ã“Fray Bartolomé de Olmedo: la construcción de una figura heroica en el espejo de la literatura y del arte” en Memoria del Coloquio Las humanidades y las artes ¿crisis o revolución?. México, Consejo Académico del área de las Humanida

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
 32
 
  •“Fray Bartolomé de Olmedo: la construcción de una figura heroica en el espejo de la literatura y del arte” en Memoria del Coloquio Las humanidades y las artes ¿crisis o revolución?. México, Consejo Académico del área de las Humanidades y de las
Share
Transcript
  ·   ee m o piea del oloquio Las humanidades y las artes ¿crisis o revolución? • 1 Encuentro universitario de las cf}tumanif af e s y las @ I rtes Las humanidades y las artes entredos siglos y dos milenios '1 'lIVf.Il:'IDAn J\ A qaJ lA L Av'f>N MAD M[;w:,o 1  encuentro universitario delashumanidados ylasartes  Fray Bartolomé de Olmedo: la construcción de una figura heroica en el espejo de la literatura ydel arte .. ...• ... .. campo sy la riqueza de sus interacciones,así como las cuestiones re lacionada scon la imtacíón, la invención, el decoro y la vero similitud . En la ponencia que hoy presento quieromostrar un caso novohispano  aunque inserto en una proble mática e spañola , en el que se muestra cómo la literatu ra hi stórica y la plástica se in- fluyeron mutuamente,aunque a vec es su s discursos sobre un m smo hecho tomaron cam ino sd istintos . 340 .....•  NTONIO RU I LG RCÍ Desde la época de lbertise había dado porsu- puesto aunque nose hubiera formulado de hecho que el único pintor que merecía tal nom bre era elpintorde historia es decir de cualq uier fábulaan- tigua o moderna   sagrada o profana que la histo- riao la poesía estimadas como estudios liberales pu-d ieran proporcionar e on esta frase , Rensselaer   Lee pone de man i-fiesto la importancia que el género histór ico tenía tan to para la p intura como para la literatura . La s hazaña s hero i ca s, modelos para en señar yentretener, podían así se rpla smadas y cumpl ir su finalídadpor medio de imágenes creada s en la imag inación o en un lienzo, co breo papel. La frase de Horacio  f pi fur poesis hacía referenciatanto a esa po sibi lidad na rrativa que tenía el pintor como a la facu ltad de p intar cuadros llenos deco lorido q ue po se ía el poeta . Ambo s mediosfueron considerados desde laAnti gü edad clás ica como expre sio nes úti les pa ra difundir enseña nzas de ca rác te r moral .Dur ant eelRenacimientoyelBarroco se dis- cutieron las mú ltiples po sib i lidade s quetenía n ambo s • Doctor en Flosofiay Letras porla Universidad de Sevilla ,Espa ña . Doctor en Historia de México. Facultadde Filosofia y Letras dela UNAM,donde es profesor titular. AJeas de especialización e investigación:histori a social y religios a en el Méxicovirreinal. Imparte Cultura enla Edad Media 1y2Y Nueva España en los siglos XVI y XVII IY 11 1 Rensselaer W.Lee, Upicturapoesis laleoria hum anistadelapintu ra Madrid, Ediciones Cátedra, 1982, pp. 35Ys. En 1632 salía en Madrid la pr imera edición de laH s- t ori av er d ad era de la Conqui s ade Nueva España, que esc r ibie ra B ern alDí az de l Ca stillo noventa años at rás ,La edición ha bí a es tado a cargo de lmerc ed ari ofray Al on soR em ón , qu e muri óan tes de ve r la co nc lu da y al pa rece r,sutr an s crip ci ón de la ob ra e ra bast ante fi ealo rigina l.Sin embargo, al salirimpreso,eltexto ya norespetaba exac tamente elm anu scrito que e me rgió de la pi uma de l conquistadorcronista .E editor qu e sus tit u- yó a Remón, el tamb ién fraile de la Merced f ray Gabrie Adarzo y Santander, introdujo