2014. Marruecos, el último sueño imperial del franquismo

Please download to get full document.

View again

All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Transcript
    ISBN 978-84-617-1675-3 Pp. 211-244 211 MARRUECOS, EL ÚLTIMO SUEÑO IMPERIAL DEL FRANQUISMO 1   Rocío Velasco de Castro Universidad de Extremadura 1.- El imperio africano de España: una quimera perseguida por el franquismo La ayuda prestada por la Italia de Mussolini y por el Tercer Reich en la guerra civil presuponía que Franco tendría que mostrarse especialmente receptivo al Eje tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Esta deuda se unía a la convergencia ideológica en torno al ideario fascista y a otras motivaciones inferidas de la configuración de los dos bandos en conflicto. En virtud de esta última circunstancia, el Gobierno español concibió la posibilidad de ampliar sus posesiones coloniales en suelo norteafricano si finalmente se producía la derrota de los Aliados. Las primeras victorias del Eje reforzaron esta aspiración, hasta el punto de considerar plausible la anexión de los territorios coloniales franceses en el Magreb,objetivo para el que Francoconfiaba en contarcon el beneplácito de Hitler. Estas veleidades expansionistas se vieron alimentadaspor el creciente protagonismo que iba cobrando el territorio africano en el conflicto mundial 2  y por algunos de los encuentros mantenidos con las 1  Este artículo ha sido elaborado en el marco del Proyecto de Investigación DER2013-42039- P, cuyo título es ―Evolucion de las jurisdicciones especiales como instrumentos de control politico-religioso, de seguridad y de orden  publico‖, financiado por el Mini sterio de Economía y Competitividad en la Convocatoria 2013 de Proyectos de I+D del Subprograma de Generación de Conocimiento, dentro del Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia. 2  Como analizan, entre otros, MORALES LEZCANO, V., España y el Norte de África: El Protectorado en Marruecos (1912-1956). Madrid, 1986, pp. 133-136; BACHOUD, A., Franco. Barcelona, 2000, pp. 203-274; y GARCÍA PÉREZ, R., ―España y la Segunda Guerra Mundial‖, en TUSELL, J. et al. (eds.), La política exterior de España en el siglo XX. Madrid, 2000, pp. 301-322.  Rocío Velsaco de Castro/ Marruecos, sueño colonial del franquismo 212 ISBN 978-84-617-1675-3 Pp. 211-244 autoridades alemanas, en losque el compromiso de cumplir con esta reivindicaciónse barajaba como principal contrapartida si España entraba en la guerra.   Todos estos factores condujeron a que desde 1939 hasta 1942, el gobierno franquista desarrollaraen el territorio nacional y en su colonia marroquí una activa política germanófilasin que ello supusiera la interrupción de los contactos con británicos y franceses, acorde con el pragmatismodesplegado durante la guerra civil 3 . Y lo mismo cabría decir respecto a la política colonial, que evidenciaba una línea continuista en no pocos aspectos respecto a las directrices que tan buen resultado habían dado durante el enfrentamiento fratricida: la utilización de aquellos elementos que podían fomentar un acercamiento con las elites marroquíes conducente a la formación de un frente contra el enemigo común.En función de este planteamiento, el gobierno francés era considerado el único responsable de la represión ejercida por el yugo colonial bajo el que vivían sometidos los marroquíes, mientras los españoles renegaban de dichas prácticas mediante la adopción de una serie de medidas cosméticasconvenientemente promocionadas dentro y fuera de la Zona. En el terreno cultural, la civilización andalusí y las subvenciones para actividades religiosas, culturales y educativas dentro y fuera de Marruecos, constituyeron un primer eje que ya había sido iniciado por el general Beigbeder durante sus primeros años al frente de la Alta Comisaría. De esta forma, la política cultural no sólo contribuía a relegar las aspiraciones independentistas que distanciaban a españoles y marroquíes, sino que introducía un matiz hasta cierto punto diferenciador respecto a la política colonial ejercida por una España más tolerante y cercana histórica y culturalmente a Marruecos. A nivel interno, la implementación de esta francofobia se articulaba en torno al tradicional argumento según el cual los franceses habían impedido que los herederos de los Reyes Católicos ejercieran sus ―derechos históricos‖ sobre el Magreb ac orde con lo estipulado en el famoso testamento de la reina Isabel. A este elemento se unía un motivo de peso: su alineación con el bando republicano, a 3  PRESTON, P.,  Franco “Caudillo de España” . Barcelona, 1998, p. 360.  