamaño, precio materiales, colores y otros aspectos que puedan reflejar las nociones de territorialidad de cada población. Categoría social: Corresponde a los  “…elementos integradores de la sociedad, for- mas de asociación y organización de la so-ciedad civil, sus funciones y tendencias”. (Montañez et al, 1994, p. 42). Variables de estrato, ocupación, lugar de srcen, nivel educativo, relaciones entre vecinos. La categoría cultural  se refiere “…a la re-lación con pautas de comportamiento de los grupos sociales expresados en la estructura y función de la familia, así como en las acti-tudes frente al trabajo, al cambio tecnológico y a la dinámica de relación con los demás subsistemas”. (Montañez et al, 1994, p. 42). Entre las variables analizadas en el caso de estudio está el ideal de vida, como respuesta a la pregunta de por qué eligió vivir en Cerca de Piedra o por qué se quedó allí y las acti-tudes frente a los cambios de la vereda que además de develar nociones de territoria-lidad, contribuyen a identificar procesos de resistencia ante la segregación.Este artículo reúne los resultados de la investigación y algunas reflexiones sobre los aspectos culturales de la segregación resi-dencial en el caso de estudio. En la primera parte del texto se presenta el panorama ge-neral de los barrios cerrados en el municipio; en la segunda parte se analiza el concepto de segregación, sus manifestaciones y su rela-ción con el concepto de territorio; en la tercera parte se expone la forma en que se relacionan los procesos de segregación residencial con las nociones territoriales en el área de estudio y se proponen unas reflexiones finales. I. Panorámica de los barrios cerrados en el área rural de Chía Por barrio cerrado entendemos, con base en las definiciones de Vidal Koopman y Torres (citados en Sabatini, 2001) el conjunto de viviendas individuales, amplias y de diseño exclusivo, cercado por un muro perimetral, (transparente o no), de acceso restringido, con presencia de guardias y tecnologías de vigilancia permanente. “Pueden variar las ca-racterísticas edilicias de las viviendas, el equi-pamiento comunitario, las dimensiones de los conjuntos, el tipo de elementos que se utilizan para demarcar su perímetro; pero en todos los países y ciudades donde este fenómeno ha tenido cabida, es ineludible la presencia de una barrera física demarcatoria (sic) de los límites.” (Sabatini & Cáceres, 2001)En Colombia no contamos con una tipo-logía establecida de barrios cerrados, los términos condominio y conjunto cerrado se usan indistintamente en la mayoría de los ca-sos. La Ley 675 de 2001 Ley de propiedad  horizontal  se refiere a ellos como ‘conjuntos’ y los define como:          D        O        S        S        I        E        R 52    C   i  u   d  a   d   P  a  z -  a  n   d  o    B  o  g  o   t   á ,  p  r   i  m  e  r  s  e  m  e  s   t  r  e   d  e   2   0   1   2 .   V  o   l .   5 ,  n   ú  m .   1  :  p   á  g  s .   4   9  -   6   4 desarrollos inmobiliarios […] conformados por varios edificios levantados sobre uno o varios lotes de terreno, que comparten, áreas y servicios de uso y utilidad general, como vías internas, estacionamientos, zonas verdes, muros de cerramiento, porterías, entre otros. Puede conformarse también por varias unida-des de vivienda, comercio o industria, estruc-turalmente independientes. Durante el trabajo de campo se identificaron dos manifestaciones de barrios cerrados en el área de estudio que corresponden con las definiciones propuestas por el CEDE (1999) y cuya diferenciación resultó de gran utilidad para efectos metodológicos: los condomi-nios y los conjuntos cerrados. El condominio es la forma de ocupación más reciente de la región. Consiste en la urbaniza-ción de áreas residenciales de desarrollo pri-vado, con la intención de suministrar vivienda de altos ingresos. La forma de crecimiento obedece a un inicial proceso de urbanización (un racimo vial) que se traza a lo largo del área del proyecto residencial, al mismo tiempo se parcela en unidades iguales (una hectárea en promedio) y posteriormente se edifica una vi-vienda