varia s interpolaciones en el último momento,mucha s de ellas re lac íonadas con su hermano de hábito frayBartolomé de Omedo,En tale s agregado s  que por supu es to quedaban sacraliza- dos al hacerlos aparecercomo sal idos de la auto rizada pluma deun testigo presencial como Bernal el mer- cedario era descrito como el primer evangelizado r de NuevaEspaña, co laborador y consejero deCortés, predicador de lafecr istiana alos ind ios, cura cast rense de los ejé rcitos que to maron Mé xico- Tenocht itla nyq ue, tiempo después, conqui s taron Gua te ma la al man- do de Pedrode Al v ar ado   El hecho rea l de la par ti ci - pación de Olm edoenla gesta conqu is a do ra, ap en as esbozado en losc roni sta s, tomaba enla versió nme - ceda ria de B ern auntono heroico yu nas dim en s on ese xorb itan tesque lo equiparaba n al m smo Cortés ,Este papel protagónico de lfrailey de su actuación qu edabap lasmado de sde la portada de la edición enla cual 2 Bernal Diaz del Castillo. Hsloria  e rda der delaConquista de laN e v Es   ñ edición de Carmelo Saenz de Santa Maria , Madrid, 1982 Es tae dición hace Il cotejo muy minucioso de todaslas versiones del texto deBernal y en un  l ~e- mento recopila las interpolaciones mercedarias.   • apa recen el religioso y el conquistador dela misma talla flanqueando el frontispicio del título. Ellos son la mano y la boca, comodicen loscarteles sobresus cabezas; ellos sonla acción y la palabra, la espada y la cruz . Sus escudosde armas  e l del marquesado y el de la Mer ced y sus hazañas descritas en losotros escudos que los personajes sostienen  el encuentro con Moctezuma y la predicación a los indios) son los emblemas que pregonan sus glorias y que lashacen complementarias .  l impactoque este texto tuvo en la literatura y en el arte fue enorme; su contenidoformó partecentral dela campaña mercedariaque tenía porobjeto colocar a es t orden en un destacado lugar en los inicios mismos de la iglesia novohispana . Formar parte deun hechofun - dacíonalde tales magnitudes podía aportar a la provin cia de la Merced permisos para nuevas fundaciones y limosnas reales, además dela preeminenciaque se ma nifestaba en la presencía de sus miembros en lugares destacados en los actos públicos . Al principio, la presencia dela interpolación mercedaria fue apenas perceptible en el arte . Es curioso queuna de las primeras manifestaciones de ella se encuentre en un convento franciscano queestaba siendo decorado a mediadosdel siglo XVII. En efecto, en la portería delconventode Ozumba está pintada una escena  que era común poner en esos lugares) en la queHernán Cortés recibe de rodillas a los doce primeros franciscanos es pañoles dirigidos porfray Martín de Valencia. Lo sor prendente dela pintura de Ozumba es queatrás del conquistadoraparezca Olmedo de pie,algonuncaan tes visto en representaciones deese tipo. La escena ha ce referencia ala interpolación en el texto Bernal donde se lee:  [elmercedario]los abrazó e saludó muy tier namente ...e fray Bartolomé los hospedó por orden de Cortés en una muy buena casa, e se fue a vivir con ellos e los regaló mucho ... 