Rocío Velsaco de Castro/ Marruecos, sueño colonial del franquismo 213 ISBN 978-84-617-1675-3 Pp. 211-244 cuyos miembros socorrió y dio asilo. Por lo tanto, y en estos primeros lances de la contienda, la debilitada posición de los aliados ofrecía una oportunidad única para resarcirse de la frustrada misión africana yde la ayuda prestada al enemigo durante la guerra civil 4 . En cuanto a la literatura generada para difundir esta visión idílica de la política colonial y de la España imperial, se basaba en un discurso que combinaba los dos aspectos anteriormente mencionados: el legado cultural común y la intensificación de las diferencias entre el colonialista francés y el español. En consecuencia,mientras el primero era definido como ―un profesional‖ que vivía de realidades y posibilidades manejando empresas y negocios, el segundo era considerado ―un romántico‖ que se sustentaba de teorías y tradiciones, moviéndose ―sin positivismo utilitario‖ 5 . A la continuidad de este discurso que, insistimos, ya había sido ampliamente utilizado y promocionado por el coronel Beigbeder, se sumaron una serie de actuaciones concretas destinadas a conseguir la colaboración indígena para el cumplimiento de los objetivos del régimen. Algunas de estas medidas se habían adoptado durante la guerra civil, como el reconocimiento a la participación de las tropas marroquíesmediante la ayuda económica a ex combatientes y viudas y huérfanos de guerra (1938) 6  o las entrevistas del conocido ideólogo y periodista libanés Amîn al-Rihânîal Jefe del Estado español y al Alto Comisario en las que se daba testimonio de la ―hermandad hispano - marroquí‖ (1939) 7 . Sin embargo, elmás que limitado alcance en la mejora de la vida cotidiana de los habitantes de la Zona puso de manifiesto el carácter político y puramente propagandístico de estas prácticas. Y lo 4 AVILÉS, J., ―Un país enemigo: Franco frente a Francia 1939 - 1944‖, en Espacio, Tiempo y Forma, serie V, nº 7, 1994, p. 109. 5  ARQUÉS, E., El momento de España en Marruecos. Madrid, 1942, p. 140. 6 Como ponen de manifiesto, entre otros, IBN AZZUZ HAKIM, M., La actitud de los moros ante el alzamiento. Marruecos 1936. Málaga,1997, p. 76 y MERROUN, M., Las tropas marroquíes en la guerra civil española (1936-1939). Madrid, 2003, pp. 212-215. 7  Véase RUIZ BRAVO-VILLASANTE, C., Un testigo árabe del siglo XX: Amîn al-Rîhânî en Marruecos y en España (1939). Traducción de Al-Magrib al-  Aqşà y Nūr al  -Andalus. Madrid,1993, pp. 560-574 para Franco y pp. 263-280 para Beigbeder.  Rocío Velsaco de Castro/ Marruecos, sueño colonial del franquismo 214 ISBN 978-84-617-1675-3 Pp. 211-244 mismo cabría decirse, aunque por otras razones, de las disposiciones adoptadas para tratar de mejorar la situación económica. Pese a la buena disposición mostrada por las autoridades en sus discursos y agradecimientos públicos: ―…Nuestra intención sincera, nuestra lealtad para el pueblo marroquí, el respeto a la personalidad de esta nación, nuestro deseo verdadero del bienestar de este pueblo hermano por tradición, por historia, por sentimiento y por la sangre derramada en la victoria común‖ 8 , etc., la metrópoli, arruinada por la guerra civil, estuvo imposibilitada durante mucho tiempo para hacer cualquier tipo de esfuerzo financiero encaminado a remediar la difícil situación del Protectorado 9 . A pesar de no poder hacer frente al autoabastecimiento de la población indígena, desde