hecha por encargo individual de cada propietario. Existe una variación en la forma de crecimiento, y es aquella en que se dan de manera simultánea los tres procesos (urba-nización, parcelación y edificación). (CEDE, 1999, p. 117) Los conjuntos cerrados son: […] agrupaciones de unidades unifami-liares o multifamiliares producidas en se-rie, cuya relación con la ciudad se controla drásticamente a través de reducir al mínimo la cantidad de puntos de contacto con el sis-tema vial. En este sentido, dependen exclusi-vamente del sistema principal y privatizan los elementos del sistema local de vías y equi-pamientos. Su perímetro está definido con un cerramiento que lo aísla por completo (CEDE, 1999, p. 112). Tabla 1. Comparación entre condominios y conjuntos cerrados en Chía CaracterísticasConjuntos cerradosCondominios Número de viviendas10-4040-1500.Tamaño de las viviendas200-300m2 aprox.400m2 1250m2 aprox.PrecioEn promedio: $400.000.000 COPDesde:$900.000.000 COPZonas comunesParque infantil, gimnasio y mini cancha de fútbolCanchas de tenis, parque infantil, capilla, piscina salas de cine, spa, salón de eventos, billares y caballeriza. Fuente: Elaboración propia con base en trabajo de campo          D        O        S        S        I        E        R 53    C   i  u   d  a   d   P  a  z -  a  n   d  o    B  o  g  o   t   á ,  p  r   i  m  e  r  s  e  m  e  s   t  r  e   d  e   2   0   1   2 .   V  o   l .   5 ,  n   ú  m .   1  :  p   á  g  s .   4   9  -   6   4 Tanto los conjuntos cerrados como los con-dominios están cercados por muros de por lo menos dos metros de altura y son vigila-dos por medio de circuito cerrado de televi-sión que, en algunos casos, es accesible a los residentes a través de internet, además cuentan con guardias armados. Según los datos de la oficina de planea-ción municipal, entre los años 1980 y 2005 se otorgaron aproximadamente 264 licencias de construcción para barrios cerrados en el to-tal del municipio 4 . De estas, el 65% se ubicó dentro del perímetro urbano, el 29 % en áreas rurales, mientras solo el 2% dentro de las lla-madas zonas suburbanas. Llama la atención, especialmente, el bajísimo número de licen-cias concedidas en áreas suburbanas. Figura 1. Porcentaje de proyectos aprobados por áreas del municipio de Chía 1980-2008 Fuente: Elaboración propia a partir de información de la oficina de planeación municipal Las veredas con mayor presencia de barrios cerrados, especialmente de conjuntos cerra-dos, son Bojacá con el 45% y la Balsa con el 18%, estás también son las que presentan 4 Sin embargo, por corresponder sólo a cifras de proyectos aprobados, que no siempre son construidos en un corto plazo, estos datos solo son indicativos de la tendencia de ubicación de este tipo de barrios. la mayor tendencia a la urbanización y los mayores centros poblados. Las veredas que presentan menos presencia de esta forma de ocupación son Samaria y Tíquiza con 1 y 3% respectivamente. Las veredas Yerbabuena y Fusca repre-sentan cada una el 8%. Sin embargo, como se observa en el plano, en estas veredas desde finales de la década de 1980, pre-domina la construcción de condominios de grandes áreas, dotados de espacios colecti-vos y amplias áreas verdes como por ejem-plo: Sindamanoy, Altos de Yerbabuena, La-gos de Yerbabuena, etc. La temprana apa-rición de los condominios de Yerbabuena y Fusca, así como en Bojacá (Santa Ana) y La Balsa (San Jacinto) cercanos a la autopista norte y la carretera central, podría deberse por una parte, a la facilidad de acceso a Bogotá y por otra a que estas áreas (Yerba-buena y Fusca) se mantuvieron por mucho tiempo incomunicadas del municipio, por la falta de vías, por lo cual estarían alejadas de las dinámicas municipales. Figura 2. Porcentaje licencias de construcción aprobadas por veredas. Municipio de Chía 1980-2008 Fuente: Elaboración propia a partir de información de la oficina de planeación municipal Sin informaciónRuralSuburbano Urbano 65%2%29%4% Tíquiza3%Fagua 6%Fonquetá 5%Cercade Piedra 6%Samaria 1%La Balsa18%Fusca8% Yerbabuena8%Bojacá45%
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x