3 . Es muy significativo que a me diados del siglo XVII algunos de losmiembros dela 3 bidem cap. C LXXI   Suplemen to p.54. o rden franciscana d ieran un lugar tan prominente a frayBartolomé, sobre todo en una obraque era auspiciada pa ra exaltar alos primeros frailes menores. Tal actitud noserá algofácil de encontrar en adelante . Unas décadas después de la pintura de Ozumba, el cronista de la provincia dela Merced en NuevaEspaña, fray Francisco de Pareja   se echaba a cuestas la labor de escribir la historia de su orden en el nuevo conti nentecon un objetivo básico: demostrar en ella el pa pel primordial que jugó Olmedo en la conquista. Desde su palestra. el mercedario lanzó diatribas contra los cronistas de las otrasórdenes queno reconocían los múltiples méritos de su correligionario ; al agustino fray Juan de Grijalva le reclamaba atribuir a Olmedo tan sólo el mérito de haber bautizado a doña Marina; al domini - co Antonio de Remesalleimputaba varias inexactitudes en lasque caía al hablar de Guatemala y el no referir las hazañas de su héroe; al franciscano Torquemada el haberledado una mayor importancia al clérigo Juan Díaz que al mercedario. El autoratribuíatodas esas omisiones a la envidia. Con base en la versión inter polada de Bernal, Pareja presenta a Olmedo como el primer apóstol de NuevaEspaña el clérigo Diaz siem preaparece como su subalterno). El fraile predica,bau tiza, dice la primera misa y da a conocer los nombres de Cristo y María, labra la primera iglesia enel palacio de Axayacatl y la dedica ala Virgen de la Merced. Cor - tés y él soncomo Aarón y Moisés; solicitan a Mote cuzoma permiso para levantar un altar cerca del templo de Tlatelolco, y en él Olmedorealiza la primera misaayudado por Juan Díaz . En ese altar consagrado fue colocada la virgen de los Remedios, la milagrosaima gen que después se venerará en el cerro de Totoltepec.Olmedo fue quien convenció a Narváez de regresar a Cuba; él fue con Alvarado a Guatemala, donde su predi cación consiguió el bautizo de sus cac iques .A su regreso a Méx ico ayudó a la edificación del hospital de Jesús,donde fue enfermero 4. 4Fr an ciscodePa ej a m 1687).  rónica de la Provincia dela Visitación de Nuestra   eñora dela Merc edredención de c autivos dela NuevaEspaña 2 V. México   1882 -1683, v.   pp.24Y ss. 34    4 Aunque la crónica de l padre Parejano recibió la luz de laimprent a circuló sin dudaentre los med ios mercedari os y dio arg umentos ala orden pa ra defender la co n tra los co n tinuos a aques q ue recibióa causa de s us prete nsio nesde ser lapr imera or de n mi si on er ade Nu evaEspaña.La críti camás fuerte p rovino delos fr an ci sc an os de Gu atem al aq uese s en tía ndirect am ente afecta dos en supre tens ióndepri meros e vange lizado  resde e sa región .Para desment irla versión de los dela Merced , fray FranciscoVázquez, que fungía como cronista dela provincia, junto con un grupo de sus hermanos de hábito ,realizó un minuc ioso cotejo de la edición de 1632 con el man uscr itoorigi na l de B erna l que estaba en Gu at em al a.La co m pa ració nno só lomostr ab ac lara me n e elfr aud esino que ad em ás seña la ba alg unas co nt ra dic cio nes intr ín secasaltexto.Lamás flag rante, sobre todo porq ue suf alt adelógicaf av or ecí a la pos ición franciscana , era la que colocaba a Ol medo en la conqui sta de Guatemala acaecida en 1524, al mis mo tiempo que lo situaba recibiendo a los doce frailes de San Francisco junto con Corté senTenochtitlan 5 La obra de Vázqu ez sa lióalaluz en 1 714 yrecibiótan to ac lamaci o nesco mo crít icas . Entre ésta s lamásen jund iosa p rovi nod el cro nis ta domi nico de Chi apasyGuatemalaF a ncisco J iménez, quie n impug naba las pretensiones tanto de mercedarioscomo de francisca  no sy daba pruebasfehacientes de que fueron los do minicos los primeros en llegar a Guatemala 6 Como se ve ,la lucha porconseguir el galardó n de introducto res dela fe en esas tie rras estaba muy re ñi da.En ese a mb ien e depo lé m ca fu eron qui záspin a d os c ua tro enormes li en zos qu e estaba n en el co n ve n to de 5 Franci scoV áz quez, C ónic a de la Provincia del   ntísimo Nombre de Jesús de Gualema la de la orden de Nueslro Seráfico Padre SanFranciscoenelReno de Nueva  spaña edi ciónde LázaroLam ad rid,4 v Guatema la, Tipog ra fia Na c iona l,1937-44, Bi blioteca   Goath emaa dela Socieda dde Geogr afia eHst oria , 14-17 ),v.   p.23. 