el final de la guerra civil hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, España experimentó una mayor interdependencia económica con Guinea y Marruecos 10 .Seguía así la tendencia de los años treinta, durante los cuales las colonias españolas habían aumentado sus aportaciones a la Península. Por lo tanto, las necesidades económicas del régimenen el contexto de una contienda mundial 11 también habrían contribuido a sustentar el imperialismo africano. A este factor se sumó el ideológico de carácter irredentista reflejado, ya desde febrero de 1938, en la adopción de una simbología acorde a dichas ambiciones: la corona y el escudo imperial de Carlos I, con las columnas y el lema Plus Ultra, al tiempo que se mantenía la Guardia Mora, símbolos del estatus imperial del Caudillo y de su 8 BEIGBEDER, J., Discurso pronunciado por el Alto Comisario de España en Marruecos, Coronel Juan Beigbeder en el acto en que el filósofo libanés. Aminer-Rihani fue nombrado director honorario del Centro de Estudios Marroquíes de Tetuán (20 de junio de 1939).Larache, 1940, p. 9. 9 AZIZA, M., La sociedad rifeña frente al protectorado español de Marruecos (1912-1956). Barcelona, 2003, p. 174. 10  CLARENCE- SMITH, W. G., ―TheEconomic Dynamics of SpanishImperialism‖, en MO RALES LEZCANO, V. (ed.), Segunda aula Canarias y el Norte de África.Canarias, 1986, pp. 17-26 y MORALES LEZCANO, V.,Historia de la no-beligerancia española durante la segunda guerra mundial (VI, 1940-X, 1943). Canarias, 1980, pp. 128-129. 11  PENNELL, C.R., Morocco since 1830: a History. London, 2000, p. 256.  Rocío Velsaco de Castro/ Marruecos, sueño colonial del franquismo 215 ISBN 978-84-617-1675-3 Pp. 211-244 expansión hacia el Magreb y ultramar 12 .Pero la realidad era que, en vísperas del conflicto mundial, los dominios españoles se reducían a unos pequeños territorios que constituían la colonia de Guinea, además del Sáhara, Ifni, las llamadas plazas de soberanía y el protectorado marroquí  13 . Y todo ello en virtud de su debilidad económica y militar y de su posición geo-estratégica, motivos por los que Francia y Gran Bretaña acordaron asignarle el papel de estado colchón entre sus respectivos intereses. Frente a a esta supeditación, ideólogos del régimen que hasta entonces habían mostrado una posición prudente se sumaron a partir del estallido de la guerra mundial al expansionismo más radical 14 . Quizá el mejor exponente de esta tendencia caracterizada por un triunfalismo,según algunos autores derivado de la ideología falangista 15 , sea Reivindicaciones de España. Publicado por el Instituto de Estudios Políticos en 1941, participaban en sus páginas importantes figuras del régimen como Tomás García Figueras, José Díaz de Villegas, José María Cordero Torres, Luis Carrero Blanco, José María Areilza y Fernando Castiella. Todos ellos exponían detalladamente los cuatro objetivos en los que la España imperial debía extender su influencia: Filipinas, Hispanoamérica, el mundo árabe y el Mediterráneo. En 1939, Amîn al-Rihânî se refería a este proyecto imperial en los siguientes términos: ― La Nueva España tiene unas metas nacionales que van más allá de sus posesiones en el Atlántico y el Mediterráneo, pues ansía recuperar, al menos en las repúblicas sudamericanas, su influencia económica y 12  Como menciona PRESTON, Franco, pp. 387 y 405, estos símbolos, junto al águila imperial y al yugo y las flechas de la Falange ya se habían instaurado durante la guerra civil como la imagen de la Nueva España. 13 Para la génesis y evolución de la presencia española en África, véase CARRASCO GONZÁLEZ, A. M.,El reino olvidado. Cinco siglos de la historia de España en África. Madrid, 2012. 14  Véase como muestra GARCÍA FIGUERAS, T., Presencia de España en Berbería Central y Oriental. Tremecén, Argel, Túnez y Trípoli. Madrid,1943, p. 9. 15  Como lo define MARTÍNEZ MONTÁVEZ, P., Ensayos marginales de arabismo. Madrid, 1977, p. 117.
Related Search
Similar documents
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x