6 Fran ciscoJim énez, HistoradelaProvncia de SanVcenle de Chiapa   Guatemaladela Ord ende Predicadores compuestaente 1721 y 1722 ,citado por Carmelo Saenz de Sa nta Mara,in troducción a Diaz de Casti llo,op.cit.,p. XXI. la Merced de la ciudad de Mé xico y que actualmente se encuentran en el Museo de Hstoria del Castillo de Cha pu lte pe c. Tres dee los nosint er esan especialmente para este tema. Su autor,José Vi v ar yB al d err am a, ha r epr es ent ado en uno laco nsagrac ióndelost empl os pa ga n os yla prim er a mi sa en Tl at el olco ;el rito se de sa r ro lla ba joela rco de un a cap il lade p e dra qu etiene como fo ndo ci udades la cu str esypi rámid es co n sac ri  ficio s humano s todo ello mu ya la europea. Omedo, de espaldas y ante un altar, consagra el pan y el vino ob servado por unos indios orgullosos y amanerado sy po r unos conquistadores reverentes; la escena rec ue rdael pasae dela crón ica deP ar ea, aunq ue en el a ta rno se e nc uent ra lavirg en de los R em ediossino un a so br ia cr uz .E seg u ndo li en zon ar ra el bauti zo de los caciques de Tl axc al a por manos de Ol medo, quiender rama el agua sobre uno de ellos, Maxixca z in, sobre cuyohombro colocaCortés su mano en señal de padrinazgo; separa  dos por una enorme pi la bautismal,conquistado res ei ndíge nas asisten aun ac to fu ndac iona l del c ristian ismo en Nuev aE sp añ a, qu esir ve en es te caso para exa lta ralosm erc edario s. A Olmed olo as is e el clérig o Juan Daz elot o pe rso na je ce nt ra ldela co nquis a esp irit ua l,q ue por ta unab andej illa co nel ace ite yla sal p ar a el rito.Detrás de es te cuadrotambién se encue nt ra una po- lémica historiográfica .Torquemada, siguiendo una v eja tradición franc iscana, asegu raba en su monumental Mo narquía indiana que los bautizos habían sido rea l izados po rJuanDí az ; su argu me n to cen tra l es que ta lhe ch o esta ba pint ad oenlaport er ía de l co n ven to de Tl axc al ay qu e  es tá n todo scuat ro jun tos[loscac iqu e s] bau tiz ánd ole y seña la do elmini str o qu e fu eel cl érig o Ju an Dí azynof ra i le  . 7 La al us ión de Torquema da y la esce-na  que f ue copiada en el l ienzo de Tlaxc al ay en la re lación hechapo rDego Muñoz Ca margo contradicen lo que menciona F rancisco Cervantes de Salazar quere seña el bautizo de Maxi xcatzin,aunque sólo el suyo 7J ua ndeTorquemada, M onarq uía indiana   7v., edic ión de Mig uel León Po rtill a México, UN AM .1975-1983,lib.I V c ap .80;v. 11 p. 246.    de manos de Olmedoalgún tiempo antes   8 Esta misma versión es la que recopi ló Antonio de Salís en su Histo- ria   impre sa porprimera vez en 1684, en donde se mues tra a cac ique t1a xcalteca reconfortado con elau xilio es piritual de Olmedo y muriendo como devoto cristiano 9  En el cuadro de Vivar se han conjuntado las dos tradi ciones historiográf icas,pues se tomó de Torquemada la presencia delos cuatrocaciques, pero se colocó a Olmedo como el ministro del sacramento ya Juan Díaz como su ayudante,hecho nocon statado estrictamente po r ninguna crónica. pero que se avala parcialmente con las autoridades de Cervantes y sobretodo de Sa lís La p ntura,mucho más directa que la escritura,da ba así la enseñanza moral yel mensaje político reque ridos; gracias al poder de la imagen se sintetizaban dos versione s del hecho, y se creaba unatercera, la quemás convenía a los intereses de La Merced   El tercer cuadro de la serie no presentatema merceda rio Teniendo como fondo un altar y un retablo dema - dera lleno de e scultura s de santos y ángeles, Cortés se arrodillaante frayMartín de Valencia y coloca a sus pies su armadura, el símbolo desuhazaña militar; con - templan la escena un grupo de mujeresindígenas con sus niños y vario s conquistadores y caciques.Gracias a los efect ivosmétodos de propaganda visual de los mercedarios   las impugnaciones de fraude hechas por Vázquez quedaban minimizadas   Al poner el cuadro de Valencia enel convento de la Merced se firmaban las paces entrelas órdene sy ambasquedaban inclu so equiparadas como primera s fundadoras   Refuerzaesta hipótesis el hecho de queaparezca Valencia sólo en la escena y nocon los doce como los representaba latradición franciscana; el patriarca es aquí másun símbo lo que una presencia, una figura que sirve para repre - sentar a una orden religiosa hermana y no un recurso discursivo con preten siones de veracidad histórica. 8 Francisco Cervantes de Salazar   Cró nica de laNueva España   México, Ed Porrúa 1985. Libro V Cap   XXXIII  p  559. 9 Antonio de Solis y Rivadeneira. Hstoriadelaconquistade  éxico Bruselas, Francisco Foppens 1704, lib V cap. V p 475 Lostresgrandes lienzos narrabanhechos acontecidos en un tiempo fundacional, pero en ellos no siempre se respetaba fielmente la verdad e xpresada en las cr óni ca s La imagen había generado así su propio discur so   se volvía autónoma del texto literario al que inclu so corregía. Esta condiciónprivilegiada de la imagen per mitió que sele diera un uso múltiple. Con ella se reforzaba lad ifusión de la leyenda   mediana. que muy pronto traspasó el ámbitomercedario y se plasmó en obras patrocinada s por indios y por españoles. Enel ámbitoindígenatenemos un ejemplo e xcepcio nal enel bautizo de loscaciques de Tezcoco del bautiste - rio del templo de Tonantzintla. El cuadro fue pintado porGregario José de Lara  conocido también con el sobrenombre de el mixtequito) alrededor de 1755 y narra,según cuenta la cartela, el bautizo del rey de Tezcoco porBartolomé de Olmedo, de quien se d an pormenorizadas referenc ias yla mención deque acon teció después delregreso de e ste fraile de Guatemala 1 En e ste caso la narración pictórica fu sionó dostrad i- ciones e scritas de diversaprocedencia. La primera tu vo su srcen en una fuente indígena, el códice Ramírez  transcrito en la Segundarelación del jesuita Juande Tovar la cual menciona que el bautismo de Ixtli xóchitl, señor de Tezcoco   aconteció ante s de que Corté s hic iera su primera entrada a Tenochtitlan 1520) ; aun que en esa fuente no se dice que el sacerdote que lo bautizófueraOlmedo, la referenciadejaba una puert a abierta para atr ibuírselo; 11 el paso siguiente lo dioAn tonio de Salís,quien en su difundida Historia de la con- quista de México señala al mercedario como el minis tro del sacramento que convirtió al señorindígena en cristiano, después de que Cortés y el fraile lo conven- 10 Fernando de Alva lxtlixócitl XIII relación, en ObrasHstóricas  2v  edición de Edmundo O Co rrren v pA92  11 CódceR amír ez Relacióndeor igen de losindios que habitan es taNuevaEsp añaseg únsushistorias edición de Manuel Orozco y Berra Méx ico Edito rialLeyenda 1944   pp. 187 Ys citado por EdmundoO Gorrnan   en su introducción alas O bra sHistór cas de Fe rnando deAlba Ixtlixóc hitl 2v México, Méx ico,Universidad Naciona Autónoma de México   1985  v p 9
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x